419. Dedal ARANDA DE DUERO // ARANDA DE DUERO´s Thimble

PicsArt_06-16-05.44.35

Dedal de Cerámica Panorámica de Aranda de Duero (Burgos). 

Hoy os traigo otro dedal, un dedal de cerámica que me traje de nuestra visita al municipio de Aranda de Duero, en la provincia de Burgos. Este es el único municipio de esta provincia que he visitado por el momento y quería festejarlo trayéndome unos cuantos dedales para añadirlos a la colección. Este dedal lo conseguí en la tienda llamada “La Amuebladora”, situada en la Plaza del Trigo del municipio.

Aranda de Duero es una ciudad de la provincia de Burgos, en el Partido judicial de Aranda de Duero. Capital de la comarca de la Ribera del Duero, en Castilla y León, España. Se encuentra ubicada al sur de la provincia. Cuenta con una población de 32.523 habitantes (2018),​ siendo el tercer municipio no capital de provincia más poblado de Castilla y León.

La ciudad acoge las sedes centrales de las multinacionales Grupo Leche Pascual y Glaxo Wellcome (GlaxoSmithKline) y la sede del Consorcio turístico Ruta del Vino Ribera del Duero.​ Produce vinos de la D.O. Ribera del Duero y en su momento fue la primera localidad de Castilla y León en producir cava con denominación de origen.​

Históricamente es conocida por haberse celebrado en 1473 el Concilio de Aranda, con presencia de la todavía princesa Isabel I de Castilla. También por el Plano de Aranda, realizado en 1503, siendo el mapa urbano más antiguo de España y el documento cartográfico más antiguo del Archivo General de Simancas, en el cual se basaron para el desarrollo de las ciudades del Nuevo Mundo recién descubierto por la Corona de Castilla. Por Aranda además cruza la Cañada Real Segoviana, desde 2007, incluida en la lista indicativa de la Unesco, como futura candidatura a Patrimonio de la Humanidad.

En el plano turístico es especialmente conocida por su gastronomía, sus vinos de D.O. Ribera del Duero, habiendo acogido su Consejo Regulador durante los primeros años, el lechazo asado y la morcilla de Aranda. De su patrimonio arquitectónico destacan las iglesias de Santa María la Real, y de San Juan, hoy museo sacro, el Santuario de San Pedro Regalado, la Iglesia de San Nicolás de Bari, los 7 km de Bodegas Subterráneas construidas entre los siglos XII y XVIII, que se encuentran en el subsuelo del casco antiguo de la ciudad y el Palacio de los Berdugo en el que se hospedó Napoleón en 1808.​ También son de interés la cercana ciudad romana de Clunia Sulpicia y el Monasterio de Santa María de La Vid. La Semana Santa de Aranda está declarada de “Interés Turístico Regional”.

Es el 3.er polo industrial de Castilla y León, con 4872 trabajadores dedicados al sector, en 136 empresas, y la 1.ª ciudad en porcentaje: el 32,9% de la población activa (Dic 2007).​ En la ciudad se encuentran algunas de las mayores empresas de la Comunidad Autónoma: Grupo Leche Pascual (8.ª), GlaxoSmithKline (15.ª), Grupo Gerardo de la Calle – Artepref (167.ª), así como una gran factoría del grupo Michelin entre otras.

En 1990 celebró el Campeonato Mundial de BMX y en 2003 el Campeonato Mundial de Mushing sobre tierra. Durante los años 60 celebró el Festival Hispano-Portugués de la Canción del Duero, reputado festival internacional. Desde 1998 celebra el Festival Sonorama Ribera, el festival de música pop rock más importante de Castilla y León y referente nacional. Anualmente la ciudad acoge el Congreso Internacional Fine Wine de la D.O. Ribera del Duero, considerado el mayor encuentro internacional sobre vino y cultura.​ Y la Milla de Aranda, la “milla” deportiva más importante de España.​ En 2014 la capital ribereña fue elegida para albergar la XIX edición de la exposición de Las Edades del Hombre. ​Y en 2020 ha sido elegida como Ciudad Europea del Vino 2020.

Aquí os dejo alguna información sobre los edificios que se pueden ver en la panorámica que está representada en el dedal.

Iglesia de San Juan.

La iglesia de San Juan​ de Aranda de Duero (Burgos) es un templo católico construido entre el siglo XIV y el siglo XV. Fue declarada monumento nacional en 1982.​ En la actualidad no tiene culto y es un Museo de arte sacro de Aranda de Duero y la comarca Ribera del Duero.

Está situada en un pequeño promontorio, frente al puente románico que atraviesa al río Bañuelos.

En este edificio se celebró el Concilio de Aranda en 1473, bajo el reinado de Enrique IV, siendo convocado por el arzobispo de Toledo Alonso Carrillo de Acuña para combatir la ignorancia y la vida disipada de algunos clérigos.

Destacan en la iglesia:

  • La portada gótica de nueve arquivoltas, con la imagen de San Juan en el tímpano.
  • La capilla de las Calderonas, con un retablo renacentista.
  • El retablo neoclásico del altar mayor, sufragado en parte por el mariscal de campo Antonio Gutiérrez de Otero (militar natural de la localidad, cuyo busto en bronce está emplazado frente a la torre de la iglesia).

En 2014 albergó la XIX edición de la serie de exposiciones de Las Edades del Hombre junto con la Iglesia de Santa María la Real, situada también en el centro de la ciudad. Las exposiciones coincidieron con el V centenario de la finalización de la fachada de estilo gótico isabelino de la Iglesia de Santa María la Real, terminada según los expertos entre 1514 y 1516.

Espacios temáticos del Museo Sacro Iglesia de San Juan:

  • Introducción sobre historia, tradición y patrimonio.
  • Luz de las gentes: la Iglesia.
  • Protagonistas y testigos de la luz.
  • Anticipo de la oscuridad y de gloria.
  • Yo soy la luz del mundo.
  • Vosotros sois mis amigos.
  • A las puertas del Reino.

Río Duero.

El Duero (en portugués, Douro) es el río más importante del noroeste de la península ibérica. Nace en la falda sur del pico Urbión, a unos 2160 m sobre el nivel del mar, y desemboca en el océano Atlántico en el estuario de Oporto. Tiene 897 km de largo con 572 de recorrido en territorio español, 213 navegables por tierras portuguesas (canal de navegación del Duero) y 112 km de carácter internacional, al estar situada sobre él la frontera entre ambos países. Este último tramo es de singular belleza natural, en el que el cauce se estrecha y profundiza, formando los denominados arribes, cuyas márgenes han sido protegidas con la creación de los parques naturales del Duero Internacional en Portugal y de Arribes del Duero en España.​

Posee la mayor cuenca hidrográfica de la península ibérica, al ocupar 98.073 km², de los que 78.859 km² corresponden al territorio español y 19.214 km² al portugués. La parte española incluye territorios de las comunidades autónomas de Castilla y León, Galicia, Cantabria, La Rioja, Castilla-La Mancha, Extremadura y Madrid, aunque algo más del 98% de la superficie corresponde a Castilla y León, comunidad en la que destaca por los cultivos de cereal, así como por la producción de vinos de gran calidad, destacando, sobre todo por su fama, los de la denominación de origen Ribera del Duero.

Administrativamente, discurre por las provincias españolas de Soria, Burgos, Valladolid, Zamora y Salamanca, y los distritos portugueses de Braganza, Guarda, Vila Real, Viseu, Oporto y Aveiro.​ El 14 de Diciembre de 2001, la región vitícola del Alto Duero, que cubre gran parte de su recorrido por Portugal y donde se cultivan las cepas del vino de Oporto, fue catalogada patrimonio de la humanidad por la Unesco, en la categoría de paisaje cultural.​

Es el río de mayor caudal absoluto de la península ibérica. Tiene una tupida red de afluentes que recogen aguas de la cordillera Cantábrica, el sistema Ibérico y el sistema Central, todos ellos responsables de su elevado caudal. De todos ellos, los más importantes son el Pisuerga y el Esla, por el norte, y el Adaja y el Tormes, por el sur. Además, y con sus 897 km, es el tercer río más largo de la península, tras el Tajo y el Ebro.

Historia geológica.

Su origen geomorfológico está en una cuenca endorreica que acumuló sedimentos en un sistema lacustre central durante buena parte de la Era Cenozoica, hasta que se abrió un desagüe hacia el Atlántico. Esto pudo suceder bien mediante una captura fluvial desde el Atlántico (por erosión remontante), o bien por un cambio climático a condiciones húmedas que hiciera rebosar el nivel del agua en la cuenca. La actividad tectónica a partir de esos periodos no ha generado un relieve significativo y no podría haber contribuido sustancialmente a este cambio de drenaje. Posteriormente, y de un modo paulatino, se establecería la actual jerarquía fluvial de la cuenca. Se desconoce en qué momento tuvo lugar la apertura (exorreísmo) de la cuenca, pero la sedimentación lacustre masiva más reciente es de hace unos nueve millones de años.

Longitud y caudal.

Su longitud es de 897 km, de los que unos 213 km son portugueses, 112 km son fronterizos (internacionales) y el resto discurre en España, unos 572 km. Su cuenca pertenece, la mayor parte, a zonas de clima seco, aunque sus afluentes norteños recogen aguas de la cordillera Cantábrica, que es mucho más húmeda, además de las abundantes aportaciones de los ríos Tormes, Huebra y Águeda por el sur.

Su caudal medio, antes de desembocar en el Atlántico, en la estación de aforo de Oporto, oscila entre los 650 m³/s y los 675 m³/s, mientras que en la frontera entre España y Portugal es de 570 m³/s. La regulación natural es de 840 hm³/año y su coeficiente de escorrentía es del 31 %. No obstante, su caudal relativo es bastante bajo: en Oporto varía entre 6,6 y 6,7 L/s y por km². Sólo en su nacimiento su alimentación es de régimen pluvio-nival, pues antes de pasar por Soria ya es un río de régimen pluvial (propio de un clima mediterráneo continentalizado), con la crecida en Diciembre y en Marzo, y el estiaje en Agosto y Septiembre.

Perfil longitudinal.

El perfil longitudinal del Duero es abrupto entre la cabecera en los Picos de Urbión y Soria. Allí comienza el tramo meseteño de escasa pendiente sobre terrenos terciarios, por el ancho cauce y riberas adyacentes. Aguas abajo de Zamora, el Duero se encaja en un abrupto congosto, los arribes, por donde el río abandona la Meseta perdiendo bruscamente altura hasta las bajas tierras portuguesas. En los Arribes se localiza el complejo sistema hidroeléctrico integrado por los embalses de Ricobayo, Villalcampo, Castro, Almendra y los fronterizos de Saucelle y Aldeadávila.

Iglesia de Santa Marta.

La iglesia de Santa María la Real de Aranda de Duero (Burgos) fue construida entre el siglo XV y el siglo XVI.

En 2014 albergó la XIX edición de la serie de exposiciones de Las Edades del Hombre junto con la Iglesia de San Juan, situada también en el centro de la ciudad. Las exposiciones coincidieron con el V centenario de la finalización de la fachada de estilo gótico isabelino de la Iglesia de Santa María la Real, terminada según los expertos entre 1514 y 1516.​ Durante sus más de siete meses de duración, la exposición atrajo a más de 300.000 visitantes.

La iglesia actual está construida sobre una iglesia anterior, que era de estilo románico, de la que solo queda la torre. Se cree que el inicio de las obras se produjo en el año 1439 por los maestros de la Diócesis de Osma. Debido a que en 1473 se celebra un concilio en la pequeña iglesia de San Juan (situada a menos de un kilómetro de la iglesia Santa María) se cree que la iglesia Santa María no estaba acabada. En 1503 se crea un plano de la villa en el que se ve claramente que está acabada, aunque no poseía la portada gótico isabelina del siglo XVI y algunos detalles.

Interior. La iglesia es de estilo gótico flamígero, con planta en forma de cruz latina de tres naves, más una cuarta que se añadió como dependencias para cofradías. Se desconoce el nombre del tracista.​ Antiguamente tenía tres capillas. La nave central y el transepto tienen el techo un poco más elevado que en le resto de la iglesia. La iglesia posee bóvedas de crucería gótica que se asientan en pilares fasciculados con columnas adosadas. Su presbiterio es de forma poligonal y tiene dos puertas a cada lado, con arcos campanales. La puerta que está en la parte de la nave de la epístola tiene un arco conopial decorado con bolas y puntas de diamante típicas de Gótico isabelino. Para que el sitio esté iluminado hay vidrieras de ventanales y rosetones. Algunas vidrieras y rosetones tienen imágenes humanas y son probablemente del siglo XVII. La escalera de subida el coro fue construida por Sebastián de la Torre en el año 1523. Hay un retablo renacentista del siglo XVI y destaca un púlpito de madera así como la escalera que conduce al coro, que es de estilo mudéjar. La capilla que alberga la pila bautismal está enmarcada en un pórtico renacentista con decoración de estilo grutesco.

Retablo Mayor. Antiguamente la iglesia poseía ya un retablo, pero este se quemó en un incendio, por esta razón se solicitó la construcción del retablo actual. Este retablo fue encargado a los escultores Gabriel de Pinedo y Pedro Cicarte y a los pintores Clemente Sánchez y Bérnabé de la Serna. Está realizado con madera policromada. Se comenzó su realización en 1609 y se terminó en 1624. Tanto este retablo como su antecesor ocuparon el presbiterio. El nuevo retablo fue movido en el año 1962 por tres razones: el cambio de los usos litúrgicos a raíz del Concilio Vaticano II, la recuperación del aspecto original del ábside y por último para conseguir una mejor iluminación del templo al descubrir los tres ventanales que ocultaba el retablo. La estructura del retablo está formada por tres cuerpos, tres calles y dos entrecalles apoyadas en un banco, el cual está rematado por imágenes sobre los siguientes temas: la Presentación en el Templo, la visitación a su prima Santa Isabel, el Nacimiento de Cristo, la Circuncisión del Señor, la Adoración de los Reyes Magos y la Huida a Egipto. Es de estilo Romanista (una de las etapas tardías del Renacimiento), por lo que adelanta algún aspecto del Barroco. La figura principal del retablo es la Virgen María, la cual aparece a lo largo de todo el retablo excepto en las entrecalles, las cuales tienen a los siguientes Santos destacados: San Pedro, San Pablo, Santiago, San Juan, San Andrés y un Santo que no se ha podido identificar. Antiguamente el retablo remataba con un calvario y varias imágenes de santos. Actualmente el crucificado preside el presbiterio. En las naves laterales se encuentran varias figuras, entre las que destacan la Virgen y San Juan, estas figuritas estuvieron colocadas anteriormente en el ático del retablo. En el primer cuerpo de la calle central actualmente hay una imagen de San Pedro en su Cátedra, pero no era así originalmente. En el segundo cuerpo hay una pintura de la Virgen con el Niño, antiguamente estaba la Asunción, la cual está situada ahora en el lado izquierdo del presbiterio, dado que es la patrona de la iglesia. En el cuerpo más alto hay una pintura de una Dolorosa, la cual sustituye a una Coronación de la Virgen por la Santísima Trinidad. En Santoyo (Palencia) existe un retablo muy parecido o igual a éste.

Púlpito. Hacia los años 1540 se decide realizar un nuevo púlpito con madera de nogal. Se cree que este es encargado a Miguel de Espinosa, Juan de Cambray y Francisco de Salamanca, aunque es posible que sea obra de Juan de Juni o Alonso Berruguete. Gracias al libro de Silverio Velasco se está seguro de que según los libros de la iglesia se pagó por el púlpito a Miguel de Espinosa y Juan de Cambray entre los años 1546 y 1547. También aparece el nombre de Francisco de Salamanca, para pintar el florón y a la Virgen de debajo del tornavoz. El púlpito tiene forma hexagonal y está apoyado en una delgada columna de orden clásico, se accede a él por unas escaleras estrechas. En él hay cinco relieves separados por frisos y pequeñas columnas. En el relieve del centro está San Juan Bautista y los otros cuatro están divididos en dos parte cada uno, en la de abajo aparece un padre de la Iglesia y en la de arriba un evangelista con su símbolo. Hay una pared adosada a otra pared que une al púlpito con el tornadoz. En la parte inferior de esta pared esta la imagen de Ecce Homo y arriba de esta está el escudo del obispo Acosta, quien se cree que fue el patrocinador. En cada lado de la parte superior hay dos aletones que tenían una función acústica, son de sección cuadrangular, en su parte inferior se representa a Eva y Adán. El tornavoz se divide en dos cuerpos. En el inferior hay diez santos representados, se cree que algunos son San Andrés, San Juan, San Pedro, Santiago, San Mateo. Todos con un libros menos San Juan. El segundo y superior cuerpo está ocupado por cinco santas, se cree que pueden ser Santa Bárbara, Santa Lucía, Santa Catalina, Santa Inés y Santa Cecilia. Lo remata la figura de la Virgen pisando una media luna. Este púlpito ha sido relacionado con el trascoro de la catedral de Palencia.

Escalera de Subida al Coro. Hacía 1520 se decide sustituir la vieja escalera de caracol, hecha de madera, por una escalera más impresionante que demostrara el esplendor económico que vivía Aranda en esa época. De estilo gótico flamígero, la escalera se realizó en trono a 1523. Se ha dudado mucho quién fue el creador de la obra. El historiador Mayer cree que Simón de Colonia pudo ser el autor de la obra, lo que no es nada probable, porque por 1520 ya había fallecido. Pedro Sanz Abad piensa que el autor pudo ser el hijo de Simón, Francisco de Colonia. También se ha dicho que el autor pudo ser Sebastián de la Torre, puesto que en los libros de la iglesia pone que fue pagado. Además, es posible que contara con Juan de la Torre, que probablemente era su hermano. Los dos juntos realizaron la galería alta situada en la fachada sur unos años después. La barandilla de la escalera está formada por tres tramos con cuatro paneles.

El primer tramo es inclinado y da paso al descansillo. El panel de este tramo es el más original y es de estilo mudéjar. La decoración está formada por lazos. Los trazos se entrecruzan y forman estrellas de ocho picos en las que se insertan unos florones que en la parte baja han desaparecido. Esto ha llevado a pensar que quizás el apellido “de la Torre” tuviera ascendencia mudéjar.

El segundo tramo corresponde al descansillo y está paralelo al suelo. Está decorado con circunferencias que están entrelazadas sobre un fondo calado, imitando formas vegetales. Este tipo de decoración es típica del Gótico Florido. Este panel es igual a uno de los de la escalera de la iglesia de San Nicolas de Bari Sinovas (realizada también por Sebastián de la Torre).

El tercer tramo es inclinado y está dividido en dos paneles. El primero posee una decoración basada en tres roleos con formas vegetales en el calado, también típica del Gótico Florido. El segundo panel tiene una decoración más abundante también con un calado vegetal.

La escalera tenía una escalera gemela en la nave de la epíscola algo más estrecha de caja. Pero está escalera gemela no permaneció después de la limpieza hecha en la iglesia en 1962, aunque si quedó un fragmento muy cerca del coro en el que se ve un panel que es casi igual al tercero de la escalera gemela y que está basado en roleos. La escalera está construida con estuco, material más duro e impermeable que el yeso. Sebastián de la Torre realizó esta obra tres años después de realizar la escalera de la Iglesia de San Nicolás de Bari en Sinovas, debido a esto ha corregido muchos errores, como el pasamanos, que en la iglesia de Sinovas no es lo suficiente alto y en la de Aranda si.

Cristo Yacente. El Cristo de la iglesia es de autor anónimo, pero está realizado por la algún antiguo miembro de la Escuela Vallisoletana. Está hecho de madera policromada y data del siglo XVII. Sus proporciones son de un hombre adulto. Es una talla de mucha calidad realizada de forma suave y modelada. En realidad este Cristo es anterior al siglo XVII, pero es en este siglo cuando se decide articularle los hombros para que pueda celebrar la ceremonia del Descendimiento. Además de esto, también se le inclinó la cabeza hacía adelante a la derecha y se le colocó una arandela en la espalada para poder adosarle a la cruz y se le cubrieron los párpados de los ojos con cera para dar la impresión de que estaba muerto.

Retablos barrocos. Debajo de la zona del coro hay cuatro retablos barrocos. Estos datan de la primera mitad del siglo XVIII y estuvieron adosados a columnas de la iglesia situadas a ambos lados del presbiterio. El traslado de los retablos a su posición actual se realizó en 1962.

El retablo dedicado a San Pedro en su cátedra está situado debajo de la escalera. Su talla se colocó en el retablo mayor para ocupar el hueco en el que estaba antes la talla de Nuestra Señora de la Asunción, colocada actualmente en el presbiterio. En este retablo barroco se colocó en su lugar una talla pequeña de la Virgen del Pilar.

El retablo dedicado a San Miguel Arcángel. En él hay una talla de San Miguel y tres pinturas: San Miguel en lucha con el demonio, La balanza de la Justicia y San Rafael acompañando al ciego Tobías.

El retablo de la Sagrada Familia. En él había una imagen del Niño Jesús, que desapareció en 1975, ha sido sustituida por una imagen de San Antonio de Padua. Tiene también tres pinturas que citan a la Presentación del Niño Jesús en el templo, La Anunciación y La Huida a Egipto.

El retablo dedicado a San Cristóbal. Posee una imagen de Santa Lucía.

Otros elementos.

  • Altar.
  • Cristo Crucificado.
  • Pilas de agua bendita.

Exterior. Tiene un aspecto tan grande y majestuoso que se puede confundir con una catedral. Hace poco tiempo la torre y la fachada fueron restaurados.

Torre. Perteneciente a la iglesia de estilo románico anterior a la gótico, formaba parte del sistema defensivo de Aranda de Duero, que la construyó en el siglo XII como posible defensa de la villa ante las intrigas de los nobles o reyes. Aún a día de hoy son visibles los modillones salientes en el último de sus tres cuerpos, que sostenían el antepecho de la almena, uno de los puntos fuertes de la población amurallada. Más tarde fue cubierta con chapitel.

Fachada gótico-isabelina. Posee una fachada gótico-isabelina construida por Simón de Colonia, Juan de Gumas, Juan de Nóveda y un familiar de este último, aunque se cree que el que la terminó fue un hijo de Simón de Colonia, Francisco de Colonia. Esta fachada de ha convertido en uno de los emblemas de Aranda de Duero. Fue iniciada antes del año 1500 y terminada por el 1515, siendo la mejor muestra del esplendor económico de la ciudad en esa época. Es una obra del gótico tardía y cumple las funciones decorativa y teológica. La fachada tiene algunas zonas de los extremos cobijadas por un arco apuntado y el conjunto de la portada está coronado por una crestería. La figura central representa la escena del Calvario, esculpida en el hueco que deja una ampliación del arco exterior de la ojiva y a tamaño natural. A ambos lados del Calvario hay dos medallones que representan la Cruz a cuestas y la Resurrección del Señor, formados por baquetón de festón calado. Sobre ellos se sitúan dos escudos de Aranda en relieve. Y más arriba se hallan los escudos reales sostenidos por leones con águilas al lado. Entre los escudos arandinos y los reales están el yugo y las flechas, símbolos de la unión de Castilla y Aragón en Aranda de Duero. El arco de entrada es ojival, con festón calado. Hay una archivolta múltiple en la que hay labradas cardinas con animalitos fantásticos, que se alternan con dos órdenes de pequeñas capillitas de delicada filigrana en las que se representan un total de 28 santos y santas, algunos no identificados.

En el triángulo inferior, debajo de cada uno de los medallones laterales, se hallan los escudos del obispo de Osma Alonso Enríquez, primo de los reyes y que posiblemente fue el que dirigió el encargo de éstos y contribuyó con sus donativos.

La fachada está flanqueada por dos pináculos que poseen dos series de imágenes de santos, cubiertas en repisas apoyadas en repisas.

Las dos puertas que cierran los dos vanos formados por el parteluz son totalmente renacentistas y de madera de nogal. El parteluz posee en el frente una imagen de la virgen y sobre él se apoyan dos arcos rebajados que sostienen el tímpano, en el que hay cuatro escenas esculpidas en altorrelieve (en el sentido de las agujas del reloj, comenzando por la esquina superior izquierda): el anuncio del ángel a los pastores, cabalgata de los Reyes Magos, la adoración de los reyes a Jesús y el Nacimiento de Jesús.

Cada puerta está dividida en cuatro cuerpos, en cada cuerpo hay dos esculturas excepto en los superiores, en los que hay una en cada uno. Hay en total hueco para catorce representaciones, las cuales son San Pedro, San Pablo, San Juan, San Andrés, los Ángeles Cantores, la imposición de la casulla por la Virgen a San Ildefonso, la oración de Jesús en el Huerto, el Prendimiento de Jesús, la Entrada en Jerusalén, la Última Cena y el escudo de Don Pedro Álvarez de Acosta, obispo de Osma, posterior a Alonso Enríquez, que también fue donante. Los bajorrelieves originales de las puertas están en el Museo Sacro, dado su deterioro, y han sido sustituidos por copias fidedignas.

Casa de los Verdugo.

En el centro de Aranda de Duero en la provincia de Burgos, a 150 km de Madrid, en un cruce caminos, el Palacio de los Verdugo se presenta como un claro ejemplo de la arquitectura castellana del siglo XV. Destacan en el su fachada de piedra de sillería en la que figuras los escudos de las familias poseedoras del mismo, Durango, Tamayo, Mansilla y Verdugo, así como su patio porticado con doble balaustrada de columnas de madera. Su ubicación en el centro de Aranda lo convierte en un espacio singular y único en la Ribera del Duero.

Historia.

Los historiadores no se ponen de acuerdo en indicar cuando se dió a conocer Aranda a la historia, si bien se han encontrado en sus alrededores restos de épocas prerromanas, romana y visigótica. Estos debe entenderse como anexos o dependientes de las cercanas ciudades de Rauda o Clunia, nunca como una entidad propia. No es hasta entrado el siglo X, cuando se empieza a asegurar la frontera del Duero y se levanta un pequeño caserío con ermita en la denominada Colina de San Juan rodeada por los ríos Duero, Bañuelos y Arandilla, dando lugar al germen de lo que sería la villa de Aranda, tal y como relatan los anales complutenses y castellanos, así como el Cronicón Primero de Castilla que señala el año 912 como el momento en el que los condes castellanos repueblan la zona de la Extremadura castellana. Es esta una época en la que la amenaza musulmana está todavía muy presente y en más de una ocasión, se ha de abandonar el caserío para buscar refugio en los montes cercanos, así se llega al siglo XII cuando ya asegurada la frontera más allá del Tajo comienza el desarrollo urbano y político de la incipiente población, llegando a adquirir el título de villa realenga, esto dependiente directamente de la corona, privilegio otorgado por Sancho IV en Toledo el 1º de Febrero de 1291 y confirmado por Pedro I en 1329, son épocas estas en las que los habitantes de Aranda defienden esta condición de villa realenga frente a las ambiciones de la nobleza castellana ansiosa de hacerse con el control de la villa y su puente, punto fundamental para el paso de ganado y por tanto para el floreciente negocio de la lana que alcanzará su máxima expresión en los siglos sucesivos en la figura de la mesta.

El siglo XV será fundamental para la historia de Aranda, de España y de un personaje Don Martín de Durango, contador y administrador del Conde de Miranda. Este cargo le permitió acceso a la Corte y sus hábiles maniobras hacen que se fije en él el rey Don Juan II, le nombra Caballero de la Banda, Orden de Segunda Clase reservada a aquellos que han probado haber estudiado o combatido contra los moros por diez años, y le concede la guarda de su hijo el futuro Enrique IV el 16 de Abril de 1448. Don Martín, una vez elevado a la nobleza decidió construirse un solar digno de su nueva condición, buscó un solar adecuado en el Ensanche de Aranda, en la calle denominada Barrionuevo. El crecimiento de Aranda ha sobrepasado la primitiva muralla y crecen barrios extramuros, así en 1474 ante el escribano Diego López de Villareal, compra el citado solar y en 1482 ha terminado la construcción. Mientras se produce, esta Aranda es centro de la vida castellana, se está celebrando el Concilio de Aranda patrocinado por el obispo Francisco Vázquez de Acuña en 1473 y la futura reina Isabel pasa largas temporadas en Aranda, esto hace que se construyan casonas, se ensanchen calles, se adornen las iglesias, como la fachada realizada por Simón de Colonia para la Colegiata de Santa María y mejoren los caminos y servicios, es una época de florecimiento para la villa y de gran desarrollo económico y social, todo esto quedará plasmado en el plano de Aranda de Duero de 1503, primer plano urbano de una ciudad de España. En él ya se puede observar una traza urbana que se mantiene intacta hasta nuestros días y la mayoría de los edificios principales de la villa, así como la nueva muralla levantada en el siglo XV y sus puertas.

Los siglos XVI y XVII traerán de nuevo la Corte a Aranda. Los Austrias menores, principalmente Felipe III pasa largas temporadas en la Ventosilla, finca de caza cercana a Aranda, lo que hace que se instalen muchas familias nobles en Aranda, entre ellas llegan los Tamayo, que a través del matrimonio se hacen con el mayorazgo de los Durango e incorporan la Casa Palacio al suyo. Los Tamayo, regidores perpetuos de la villa y poseedores del derecho de portazgo, esto es el cobro de los derechos de paso de ganado por el puente de la villa, más refinados que sus predecesores, los Durango, reforman la casa, abren grandes ventanas y balcones abandonando la fisonomía de fortaleza de la casa e instalan en la fachada sus escudos de armas y privilegios, así llega el siglo XVIII y con él, el desarrollo social y económico de la mano de la agricultura, la ganadería y las industrias de la plata y de la tela, como atestigua el Marqués de la Ensenada en su célebre catastro.

El comienzo del siglo XIX traerá a Aranda a la familia de los Verdugo, provenientes de Arévalo, que por matrimonio incorporan a su mayorazgo la Casa Palacio de Aranda. Los Verdugo son pertenecientes a la denominada nobleza rural y destacan en el campo de la milicia. En el plano político se producen las nefastas alianzas de los Borbones españoles con Napoleón, esto producirá en los primeros meses de 1808 la entrada de las tropas francesas en España con el pretexto de la ocupación de Portugal. Aranda ya se configura como un importante cruce de caminos y paso obligado desde Francia hacia la capital, por lo que queda acantonada en ella una numerosa tropa extranjera. En la Casa de los Verdugo se alojan oficiales. Los sucesos del Dos de Mayo y la derrota en Bailén, ponen en fuga a José I y al ejército francés, pero será por poco tiempo porque el propio emperador toma el mando de las operaciones en la península. Acompañado de su “grande armee” penetra por Irún, toma Burgos, bate a los españoles en Gamonal y Espinosa y enfila el paso hacia Madrid. En Aranda, pasa tres días en Noviembre de 1808, alojado en la Casa de los Verdugo, esperando el momento propicio para forzar el paso de Somosierra y avanzar sobre Madrid. Don Eulogio Verdugo, acoge al emperador y como la mayoría de la nobleza española pone una vela a Dios y otra al diablo, mientras él tiene de huésped al emperador y muestra simpatía hacia el invasor, sus hijos prestan servicio uno como oficial de infantería destacándose en el segundo sitio de Zaragoza y el otro se une a la partida del empecinado. Sus conocimientos universitarios le harán pronto granjearse la confianza del guerrillero y llegará a ser su lugarteniente muriendo ahorcado en Cogolludo al ser capturado por los franceses. El célebre guerrillero mostrará en una carta dirigida a la Junta de Defensa Nacional en 1813, la pena que le supuso la pérdida de su lugarteniente.

Son años los de la guerra muy convulsos. En Aranda y en sus alrededores, operan las partidas del empecinado y el cura Merino e incluso Espoz y Mina baja en algún momento desde Navarra. Esto hace que en Aranda se acantone permanentemente una compañía de coraceros al mando del coronel Bremond para mantener el camino de Madrid a París seguro. Hechos todos contados magistralmente por la pluma de Pío Baroja en las Memorias de un hombre de acción. En “El Escuadrón del Brigante” relata incluso como tras la batalla de Milagros, el coronel Bremond herido se retira a Aranda quedando alojado en la Casa de Eulogio Verdugo.

La finalización de la guerra y la derrota del invasor no trajo la paz a la comarca. Son años convulsos. El rey Fernando VII pretende volver al Régimen Absolutista olvidando la Constitución de 1812. Se produce el levantamiento de Riego. En la comarca, personajes tan reconocidos como Juan Martín “El Empecinado”, defienden la causa liberal, mientras que el cura Merino defiende la Absolutista. Los que en tiempos fueron aliados, hoy se enfrentan por los campos de la Ribera. El Trienio Liberal termina con la invasión de los Cien Mil Hijos de San Luis. El duque de Angulema, futuro Luis XVIII, al igual que años atrás hiciese el emperador, espera en Aranda el momento propicio para avanzar sobre Madrid. El trato que recibe en Casa de Don Eulogio es tan bueno que condecora a éste y a su hijo, también Eulogio, coronel del Regimiento Provincial de Burgos y afines a la causa Absolutista, con la orden francesa de la flor de Lys. La restitución de Fernando VII en su poder absoluto, no trajo la deseada paz, pues a los pocos años, al producirse su muerte, se produce el dilema sucesorio, y con él, la llegada de las Guerras Carlistas (Reunión de la Ventosilla), que lastrarán el desarrollo de España durante más de cuarenta años.

En la segunda mitad del siglo XIX, se produce un nuevo desarrollo urbano de Aranda. Se supera el trauma de la Guerra de la Independencia. Se derriban conventos en estado de ruina desde 1814. Un ejemplo es el Convento de la Veracruz, utilizado por los franceses como cuadra, en el que estuvieron alojados hasta cuatrocientos caballos. Se derriban las murallas y se amplían los puentes sobre el Duero. Todas estas obras y también la construcción de canales de riego, como el denominado Canal de María Cristina, que pone en riego toda la ribera, son obras auspiciadas por Don Diego Arias de Miranda y Goitia, él y su cuñado, Félix Verdugo Ortiz, protagonizan la vida política de Aranda hasta principios del siglo XX. La Guerra Civil no traerá a Aranda graves consecuencias al estar alejada de los frentes. La Casa Palacio de los Verdugo es utilizada como cuartel y al finalizar la guerra, sus propietarios piensan, debido a su estado, en incluso derribarla, sin embargo, Doña Marta Verdugo Seijas emprendió la restauración de la casa bajo la Dirección General de Patrimonio y Bellas Artes, finalizándose en 1965 y dándole la configuración actual. Por esas mismas fechas, Aranda fue considerada como polígono de descongestión industrial de Madrid, esto supuso la implantación de grandes empresas. La demanda de mano de obra y un crecimiento desproporcionado llevó a la villa a pasar de cinco mil a veinte mil habitantes en apenas diez años. Esto incidió en el desarrollo urbano, se crearon polígonos residenciales y se desarrolló una política urbanística nefasta que ha hecho que prácticamente la única casa que represente los momentos de esplendor vividos en los siglos XV y XVI en la villa, sea la citada Casa Palacio de los Verdugo.

(09/06/2018)

342. Dedal ZAMORA // ZAMORA´s Thimble

PicsArt_12-24-03.57.44

Dedal panorámica fotos Zamora, Castilla y León.

Hoy os quiero enseñar un nuevo dedal, este dedal pertenece a la ciudad de Zamora, de la cual no tenía ningún dedal en mi colección, y el cual espero que no sea el único. Este dedal me lo ha regalado una amiga hace muy poquito, como detalle por Papá Noel, junto con algunos dedalitos más. El nombre de ella es Sheila, y quiso tener su aportación a mi colección de dedales y no encontró mejor oportunidad que estas pasadas Navidades. Muchísimas gracias Sheila. Como podéis ver, es un dedal de porcelana en el que se puede ver una vista fotográfica de algunos monumentos de la ciudad de Zamora.

Zamora es un municipio y ciudad española ubicada entre el centro y el noroeste de la Península Ibérica, capital de la provincia homónima,​ en la comunidad autónoma de Castilla y León,​ cerca de la frontera con Portugal​ y a una altitud de 652 metros sobre el nivel del mar.

El casco antiguo de la ciudad tiene la calificación de conjunto histórico-artístico desde 1973.​ El núcleo principal del mismo –con una disposición muy alargada y en buena parte circundado por murallas– se alza sobre una amplia meseta rocosa (la “peña tajada” de la que habla el Romancero Viejo)​ de 26 a 32 metros de altura, emplazada al borde del río Duero, que la ciñe por el sur. Estas características le valieron el sobrenombre de “la bien cercada”.

En Enero de 2017 contaba con 62.389 habitantes, siendo la extensión de su término municipal de 149,28 km².​ Dista 66 km de Salamanca, 122 de León, 93 de Valladolid, 253 de Madrid y 83 de la capital del distrito luso vecino, Braganza,​ así como 55 de la localidad fronteriza de Miranda del Duero.

Sobresale su conjunto de edificios románicos, formado por los 23 templos del término municipal y las 14 iglesias del casco histórico, datos que sitúan a Zamora como la ciudad de mayor número y calidad de templos románicos de Europa,​ habiéndose solicitado su declaración como Patrimonio Europeo. Este patrimonio románico consta, además de la catedral (que presenta un cimborrio con decoración exterior de escamas), de otras veinticuatro iglesias, un castillo, murallas, un puente, dos palacios y nueve casas, razón por la cual Zamora está considerada “la ciudad del Románico”. Un total de quince templos están declarados Bien de Interés Cultural, incluidos algunos de estilos posteriores. Por otro lado, es asimismo significativo su conjunto de edificios modernistas (diecinueve en total), el único de la España interior junto con el de Teruel.​ Entre sus festividades sobresale la celebración de la Semana Santa, declarada de Interés Turístico Internacional,​ y Bien de Interés Cultural.​

La ciudad alberga instituciones autonómicas e internacionales, tales como el Museo Etnográfico de Castilla y León, el Consejo Consultivo de Castilla y León y la organización de cooperación hispano-lusa Fundación Rei Afonso Henriques (FRAH).​

Fue la primera ciudad del mundo con cobertura global WiFi, recibiendo el proyecto, llamado “Zamora Hot City“, el “Nobel” de la informática, el “Computerworld Honors”, aunque el servicio dejaba mucho que desear y acabó por desaparecer, dejando sin conexión a unos 1.500 usuarios.

Historia.

Edad Antigua.

La ciudad fue fundada a inicios de la Edad del Bronce, siendo posteriormente ocupada durante la Edad de Hierro por el pueblo celta de los vacceos, que la denominaron Ocalam. El asentamiento inicial se produjo en la almendra delimitada por el Castillo y la costanilla de San Ildefonso, un emplazamiento estratégico al tratarse de una meseta rocosa defendida por el río Duero, en la que se ubicó un castro.

El poblamiento se mantuvo durante el Imperio romano. De hecho, con frecuencia se la ha identificado con la importante mansio y civitas de “Ocelo Durii” (Ojo del Duero). Según algunos tal población correspondería en realidad con la actual Villalazán, doce kilómetros al este, también a orillas del Duero, y por la que transcurría la Vía de la Plata.

Según otros estudiosos, en cambio, sí que se asentaría en Zamora capital. A pesar de que hasta ahora no hayan aparecido en la ciudad restos arqueológicos de entidad correspondientes a este periodo (lo que no descarta posibles sorpresas futuras si se hicieran más excavaciones, como ocurrió recientemente con el destacado yacimiento de cerámica musulmana hallado en el solar en el que se ubica la sede del Consejo Consultivo de Castilla y León), la toponimia sería un argumento en favor de la capital zamorana, ya que “Okelo Duri” originalmente significaba peñasco prominente (las Peñas de Santa Marta) y por otra parte en la orilla opuesta del río se sitúa el barrio de San Frontis, nombre de origen romano, “sub frontis pontis”, por debajo del puente. Precisamente a esa altura del cauce estuvo en pie hasta 1310 el Puente Viejo o de Olivares, del que aún existen algunos restos visibles. Además existe un mapa tardorromano en el que aparece el término “Okelo Duri” que se correspondería con Zamora.​ A esta época corresponde Viriato, el “terror romanorum”, que celebraba sus victorias sobre los romanos (ocho en total) arrancando un jirón de sus rojos estandartes y poniéndolo en su lanza, lo cual es precisamente el origen de la bandera de la ciudad (y de la provincia), la “Seña Bermeja”. Se le considera nacido en Torrefrades, pueblo de la comarca de Sayago o en la provincia de Huelva cuando aun se pensaba que el territorio de los Lusitanos tenia otras fronteras y no estaba bien conocido, por lo que otros sitúan su origen en Portugal mismo hacia el Monte Herminius, en la sierra de la Estrella.

La primera referencia documental que se tiene de la ciudad aparece en el Parrochiale Suevum del año 569, en las que se la cita con el nombre de “Senimure“, incluida en la diócesis de Asturica, perteneciente al Reino Suevo. Así aparece también en unas acuñaciones de monedas de Sisebuto en el siglo posterior.​ Los nombres árabes de la ciudad fueron “Azemur” (olivar silvestre) y “Semurah” (ciudad de las turquesas). El nombre actual parece proceder de una de estas dos últimas etapas, y es citado como tal en el Salmanticense como “una de las plazas recobradas por Alfonso I a los moros”.

Edad Media.

Alta Edad Media.

Durante la Edad Media, Zamora volvió a ser tomada y destruida por los musulmanes al mando del emir Mohamed y después reconquistada por los cristianos en el reinado de rey Alfonso II de Asturias, el Casto, siendo de nuevo fortificada. El rey Alfonso III de Asturias, el Magno la repobló con mozárabes toledanos en 893, rodeándola de murallas y dotándola incluso de palacios y baños, convirtiéndose, por su emplazamiento y características, en la ciudad fortaleza más importante de los reinos cristianos. La repoblación de la ciudad de Zamora fue descrita por Isa ibn Ahmad al-Razi de la siguiente forma: “dirigiose Alfonso hijo de Ordoño, rey de Galicia, a la ciudad de Zamora, la despoblada, y la construyó y la urbanizó, y la fortificó y pobló con cristianos, y restauró todos sus contornos. Sus constructores eran gente de Toledo, y sus defensas fueron erigidas a costa de un hombre agemí de entre ellos. Así, pues, desde aquel momento comenzó a florecer la ciudad, y sus poblados se fueron uniendo unos a otros, y las gentes de la frontera fueron a tomar sitio en ella.”

El periodo comprendido entre los siglos X y XIII es el de mayor relevancia de Zamora dentro del contexto hispánico. La batalla de Simancas (939) dio a Ramiro II de León el control de los valles del Duero y del Tormes, convirtiéndose la capital zamorana (por su posición y su ventajoso emplazamiento, en lo alto de una meseta rocosa al borde del río) en una de las principales plazas fuertes que aseguraban la frontera. Su importancia fue decayendo sin embargo a partir de la batalla de las Navas de Tolosa (1212), que abrió el sur peninsular a los reinos cristianos, perdiendo con ello Zamora su trascendencia estratégica.

Zamora fue una de las plazas más importantes del Reino de León, del que formó parte. Además inició la etapa de mayor esplendor político, económico y arquitectónico. El paulatino desplazamiento de la frontera hacia el sur, del Duero al Tormes, favoreció este progreso, solo quebrado por las aceifas de Almanzor. Muhammad ibn ‘Abd-Allah ibn Abū ‘Āmir (en árabe محمد بن عبد أبو عامر ), llamado Al-Mansūr (المنصور) (españolizado Almanzor), el Victorioso, lanzó en 981 un primer ataque contra la ciudad, que fue arrasada. En 986 rompió hostilidades con el rey Bermudo II, atacando Coímbra al año siguiente (dejándola de tal manera que durante siete años estuvo desierta) y dirigiéndose contra el propio León en 988, destruyendo todo lo que encontraba a su paso. Bermudo se refugió en Zamora pero nada pudo contener el avance enemigo. León, después de resistir cuatro días, fue asaltado, saqueado, incendiado y sus murallas destruidas, Zamora capituló y Bermudo hubo de huir a Galicia. En 997 Zamora volvió a sufrir la acción del musulmán, pues en su camino hacia Santiago de Compostela arrasó de nuevo la ciudad, además de León y Astorga.

Zamora la bien cercada” la llamó Fernando I de León, el Magno. Este monarca la reconstruyó en 1055, la repobló con montañeses y amuralló nuevamente, para cedérsela luego a su hija Doña Urraca. Su posición privilegiada la hizo objeto de disputa entre los divididos reinos cristianos. Durante uno de los cercos a la ciudad sucedió un hecho notable que se perpetuó en el romancero español: la muerte por sorpresa, a manos del noble zamorano Vellido Dolfos, del rey Sancho II cuando este intentaba tomar la ciudad gobernada por su hermana. La posibilidad de que el inductor hubiera sido el principal beneficiado (el rey Alfonso VI, quien había sido encarcelado por Sancho II, su hermano), es la que, según los cantares de gesta, habría provocado que uno de los nobles castellanos presentes en el asedio, Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid, le hiciera jurar no haber participado en la muerte de su hermano (la jura de Santa Gadea, Burgos). Tanto el arrojo de Vellido como el atrevimiento de Rodrigo han pasado a ser tópicos literarios y hasta coloquiales, así como la bravura de la ciudad durante el asedio, inmortalizada en el dicho “No se ganó Zamora en una hora”. En el lugar en el que, según la tradición, fue asesinado el soberano Sancho II por Vellido Dolfos, se encuentra situado un tosco monumento rematado en cruz y denominado Cruz del Rey Don Sancho.

Otro hito en la historia de la ciudad fue la conferencia de paz entre el rey Alfonso VII, rey de León, Castilla y Galicia y Afonso Henriques, rey de Portugal. Como resultado, el 5 de Octubre de 1143 fue reconocida la independencia del nuevo reino, que quedó reflejada en el Tratado de Zamora, que marca de manera oficial el nacimiento de Portugal como estado independiente. Alfonso VII reconoció como monarca a Afonso Henriques por su deseo de ser emperador y necesitar, por tanto, reyes que fueran sus vasallos, aunque una vez logrado el reconocimiento, el portugués siguió una línea de completa autonomía.

En 1208 el rey Alfonso IX de León otorgó a la ciudad de Zamora un fuero que incluyó lo que se considera su primera delimitación territorial. El término abarcó un área muy similar al actual, con la sola excepción de su lado occidental, en el que se señalan una serie de aldeas y lugares que posteriormente se despoblaron y se convirtieron en las actuales dehesas.

“E estos homezianes ayan atal couto por el monte d’Aloa, por el Camín de Johán Cidiélez, e por Morales, e por Ponteyos de la Torre, e por Arcinielas, e por Vilaralvo el Mayor, e por Cubiellos, e por Sancta María de la Iniesta, e por las Manbras, e por los penedos de Congosta, e por Carrascal, que dizen Aldea de Pelay Alvo”

Alfonso IX de León (1208), Fuero de Zamora.

Baja Edad Media.

La importancia de Zamora entre las ciudades de la Corona de Castilla en la Baja Edad Media quedó manifestada por su voto en las Cortes de Castilla, condición que solo disfrutaban diecisiete (a las que posteriormente se añadió Granada). La extensión de la representación de los procuradores zamoranos era extraordinaria, pues incluía el territorio gallego, en el que ninguna ciudad tenía voto.

A principios de 1367, y durante la Primera Guerra Civil Castellana, la ciudad de Zamora se sumó definitivamente a la causa de Pedro I de Castilla​ y se convirtió en uno de sus más firmes bastiones durante el resto de la contienda, como señaló la historiadora María Concepción Castrillo Llamas.​ Y tras la batalla de Montiel, que se libró en 1369, Enrique de Trastámara asesinó a su hermanastro Pedro I y comenzó a reinar en Castilla con el nombre de Enrique II. Pero tras el asesinato del rey, sus partidarios se hicieron fuertes en Zamora y las tropas de Enrique II asediaron la ciudad entre Junio de 1369​ y Febrero de 1371,​ siendo los líderes de la rebelión Fernando Alfonso de Valencia, que era uno de los nobles más notorios de Zamora y bisnieto de los reyes Alfonso X y Sancho IV de Castilla,​ y el alcaide del castillo de Zamora, Alfonso López de Tejeda.

Y en una de las salidas que hicieron los sitiados, Fernando Alfonso de Valencia fue derrotado y hecho prisionero por Pedro Fernández de Velasco, que era el camarero mayor del rey Enrique II y el conductor del asedio junto con la reina Juana Manuel de Villena, esposa del monarca.​ Pero a pesar de la heroica resistencia de los zamoranos, la ciudad capituló y permitió la entrada de las tropas de Enrique II,​ que la ocuparon el 26 de Febrero de 1371, según consta en una carta en la que la reina Juana Manuel comunicó a su esposo la rendición de la ciudad.​

Sin embargo, el alcaide del castillo de Zamora, Alfonso López de Tejeda, no aceptó el acuerdo de capitulación y se propuso resistir en el interior de dicha fortaleza junto con su esposa, Inés Álvarez de Sotomayor, el hijo mayor de ambos, los principales nobles zamoranos y numerosos soldados.​ Y la reina Juana Manuel, según afirmó el cronista portugués Fernão Lopes en el capítulo XLI de la Chronica de el-rei D. Fernando, amenazó a Alfonso López de Tejeda con matar a tres de sus hijos, que se encontraban en su poder, si no entregaba la fortaleza, aunque él se negó a rendirse y sus hijos, de los que dos eran niños y la restante una niña, fueron asesinados. Pero debido al hambre y a la peste que soportaban, y sabiendo que no recibirían ayuda de Portugal, una noche Alfonso López de Tejeda abandonó el castillo llevándose las llaves de la fortaleza. Y viajando acompañado por su esposa, su hijo mayor y por algunos de sus soldados, se refugió en Portugal para desde allí continuar hostigando a las tropas de Enrique II.

Edad Moderna.

Después de su apogeo en el siglo XII y conforme se desplazaba hacia el sur la frontera de la reconquista de la península por los reyes cristianos, Zamora fue perdiendo importancia estratégica y económica. Después del descubrimiento de América, muchos zamoranos se vieron obligados por la pobreza económica de la zona a emigrar al continente, especialmente a América del Sur donde se han fundado muchas otras ciudades con su mismo nombre.

Edad Contemporánea.

A lo largo del siglo XVIII la ciudad vivió una fuerte recuperación, que se vio favorecida por la protección de que gozó por parte de la Corona, proceso que se vio interrumpido abruptamente por la invasión napoleónica. Durante la Guerra de la Independencia Zamora se levantó en armas al dar comienzo el año 1809 frente a las tropas francesas de Lapisse, Maupetit y Soulignac. Los zamoranos salieron a su encuentro al puente de Villagodio, sobre el río Valderaduey, a tres kilómetros de la ciudad, donde trabaron con los franceses una sangrienta y desigual pelea que duró tanto como la luz del día; viéndose al fin en la necesidad de retirarse cerca del anochecer ante su situación de inferioridad manifiesta, tras contar con la pérdida de ciento treinta zamoranos muertos y doble número de heridos, no sin antes haber causado bastantes bajas en las filas enemigas. La temeraria hazaña es recordada mediante un obelisco conmemorativo, en el que figura la siguiente leyenda: “Los zamoranos de 1908 dedican esta inscripción a los héroes del 6 de Enero de 1809. Este monumento fue erigido en 1819”. La ocupación duró tres años, hasta 1812, y provocó además graves pérdidas al patrimonio artístico de la ciudad.

Los años que siguieron a la liberación fueron un periodo de decadencia y aislamiento. Las manufacturas estaban prácticamente limitadas a actividades meramente artesanales, siendo la industria propiamente dicha muy escasa. El comercio además era deficitario, vendiéndose al exterior tan solo cereales y vino. El traslado de la Capitanía General a Valladolid agravó aún más la situación, con el resultado de que en 1850 la población era de únicamente 9.000 habitantes. La Desamortización supuso una convulsión que tuvo repercusiones en los campos de la economía, el urbanismo y el patrimonio artístico. A ese fenómeno se unió el abandono de la ciudad por parte de la nobleza.

Por otro lado, la división territorial de España en 1833 ratificó la definitiva capitalidad provincial de la ciudad de Zamora, clasificándola dentro de la Región Leonesa que, como todas las regiones españolas de la época, careció de competencias administrativas.​ Un año más tarde, la ciudad de Zamora fue de nuevo designada para ser cabeza del partido judicial homónimo.

En la segunda mitad del XIX Zamora empieza a vivir un resurgir económico, que se acentúa en el final del siglo y el principio del XX, estimulado por una cierta industrialización, la llegada del ferrocarril en 1864, la electrificación, el desarrollo de la agricultura, en el que jugaron un importante papel los Círculos Agrícolas, la expansión del comercio y la construcción de nuevas carreteras así como de embalses en la provincia (los Saltos del Esla, especialmente).

(23/12/2017)

332. Dedal LUGO // LUGO´s Thimble

PicsArt_10-15-07.42.57

Dedal de cerámica con panorámica en blanco y negro de Lugo.

La entrada del blog de hoy la quiero dedicar a mi Galicia. Después de todas las penurias que está pasando mi tierra debido a los numerosos incendios provocados por malas personas, y que esperemos que no se vuelvan a producir “NUNCA MÁIS”. Por eso, el dedal que os traigo hoy, es una de las últimas incorporaciones a mi colección de dedales ya que lo he conseguido el jueves pasado en el cierre de las fiestas de San Froilán.

El dedal que os quiero enseñar hoy es un dedal de cerámica en el que podemos ver una panorámica en blanco y negro en la que están representados diferentes monumentos y edificios importantes que podemos encontrar paseando por las calles de la ciudad de Lugo.

Lugo es una ciudad y municipio de España, capital de dicho municipio y de la comarca y provincia homónimas. Se ubica en el noroeste del país, en la comunidad autónoma de Galicia. Ostenta el título de La Muy Noble y Leal Ciudad.

La ciudad, de origen romano, fue fundada en el año 25 a. C. por Paulo Fabio Máximo y es la más antigua de Galicia. Construida en las cercanías de un castro, en la época romana recibió el nombre de Lucus Augusti. Numerosos restos romanos, muchos de ellos conservados en el Museo Provincial, son testimonio de sus primeros años de historia, especialmente su muralla romana, única en el mundo que conserva todo su perímetro y declarada Patrimonio de la Humanidad en el año 2000. A pesar de que su provincia tiene mar, es una ciudad interior que dista de la costa 85 km.

A lo largo de su historia experimentó tanto épocas de abandono como importantes momentos en la historia del país, desde la reunión en el año 842 de un gran ejército para conquistar Oviedo y entronizar a Ramiro I hasta el pronunciamiento del coronel Miguel Solís que daría comienzo al levantamiento de 1846 contra el presidente Narváez.

Geográficamente, la ciudad se encuentra situada sobre una colina, en una comarca de montañas redondeadas y no muy elevadas en las tierras del Alto Miño y circundada por el propio río Miño, además de otros de menor entidad. El municipio, incluido en la Reserva de la biosfera “Tierras del Miño“, es el segundo más extenso de Galicia, y en el que en el año 2016 habitaban 98.268 personas, lo que lo convierte en el cuarto de esta comunidad autónoma en población, después de Vigo, La Coruña y Orense.

El gentilicio de sus habitantes es lucense o lugués. Actualmente, Lugo es una ciudad comercial y de servicios, con un campus universitario especializado en ciencias agrarias (como veterinaria o ingeniería de montes). Destacan también sus populosas fiestas, como el Arde Lucus, que rememora el pasado romano y castreño de la ciudad, y la de San Froilán, que se celebra entre el 4 y el 12 de Octubre y atrae a la ciudad a más de un millón de visitantes.

Los monumentos y edificios que podemos ver en este dedal son:

Muralla romana de Lugo.

La muralla romana de Lugo rodea el casco histórico de la ciudad gallega de Lugo en la provincia del mismo nombre en España. La antigua ciudad romana de Lucus Augusti, fundada por Paulo Fabio Máximo en nombre del emperador Augusto en el año 13 a. C. con la finalidad de anexionar, definitivamente, el noroeste de la Península Ibérica al Imperio romano fue dotada en el Bajo Imperio de un muro de defensa que ha perdurado, con escasas reformas, hasta la actualidad.

La muralla, con una longitud de 2266 metros, coronada por 85 poderosas torres, delimita el casco histórico de la urbe gallega y ha pasado de ser un obstáculo para su evolución y crecimiento a ser un monumento integrado en la estructura urbana y fuente de riqueza turística.

Construida como separación y defensa se ha transformado en un elemento integrador entre la antigua Lucus y la que se ha desarrollado a su alrededor. Sus diez puertas realizan la función de unir una parte de la ciudad con la otra y su paseo de ronda, adarve, se ha tornado en una calle más que es recorrida por los viandantes autóctonos y visitantes.

La muralla romana de Lugo fue declarada Patrimonio de la Humanidad​ por la Unesco en el año 2000 el día 30 de Noviembre y está hermanada desde el día 6 de Octubre de 2007 con la Gran Muralla China de Qinhuangdao.

En 2015, en la aprobación por la Unesco de la ampliación del Camino de Santiago en España a “Caminos de Santiago de Compostela: Camino francés y Caminos del Norte de España“, fue incluido como uno de los bienes individuales del camino primitivo.

Plaza do Campo.

La Praza do Campo (o Plaza del Campo) se encuentra ubicada en pleno centro de la ciudad de Lugo y es quizás la más típica de la ciudad amurallada.

Según los escritos, es muy probable que fuese antiguamente el lugar donde se situaba el Foro Romano de la antigua Lucus Augusti.

Posteriormente (siglos XVI-XVIII) fue el lugar donde se celebraban mercados de productos del campo (de ahí su nombre) y de pan, hasta el siglo XX. Sin duda tiene todo el aire de haber sido centro de mercado y de vida social.

Esta plaza porticada de forma triangular se conformó entre los ss. XII y XIII, aunque la mayoría de las casas son del siglo XVIII. Aquí confluían populares calles del viejo Lugo y, de hecho, en su entorno se pueden ver magníficos edificios, algunos de los cuales aprovecharon las columnas romanas procedentes del foro romano para construir los soportales.

La plaza está embellecida con una fuente barroca situada en el centro y dominada por la escultura de San Vicente Ferrer en actitud predicadora, obra atribuida a Fray Manuel de los Mártires y que mandó construir en 1754 el Obispo Izquierdo. El agua llegaba a esta fuente a través de un acueducto hoy desaparecido; por sus caños en alguna época se hizo salir vino tinto en las fiestas de San Froilán.

Probablemente la fuente más emblemática de la ciudad, crea un conjunto que combina la armonía de los antiguos soportales de piedra con construcciones más modernas.

Además de ser una de las zonas más bellas de Lugo y un lugar muy agradable para el paseo, es una de las mejores zonas de tapeo y centro de la ruta de los vinos, donde llegan los olores de las tapas de las cercanas Rúa Nova y Rúa da Cruz, que invitan a detenerse en alguna taberna.

En la Plaza del Campo se situa también el Centro de Interpretación de la Muralla, que es al mismo tiempo oficina de información turística.

Un lugar que conserva el aire de las plazas norteñas, paseo obligado por las calles de Lugo.

Catedral de Santa María de Lugo.

La catedral de Santa María de Lugo es un templo católico, sede episcopal de la diócesis de Lugo, ubicado en la ciudad del mismo nombre, en Galicia, España.

En 2015, en la aprobación por la Unesco de la ampliación del Camino de Santiago en España a “Caminos de Santiago de Compostela: Camino francés y Caminos del Norte de España“, fue incluida como uno de los 21 elementos inscritos a título individual.

Ayuntamiento de Lugo.

La Casa Consistorial de Lugo, situada en la ciudad de Lugo, en España, es un proyecto del arquitecto Lucas Ferro Caaveiro y uno de los máximos exponentes del barroco civil gallego.

La fachada principal del consistorio tiene una composición de dos alturas. La inferior posee un soportal con ocho arcos de medio punto apoyados sobre nueve pilares.

En la planta de piso las ocho puertas-ventana dispuestas sobre los arcos inferiores dan paso a dos balconadas de forja de hierro sustentadas por ménsulas decoradas.

Las placas de la fachada nos dan la relación con el barroco compostelano. La decoración de la fachada es muy semejante a la de Casas Novoa en la capilla de los Ojos Grandes. La fachada se completa con escudos y una cornisa moldurada con seis gárgolas sobre otros tantos pináculos. Esta composición se cierra con dos torres en las esquinas de cuerpo único.

La peineta de la sección central tiene una cartela orlada que señala a José Vaamonde, regidor de la ciudad en 1738.

Diputación de Lugo. 

La Diputación Provincial de Lugo es una institución pública que presta servicios directos a los ciudadanos y presta apoyo técnico, económico y tecnológico a los ayuntamientos de los 67 municipios de la provincia de Lugo, en la comunidad autónoma de Galicia, España. Además, coordina algunos servicios municipales y organiza servicios de carácter supramunicipal. Tiene su sede central en la ciudad de Lugo.

La Diputación de Lugo fue creada en el año 1836, como consecuencia de la organización de España en provincias. En aquella época ejerció competencias en materia de obras públicas, educación, beneficencia, así como funciones intermedias entre los municipios y la administración del estado.

En el año 1979 se constituyó como organismo democrático a la par del proceso de transición que se desarrollaba en España.

Integran la Diputación Provincial, como órganos de Gobierno de la misma, el Presidente, los Vicepresidentes, la Corporación, el Pleno y las Comisiones informativas.

(12/10/2017)

304. Dedal VIGO // VIGO´s Thimble

PicsArt_10-30-12.18.13

Dedal “Paseando por” Vigo. Pontevedra.

Ya para terminar con los dedales de la ciudad de Vigo que tengo en mi colección por el momento, os quiero enseñar este perteneciente a la colección “Paseando por“. Es un dedal de porcelana en el que podemos observar una panorámica de los diferentes monumentos que podemos encontrar en la ciudad de Vigo. A continuación, os detallaré cada uno de ellos y os dejaré unas pinceladas de información sobre ellos.

Museo Municipal “Quiñones de León”.

El museo municipal de VigoQuiñones de León” (oficialmente y en gallego Museo da CidadeQuiñones de León“, conocido como museo Quiñones de León, es un museo de Vigo. Contiene una de las mejores colecciones permanentes de pintura gallega, así como una interesante sección de arqueología. Está ubicado en el pazo de Castrelos, uno de los pazos arquitectónicamente más sobresalientes de Galicia, edificio cuyo origen es el antiguo pazo de Lavandeira, levantado en 1670, años después de la fundación del capitán Juan Tavares en 1665. Está rodeado por jardines de influencias francesas e inglesas. El museo se inauguró el 22 de Julio de 1937.

En la planta baja se conserva la ambientación de antigua residencia de los marqueses donantes del pazo con mobiliario y decoración de época y la exposición permanente de pintura europea de los siglos XVII y XVIII legada por Policarpo Sanz.

Cuenta con algunas piezas relevantes de pintura clásica italiana, holandesa, flamenca, española y francesa de los siglos XV-XIX del legado de Policarpo Sanz.

Plaza de España.

La Plaza de España está en la entrada de la carretera de Ourense a la ciudad de Vigo. Se trata de una plaza que organiza el tránsito de vehículos a su entrada a la ciudad, por medio de varios carriles organizados alrededor de ella.

La Plaza está entre el centro de la ciudad y el puerto, la estación de ferrocarril y la Gran Vía.

La Plaza de España tiene un gran diámetro y está presidida por un monumento que, se ha convertido en un símbolo de la ciudad de Vigo.

El monumento de Los Caballos (Os Cabalos, en gallego) fue realizado en 1991 por el escultor Juan José Oliveira Viéitez. Se trata de cinco caballos que ascienden por un torrente de agua en espiral. El monumento, realizado en bronce, con casi 20 metros de altura juega con las curvas y la fuerza expresiva de los animales. A los pies de la escultura hay un estanque de 10 metros de diámetro.

La escultura pretende homenajear a los caballos salvajes que poblaban el monte del Castro en la antigüedad y que aún hoy pueden hallarse en los montes de los alrededores de la ciudad.

Plaza de América.

La Plaza de América se encuentra al final de la Gran Vía de Vigo. Es una de las plazas más conocidas de la ciudad. Es el punto de partida de muchas rutas para recorrer por la ciudad.

Está presidida por una escultura en granito rosa de Porriño, la Puerta del Atlántico, realizada en 1991 por el escultor Silverio Rivas. Se trata de un homenaje a los gallegos que salieron desde Vigo hacia América.

Integrado por tres elementos, el principal es el arco que simboliza la puerta y está enclavado en un estanque circular de 38 metros de diámetro, en medio de la Plaza. La puerta pesa más de 400 toneladas y tiene 14 metros de altura. La fuente representa el océano Atlántico que enlazaba los dos continentes en el viaje de los inmigrantes.

Los otros dos elementos se sitúan en la Gran Vía y en el inicio de la avenida Castelao. Las tres piezas son complementarias y proceden del mismo bloque de piedra que se trabajó en la cantera de Atios.

La plaza es uno de los principales puntos de referencia del municipio. Allí mismo celebra sus triunfos deportivos el club de futbol de la ciudad, el Celta de Vigo.

Puente de Rande.

El puente de Rande es un puente atirantado inaugurado en 1978 que une los municipios de Redondela y Moaña, márgenes del estrecho de Rande, en la ría de Vigo a 9 kilómetros de la ciudad de Vigo y a 18 kilómetros de la ciudad de Pontevedra. Fue proyectado por el ingeniero italiano Fabrizio de Miranda, el español Florencio del Pozo (que también se encargó de la cimentación) y por Alfredo Passaro.

Costó 3658 millones de pesetas en el momento de su construcción. Desde su apertura al tráfico en 1981, han pasado por él 231 millones de vehículos, soportando actualmente un tráfico de unos 50.000 vehículos diarios.

Forma parte de la autopista del Atlántico y se encuentra en el kilómetro 148 de la misma.

Dimensiones. Mide 1604 m de longitud total, aunque en esta cifra se combinan los tramos de puente sobre pilares y el puente atirantado propiamente dicho, que mide 694.98 m. El vano central mide 401 m y los dos vanos laterales del tramo atirantado miden 147 m cada uno. Los dos pilares que sostienen el tramo atirantado tienen forma de H y una altura total de 118.60 m.

En el momento de su inauguración era el puente atirantado de mayor longitud del mundo. Además era el puente, de cualquier tipo, más largo de España, después del puente-Sifón Santa Eulalia de Huelva con una longitud de más de 2000 m. El puesto como mayor puente atirantado de España lo cedió al puente Ingeniero Carlos Fernández Casado (con un vano central de 440 m) en 1983, aunque la longitud total de este es inferior a la del de Rande y en cuanto a longitud total también ha sido superado por otros tipos de puentes. A pesar de ello sigue siendo una obra de ingeniería emblemática de la ría de Vigo.

Peaje en sombra. Hasta el año 2006 fue un tramo exclusivamente de peaje. En mayo de ese año, pasó a ser un tramo de Peaje en sombra, financiado al 50% por la Administración General del Estado y al 50 % por la Xunta de Galicia.

Obras de ampliación. Debido al aumento de tráfico sobre el mismo y el riesgo de congestión que supone, desde 2011 existía un proyecto aprobado pendiente de ejecución para ampliar el puente con dos tableros laterales por el flanco exterior de los pilares principales, añadiendo de este modo un nuevo carril completamente aislado del resto de la autopista en cada sentido de circulación. Finalmente, en Febrero de 2015 se han iniciado los trabajos de ampliación de los terceros carriles, con una inversión estimada de 107,9 millones de euros.

Centro Cultural “Caixa Vigo”.

Edificio a dos fachadas, de corte modernista, construido en 1891 por Francisco Solleiro Negrete, sobre planos del arquitecto Manuel Felipe Quintana. En 1990 se procedió a su rehabilitación para convertirlo en la Fundación Caixa Galicia.

La Obra Social de Caixa Galicia tiene el objetivo de mejorar la calidad de vida de la población, fomentando la participación, el voluntariado, el asociacionismo y acercando las nuevas tecnologías al conjunto de la sociedad. Contribuye a la formación e integración de niños y jóvenes; realiza acciones de solidaridad internacional y de protección del medio ambiente; además de colaborar con un gran número de instituciones públicas y de entidades no lucrativas, realizando acción social compartida. La Obra Social desarrolla actividades de promoción de la cultura en todas sus manifestaciones, la investigación, la ciencia, el arte, la creación de capital humano…

En once localidades de las cuatro provincias gallegas, la Obra Social cuenta con 25 sedes permanentes en las que se desarrollan una gran parte de las actividades socioculturales: centros para mayores, centros infantiles y juveniles, edificios multiusos, salas de exposiciones y conferencias, bibliotecas, centros de nuevas tecnologías.

Por último, y como siempre, me queda deciros donde compré este dedal. Este dedal fue comprado en la misma tienda de souvenirs en donde compré muchos de los otros que ya os enseñé en este mismo blog de la ciudad de Vigo. Esta tienda se llama Bazar Guay, y la podemos encontrar en el “Mercado da Pedra“.

(28/10/2015)

296. Dedal FERROL // FERROL´s Thimble

PicsArt_12-01-12.40.20

Dedal talla XL Ferrol, La Coruña.

En la entrada de hoy os voy a enseñar el último dedal que me queda por enseñaros de la ciudad de Ferrol. En este dedal podemos observar diferentes edificios y monumentos que están presentes en la ciudad. A continuación, os dejo información sobre todos los que están representados en el dedal.

Edificio del Arsenal.

El arsenal militar de Ferrol es uno de los lugares más importantes y emblemáticos de la ciudad, pues está íntimamente ligado a la historia de Ferrol, convertida en un centro naval y militar de primer orden.

Fue Felipe V y posteriormente Fernando VI y Carlos III quienes impulsaron la construcción de este gran arsenal y astillero real para convertir la ciudad en capital del departamento militar del noroeste de España. Fueron los arsenales y astilleros más modernos de España, y Ferrol se convirtió en una de las primeras ciudades industriales de Galicia.

El arsenal consta 240.000 m2 dividido en dos zonas: El Arsenal del Parque (primera construcción, de carácter militar) y el Arsenal de los Diques (industrial, donde se construían los buques). La mayoría de los edificios se siguen utilizando hoy en día por la Armada, y todo el recinto está cerrado y vigilado por personal militar, salvo una pequeña zona en la zona del arsenal de los diques (Edificio de Herrerías) que puede visitarse, ya que en ella se encuentran el Museo de Anclas, el Museo Naval y el museo de la Construcción Naval.

Las zonas más destacables del Arsenal son:

  1. Puerta del Parque. Comunica la zona vieja con el Arsenal. Fue construida durante el reinado de Isabel II por su visita a la ciudad en 1858.
  2. Plaza y Sala de Armas. Se trata de una de las construcciones más importantes de la arquitectura militar en la ciudad, de inspiración neoclásica.
  3. La Cortina. Magnífica obra de más de 500 metros de murallas, con una impresionante zona de baterías de cañones emergiendo sobre las aguas.
  4. Dique de Sino. Inaugurada en 1879, constituyó en su tiempo uno de los diques más grandes del mundo.
  5. Museo Naval y Biblioteca de la Zona Marítima del Cantábrico. El Museo alberga una importante muestra de navíos a escala . La Biblioteca fue fundada en 1872 y conserva el más relevante fondo bibliográfico de la ciudad, con unos 30.000 volúmenes.
  6. Puerta del Dique. Comunica el Arsenal con el Barrio de la Magdalena.
  7. Edificio de las Herrerías. Albergó la antigua Escuela de Máquinas.

Concatedral de San Julián.

La antigua Iglesia española de San Julián de Ferrol, mediante bula de Juan XXIII alcanzó la categoría de concatedral el 9 de Marzo de 1959. No alcanzó la de catedral porque en su misma diócesis ya había otra catedral, la de Mondoñedo (Lugo).

Una de sus características principales es que no presenta planta de cruz latina sino una planta de cruz griega.

Jardines de Herrera.

Nada más cruzar la calle, frente a los jardines de San Francisco y el Parador de Turismo se encuentra la Plaza de Juan Sebastián Elcano, donde están los Jardines de Herrera. Se encuentran en un promontorio, en el interior de un baluarte defensivo de la ciudad, y es propiedad de la Armada. Desde aquí hay unas espléndidas vistas de la ría de Ferrol y del Arsenal. Los jardines están muy cuidados y, entre otras especies vegetales, hay muchos magnolios. Fueron proyectados por el ingeniero naval Andrés Comerma.

En los jardines de Herrera se encuentra el Parador de Turismo de Ferrol, un Hotel que recrea en su imagen la esencia de una mansión gallega con galerías acristaladas y un peculiar entorno marítimo. La decoración muestra en estancias y espacios comunes elementos náuticos, mapamundis e instrumentos de navegación. La escalera principal cuenta con un antiguo farol de barco y los motivos marineros abundan en los salones del Hotel.

En los jardines se encuentra un monumento, el Obelisco de Churruca, que conmemora a los héroes de la Batalla de Trafalgar. Inicialmente fue una fuente coronada por una urna funeraria, que estuvo ubicada anteriormente en la Plaza de Armas y luego fue trasladada aquí.

Desde los jardines de Herrera se ve el Arsenal militar.

Castillo de San Felipe.

El castillo de San Felipe fue una de las fortalezas militares de la ría de Ferrol. Se encuentra en la localidad de Ferrol, provincia de La Coruña, comunidad autónoma de Galicia. Fue construida en el siglo XVI.

Frente a este castillo, en la ría, se encuentra el castillo de La Palma y el castillo de San Martín (del que apenas se pueden apreciar hoy unas ruinas), ambos en el municipio de Mugardos. Entre el castillo de San Martín y el castillo de San Felipe se tendía una gruesa cadena en el mar que impedía la entrada de los navíos enemigos a la ría de Ferrol.

Construcción. En el año 1557 se comienza la construcción del castillo auspiciada por Felipe II, del que toma su nombre, y es entre los años 1731 y 1755 cuando el ingeniero Francisco Montaigu se encarga de diseñar una serie de reformas entre las que destaca la construcción de un hornabeque, el foso y el proyecto de la puerta principal. Su diseño está basado en las enseñanzas técnicas de Vauban y en la adaptación al terreno.

Descripción y características. Basado en las ideas de Vauban su forma viene dada, tanto por el canal de entrada marítimo, como por la orografía del terreno y en ella podemos apreciar una geometría bastante regular, con el hornabeque como elemento central, poseía una planta en punta de flecha, dirigiendo hacia el mar una doble línea de fuego organizada en dos pisos; y proyectando hacia su frente de tierra un gran hornabeque. Uno de los defectos de éste baluarte es que estaba dominado por las alturas circundantes lo que le hacia parcialmente vulnerable en un ataque terrestre.

Función. Su función consistía en la defensa del puerto de Ferrol apoyado por los castillos de Nuestra Señora de La Palma y el de San Martín, que se encontraban en la orilla opuesta (orilla sur). Entre éste último castillo y el castillo de San Felipe se tendía una cadena en caso de ataque enemigo para evitar la entrada de sus navíos en la ría.

Historia. Los orígenes de la fortificación de San Felipe se remontan al siglo XVI, en plena lucha por la hegemonía marítima de los países europeos. Ferrol, como punto estratégico para el reaprovisionamiento de los buques de la Armada Real, necesitaba un sistema defensivo eficaz frente a las pretensiones de los almirantes ingleses y franceses. Así en el año 1557 se comienza la construcción de éste baluarte y de otros dos, el de La Palma y el de San Martín. En 1588, debido a un temporal, parte de las naves que formaban la Gran Armada de Felipe II buscó refugio en la bahía de Ferrol. En 1594 la armada inglesa intentó apoderarse de Ferrol fracasando en el intento, al igual que en 1639 durante el ataque francés al mando del almirante Henri D’Escobleau cuando los tres fuertes demostraron su eficacia.

El 25 de Agosto de 1800 tiene lugar un intento de apoderarse de Ferrol y destruir los astilleros por parte de una armada inglesa durante la batalla de Brión con más de cien barcos y 15.000 hombres, mandados por el contralmirante Warren. Durante aquellos combates se envió una fuerza de 4000 soldados, que lanzaron tres oleadas contra el fuerte, siendo sucesivamente vencidas gracias al apoyo dado desde del fuerte de La Palma y de las cañoneras situadas en la ría lo que obligó a las tropas británicas a reembarcar. Tras la derrota inglesa, Napoleón lo celebró con la frase: “por los valientes ferrolanos”. Este ataque demostró que lo eficaz, más que el castillo propiamente dicho, había sido el diseño de unas fortificaciones, que además de bloquear completamente el paso de las armadas enemigas, permitían una defensa en la que se apoyaban entre si.

En 1809 se produjo la ocupación francesa pero esta solo duró un mes.

A mediados del siglo XIX se construyó a ras de agua, una batería en el frente que daba al mar. Durante la Guerra Civil los detenidos tras el golpe, fueron concentrados y juzgados en consejo de guerra. Las ejecuciones se hacían en sus fosos.

Posteriormente fue prisión para soldados, mientras el castillo de La Palma quedó para oficiales. A finales de los años setenta ya prácticamente no tuvo cometido militar alguno. Únicamente quedó un mando y dos soldados para las labores imprescindibles de mantenimiento y control. En Septiembre de 1996 Defensa anunció la salida a subasta por un total de 164.900.000 pesetas. Tras quedar desierta, finalmente fue adquirido en el año 2000 por el Ayuntamiento de El Ferrol por 165.000.000 de pesetas.

Situación. El castillo de San Felipe se encuentra en la provincia de La Coruña, comarca de Ferrol, municipio de Ferrol, parroquia de Brión, a 58 kilómetros de La Coruña. El castillo se encuentra bordeando la ría y guardándola, frente con frente, con el castillo de La Palma.

Protección. Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de Abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

Este dedal de porcelana de talla XL lo compré en un estanco de la ciudad en el que tienen un montón de recuerdos, además de lo propio que se vende en un estanco y muchas otras cosas para regalar. En este estanco ya compré otros dedales de la ciudad y el que me faltaba por conseguir era este grandote. El estanco en cuestión se llama “Estanco El Guajiro“, y lo podemos encontrar en la Calle María de la ciudad.

(01/12/2015)

283. Dedal PONTEVEDRA // PONTEVEDRA´s Thimble

PicsArt_12-10-05.57.05

Dedal panorámico de Pontevedra.

En esta entrada quiero enseñaros otro de los dedales que me traje el pasado mes de Diciembre de la provincia de Pontevedra. Este en concreto es un dedal de la ciudad de Pontevedra, sólo tengo este de esta ciudad porque tan sólo encontré una tienda abierta que tuviera dedales de souvenir.

Pontevedra es una ciudad y municipio de España, capital de la provincia de Pontevedra, a la que da nombre. Se ubica en el noroeste de la Península Ibérica y pertenece a la comunidad autónoma de Galicia.

Pontevedra es una ciudad administrativa, turística y de servicios. Es la gran ciudad histórica y monumental de la provincia de Pontevedra y de las Rías Bajas; ciudad de arte e historia, posee un centro histórico que tras el de Santiago, es el más importante de Galicia. En noviembre de 2014 le fue concedido el galardón mundial ONU-Hábitat, entregado en Dubái (Emiratos Árabes Unidos) que la reconoce como una de las ciudades europeas más cómodas para vivir, especialmente en materia de calidad urbana, movilidad y accesibilidad. En 2015 le fue concedido por el mismo motivo el premio de excelencia urbana del Center for Active Design en la ciudad de Nueva York  y el premio Ciudad de Movilidad Inteligente Euro-China 2015 entregado en Hong Kong.

Pontevedra tiene una población de 82.946 habitantes (INE 2014) y es la cabecera de la comarca de Pontevedra y de una aglomeración en torno a la Ría de Pontevedra que, constituye con otros municipios limítrofes el Área metropolitana de Pontevedra. El Área metropolitana de Pontevedra está formada además de la capital provincial por los municipios de Poyo, Marín, Sangenjo, Cotobad, Vilaboa, Sotomayor, Puentecaldelas y Campo Lameiro. A éstos se suman por su relación con la ciudad el municipio de Bueu, también en la Ría de Pontevedra, y los municipios limítrofes de Barro y el de A Lama, pertenecientes a la comarca de Pontevedra con lo que la población del Área Metropolitana asciende a 186.674 habitantes. Según el Instituto Gallego de Estadística (IGE) la de la capital pontevedresa es la única área urbana gallega que crecerá en habitantes a nueve años vista (2023). Pontevedra se ha situado al frente del crecimiento demográfico en Galicia durante la crisis e incrementa continuamente su población frente a la pérdida de habitantes o estancamiento de las otras grandes ciudades gallegas.

El término municipal limita al norte con los de Barro y Moraña, al noreste con el de Campo Lameiro, al este con el de Cotobad, al sureste con el de Puentecaldelas, al sur con el de Sotomayor, al suroeste con los de Vilaboa y Marín, al oeste con el océano Atlántico (ría de Pontevedra) y el municipio de Poyo, al noroeste con el municipio de Meis. Al sur, en el punto de El Castillo, la pequeña isla del Castillo también forma parte de su término municipal.

La ciudad, reconocida como capital de las Rías Bajas, está enclavada en el margen izquierdo del río Lérez, en un estuario, en la desembocadura del río Lérez en la ría de Pontevedra. Es también conocida como la Ciudad del Lérez y la “Boa Vila“.

En este dedal de porcelana podemos observar una panorámica en blanco y negro con edificios y monumentos propios de la ciudad de Pontevedra. A continuación, os voy a hablar sobre cada uno de los edificios que encontramos en este dedal.

Convento de San Francisco.

El Convento de San Francisco es un convento franciscano de Pontevedra, situado en el centro de la ciudad. En la actualidad está ocupado por cuatro monjes.

Historia. Segundo la tradición, el convento fue fundado por Francisco de Asís, que paró en Pontevedra mientras hacía la ruta Portuguesa del Camino de Santiago. La llegada de la orden franciscana a la ciudad tuvo lugar posiblemente en el último tercio del siglo XIII, siendo la edificación construida entre 1310 y 1360, contando con la ayuda económica de los herederos del Padre Gómez Chariño en un solar de la casa de Soutomaior, en aquella época aún fuera del perímetro de la muralla de la ciudad.

La opulencia de esta construcción provocó envidia en los miembros de la orden dominica instalados en la ciudad, que acabaran su iglesia diez años antes, y que decidieron iniciar en 1380 la construcción de otra iglesia mayor que la franciscana, con cinco ábsides. En 1362 se inició la construcción de la cabecera de la iglesia de las monjas clarisas en la ciudad, similar a la de San Francisco, pero de menor tamaño. Además de estas tres construcciones, la iglesia parroquial de San Bartolomé fuera ampliada entre 1337 y 1339. Este gran apogeo en la construcción se debió al gran número de donaciones económicas procedentes de familias pudientes, temerosas de la muerte procedente de la peste bubónica que inundó Europa en esa época.

La iglesia es de estilo gótico tardío o ojival, y fue declarada monumento histórico-artístico en 1896. Tiene planta de cruz latina, con nave única, crucero, cubierta de madera y cabecera con tres ábsides poligonales, cubiertas con bóvedas de crucería.

El edificio que ocupa la Delegación de Hacienda fue construido en 1800, e incluye la puerta de Santo Domingo de la antigua muralla de la ciudad, del siglo XIII.

En su interior están las tumbas del Padre Gómez Chariño, Xoán Feijoo de Soutomaior, y Paio de Montenegro.

Después de la desamortización de Mendizábal el recinto quedó deshabitado, siendo propiedad del Ayuntamiento. El 15 de Enero de 1909, el padre Luis María Fernández Espinosa y cinco religiosos más volvieron habitar el recinto, con un contrato de alquiler de 25 años, a 250 pesetas por año. En 1930 el templo fue cedido por la Real Orden.

En un noche de verano de 1995 el templo sufrió un incendio, siendo restaurado poco tiempo después.

En este convento está el comedor de San Francisco, que de lunes a sábado da de comer a un buen número de necesitados.

Basílica de Santa María.

La iglesia de Santa María la Mayor de Pontevedra, es una iglesia católica, datada en el siglo XVI, que desde 1962 es Basílica, por decreto del Papa Juan XXIII. Actualmente, está considerada como BIC (Bien de Interés Cultural, con número de identificación RI-51-0000828) y fue declarada Monumento histórico-artístico perteneciente al Tesoro Artístico Nacional mediante decreto de 3 de junio de 1931.

Historia. Pontevedra no es sede de obispado por lo que no hay en ella una catedral, quizás por esta razón la iglesia, hoy basílica de Santa María es considerada como la iglesia principal de Pontevedra. Se ubica en el casco antiguo de Pontevedra, en la llamada Avenida Santa María, 24; justo en el mismo sitio donde antiguamente se erigía una pequeña iglesia románica, que se derribó al llegar el siglo XV. Su construcción se debe al encargo realizado por el Gremio de Mareantes, entidad civil más antigua de Pontevedra y gremio de mar más antiguo de toda España. Se construyó siguiendo los planos de Juan de los Cuetos y Diego Gil, entre otros (Cornielis de Holanda, Mateo López, Sebastián Barros, Domingo Fernándes y Juan Noble).

Se trata de un edificio de estilo gótico, con influencias del estilo manuelino portugués.

Externamente destacan sus fachadas. La principal, orientada a oeste, presenta una amplia escalinata para acceder a ella. Tiene estructura en forma de retablo, con tres cuerpos abundantemente decorados (siguiendo el estilo plateresco), obra del maestro Cornielis de Holanda y Juan Noble, y datada en 1541. La puerta se sitúa en el cuerpo central y presenta un arco de medio punto enmarcado por las esculturas de San Pedro y San Pablo. En la parte superior a la puerta se puede contemplar un relieve de la dormición de la Santísima Virgen; y por encima de él decoración sobre la base de medallones en forma de conchas de vieiras, así como esculturas de santos, personajes bíblicos e incluso históricos; y, todavía más alto, un rosetón (responsable de la iluminación del espacio interior), simbolismo del cielo. La fachada se ve coronada por un Calvario y por último la crestería típica del estilo manuelino portugués. Como dato anecdótico comentar que entre las figuras de los santos que aparecen en la decoración de esta fachada, se pueden distinguir los bustos de Cristóbal Colón y Hernán Cortés que están situados a los lados del rosetón.

También presenta una fachada en la cara sur del edificio, con un arco de medio punto con jamba pétrea decorada barrocamente y en ella destaca el crucero de dimensiones considerables. También presenta crestería manuelina coronando los muros y el ábside del templo, el cual presenta un gran ventanal decorado siguiendo el estilo manuelino.

Respecto al interior, la iglesia presenta planta basilical con tres naves (la central con predominio de estilo renacentista, mientras que las otras dos, al igual que las capillas, están influidas por el estilo tardogótico) y capillas laterales.

La cubierta de las naves, así como de las capillas laterales se ejecuta mediante bóvedas de crucería, de entre las cuales hay que destacar la que fue llevada a cabo por parte de Diego Gil en el año 1522.

En la conocida como Capilla Mayor se puede contemplar un retablo de madera de castaño y nogal, de fábrica moderna, ya que se puede datar entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX, obra de escultor gallego creador de una escuela de talla en Santiago de Compostela, Máximo Magariños, que realizó también el púlpito, así como catorce cuadros con bajos relieves que forman las catorce estaciones del Vía Crucis de la iglesia.

Otras capillas dignas de mención son:

  • Capilla del Cristo, que también se le conoce como Capilla del Buen Jesús e incluso de la Angustia. En ella se puede contemplar un altar de estilo barroco, datado en el siglo XVIII y obra de José Ferreiro. Esta capilla tiene una inscripción en la que se indica que la fundación de la misma se debe a la familia Barbeito Padrón en 1525, razón por la cual en ella están enterrados además de los fundadores (el matrimonio formado por Juan de Barbeito y Teresa Álvarez Figueroa), otros miembros de esta familia.
  • Capilla de las Angustias, en la que hay una imagen de la Virgen de las Angustias, un escudo de los Fonseca y donde reposan los restos de Bartolomé Sarmiento.
  • Capilla de la Purísima, con su retablo de madera (en el que se venera la imagen de la Virgen de la Esperanza, conocida como la Virgen de la O, que es la patrona de Pontevedra ciudad) con cinco Tablas datadas en 1500 y obra del escultor portugués Atayde.
  • Capilla de la Trinidad, con un altar semejante al de la capilla del Cristo, pero con simbolismos y esculturas referentes al Padre, Hijo y Espíritu Santo (Santísima Trinidad). Además en él podemos ver una talla de Nuestra Señora con el Niño, de escasas dimensiones, que se sitúa sentada sobre el Arca de Noé, la cual se utiliza de Sagrario. Además lateralmente presenta las imágenes en madera policromada de los apóstoles Pedro y Pablo.
  • Altar de la Virgen Dolorosa, en el que hay un retablo barroco en cuya parte inferior y dentro de una urna acristalada se puede ver un Cristo Yacente.

La Peregrina.

La iglesia de la Virgen Peregrina es un edificio religioso localizado en la ciudad de Pontevedra. Consiste en una capilla de planta en forma de vieira que está situada al pie del Camino de Santiago Portugués.

Se empezó a construir en 1778 y se trata de una de las edificaciones más simbólicas y relevantes de la Ciudad de Pontevedra. Está dedicada a la Virgen que, según la tradición, guiaba a los peregrinos desde Bayona hasta Santiago.

La iglesia acoge la imagen de la Virgen de A Peregrina (siglo XIX), patrona de la provincia de Pontevedra y, a su vez, del Camino Portugués.

Declarada monumento histórico-artístico en 1982, mezcla un barroco tardío con formas neoclásicas, como su retablo mayor, erigido en 1789. La forma de su planta está inspirada en una concha de vieira, símbolo por antonomasia de los peregrinos, con finalización en cruz. Esta forma circular se asocia a la tipología imperante en los templos portugueses de la época. Fue declarada Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento el 13 de octubre de 2011.

Historia. El origen de la capilla hay que buscarlo en una imagen de la Virgen así vestida y que unos peregrinos franceses trajeron hasta Pontevedra. En la ciudad llamó tanto la atención que se fundó una Cofradía para rendirle culto. El germen de la Capilla se remonta pues al año 1753, año en el que se fundó una congregación dedicada al culto de la Virgen del Camino (Camino de Santiago Portugués), que posteriormente dio lugar en la Congregación de nuestra Señora del Refugio la Divina Peregrina.

En 1757 se elaboró un altar para la imagen de la Virgen Peregrina en la ya existente Capilla de Nuestra Señora la Virgen del Camino, lo que con el paso del tiempo se tradujo en la aparición de problemas propios de tener dos imágenes con diferente tutela (recogida de limosnas, repique de campanas…) entre la Cofradía de la Peregrina y la de la Virgen del Camino, propietaria del templo.

La justicia y el gobierno municipal, por estos y otros motivos, ordenó sacar la imagen y el retablo del templo, que se trasladaron a una nueva capilla de madera en un solar extramuros, junto a la Puerta de Trabancas. Dos años más tarde, al abrirse una cantera en un monte propiedad de uno de los miembros de la congregación en San Amaro de Moldes se puso la primera piedra del santuario el 18 de junio de 1778, siendo costeada por la Cofradía de Nuestra Señora del Refugio y Divina Peregrina. Los planos fueron trazados por el maestro de obras Antonio Souto que era también sargento de milicias. Su construcción finalizó en 1792, año en el que se colocaron las campanas, la puerta, las vidrieras y más tarde el atrio, consagrado dos años más tarde. El 2 de agosto de 1794 tras dieciséis años de obras fue bendecida por el párroco de San Bartolomé.

Hacia 1795, debido a una gran tormenta que causó graves daños al templo, se derrumbó parte de su torre norte, y no fue arreglada hasta 80 años después (1873), momento en el que se instalaron también dos pararrayos. No sólo la Capilla sufrió cambios. El entorno en el que en un inicio se ubicó la capilla también ha cambiado hasta nuestros días. La ciudad sufrió una importante remodelación urbanística desde mediados del siglo XIX, y el atrio se sustituyó por una gran escalinata.

El almirante Casto Méndez Núñez donó una ostra de gran tamaño que trajo del Pacífico de uno de sus múltiples travesías que actúa como pila de agua bendita y que está situada en la entrada de la capilla. El reloj de la torre norte, fue instalado el año 1896, procedente del Hospital de San Juan de Dios que había sido demolido. También se instalaron en la Capilla las campanas del Hospital.

En 1981 se llevó a cabo la primera restauración del Santuario para reparar daños estructurales importantes (había grandes grietas en el edificio producidas por un desplazamiento de los cimientos). Fue llevada a cabo por César Portela y José Bar Boo. Su segunda restauración más importante se llevó a cabo el año 2008, restaurando vidrieras, muros, pintura o el reloj de la torre entre otros elementos.

El templo está administrado por la Cofradía de la Peregrina quien costeó su construcción y continúa conservándolo y manteniendo el culto.

Es una capilla de planta central. Su planta está inspirada en una vieira, símbolo característico de los peregrinos, dentro de la que está inscrita una cruz. La planta es redonda, pero al incluir el vestíbulo toma forma de concha vieira. La rotonda que forma el templo propiamente dicho se enmarca en cuatro pilastras estriadas, donde se sostienen unos arcos formeros rebajados sobre los que se asienta la cornisa volada. Sobre ella se alza una cúpula con lunetas y linterna. Posee cúpula, linterna y cupulina.

En el interior del templo el presbiterio, rectangular, está cubierto por una bóveda de arista. El retablo mayor, de corte neoclásico, se realizó en 1789 siguiendo el estilo de Melchor de Prado, si bien admitió variaciones por parte de su hermano Manuel y Juan Pernas Gambino. Remata en frontón con un relieve de la huida a Egipto y la imagen de la Virgen Peregrina con el Niño Jesús en brazos, vestidos ambos con esclavina, bordón de peregrino y portando calabaza. Destacan las pinturas de Santa Clara, de Polanco y una copia de la Virgen de San Onofre de Roma de Peruzzi. También es destacable la pila de agua bendita en el vestíbulo, configurada con una concha de molusco traída del Pacífico por Méndez Núñez.

La fachada principal, obra de Antonio Souto, con la colaboración de Bernardo José de Mier va precedida de un atrio con escalera, perimetrado por una balaustrada con pináculos. Al pie de la escalera se sitúa una fuente y una escultura de Teucro en la parte superior. El atrio y la fuente que preceden a la iglesia constituyen un conjunto urbanístico de singular tipismo y belleza.

La fachada barroca es convexa y tiene dos cuerpos. El inferior está adornado con pilastras y el superior con columnas corintias y acoge en lo alto en el interior de una hornacina la imagen de la Peregrina, patrona de la provincia de Pontevedra y a cada uno de sus lados también en hornacinas, las imágenes de Santiago y San Roque. Los tres están vestidos de Peregrinos. Las hornacinas tienen bóveda de vieira y están decoradas con orejeras. En lo alto presenta un frontón partido en el centro del cual está una escultura que es la imagen alegórica de la Fe. A uno y otro lado se alzan dos torres iguales que imprimen una singular esbeltez, prestancia y solemnidad al templo. El cuerpo bajo presenta la gran puerta de directriz semicircular, divida por un dintel y encima tres ventanas con frontones superiores, el central triangular y los laterales curvos.

La iglesia de la Peregrina se ha consolidado como símbolo de la ciudad de Pontevedra. En 2011 la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre (FNMT) la incluye como símbolo de la ciudad en el reverso de la moneda dedicada a Pontevedra dentro de la serie capitales de provincia, en la que incluye las 50 capitales de provincia y las dos ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. La moneda tiene la denominación de 4 Reales y está realizada en Plata de 925 milésimas. Cuenta con una tirada de 15.000 ejemplares y es presentada en un tríptico expositor enfundado en una faja con la moneda encapsulada y acompañada de certificado de autenticidad. La Fábrica Nacional de Moneda y Timbre la acompaña de la siguiente explicación:

El Santuario de la Virgen Peregrina, en el que se venera a Nuestra Señora la Virgen Peregrina, es uno de los edificios más representativos de la ciudad de Pontevedra. Construido en el siglo XVIII, su planta recuerda la forma de una concha de vieira, símbolo universal de la peregrinación a Santiago. Situado en el centro de la ciudad, en la ruta del Camino Portugués, fue construido con las aportaciones económicas de la Cofradía de la Virgen Peregrina y está declarado Bien de Interés Cultural.

La Sociedad Estatal Correos y Telégrafos de España la incluyó también el 12 de Diciembre de 2014 en el matasellos de la oficina postal principal de Pontevedra dentro de la colección de matasellos conmemorativos de capitales de provincia españolas. El lanzamiento de este matasellos se incluye en la campaña emprendida por Correos para colaborar en la difusión de imágenes de lugares y monumentos emblemáticos a través de los envíos postales.

Puente de los Tirantes.

El Puente de los Tirantes cruza el río Lérez en el Ayuntamiento de Pontevedra, entre la desembocadura del arroyo de Valdecorvos y la Casa de la Cultura.

Diseñado por Leonardo Fernández Troyano y Francisco Javier Manterola Armisen, fue construído en 1995. Hubo gran polémica, pues fue diseñado sin tener en cuenta las características del lugar de emplazamiento, lo que dio lugar a problemas para las traineras, que no pueden pasar por debajo de él en las pleamares.

Cuando hay viento los tirantes de acero hacen un ruido muy característico y espectacular.

Este dedal de la ciudad de Pontevedra fue comprado en la tienda “Agasallo“, que podemos encontrar paseando por las calles de la ciudad y llegando a la Plaza de la Peregrina. A un lado de esta plaza encontramos esta tienda.

(05/12/2015)

276. Dedal CUENCA // CUENCA´s Thimble

PicsArt_09-28-04.24.46

Dedal panorámica Cuenca.

 

En la entrada de hoy me gustaría enseñaros otro de los dedales de la ciudad de Cuenca que me traje de la visita a esta ciudad castellano manchega. En esta ocasión, os dejo este dedal de cerámica, en el que podemos observar una panorámica alrededor del dedal en la que podemos ver diferentes monumentos presentes en la ciudad, como por ejemplo: el Puente de San Pablo, las Casas Colgadas o la Catedral de Cuenca. A continuación, os dejo unas pinceladas de información sobre cada uno de los monumentos que podemos encontrar en la ciudad de Cuenca y también sobre la Ciudad Encantada, aunque esta no nos dio tiempo a visitarla. 

Puente de San Pablo.

El puente de San Pablo es un puente viga que cruza al río Huécar en la ciudad de Cuenca.

Fue construido entre 1533 y 1589 por iniciativa del canónigo Juan del Pozo originalmente en piedra, para salvar la hoz del Huécar, comunicando el Convento de San Pablo y el casco urbano.

Este primer puente se derrumbó, construyéndose en 1902 el puente de hierro y madera actual. El proyecto se realizó por el ingeniero de caminos valenciano José María Fuster y Tomás, y erigido por George H. Bartle, cuya fundición, también valenciana, contaba con gran renombre por aquella época, quedando inaugurado el 19 de abril de 1903. Es un puente rectilíneo, de 60 metros de flecha, apoyado en los pilares de arranque de sillería del puente anterior y, en el centro, en un puntal de hierro.

Parte del patrimonio de la ciudad de Cuenca, es uno de los mejores lugares desde los cuales observar las Casas Colgadas.

Casas Colgadas.

Las Casas Colgadas, también conocidas como Casas Voladas o Casas del Rey, es un conjunto de edificios civiles situados en Cuenca. En el pasado era frecuente este elemento arquitectónico en el borde este de la ciudad antigua, situado frente a la hoz del río Huécar, aunque hoy sólo perduran una pequeña parte de ellas. De todas, las más conocidas son un conjunto de tres de estas estructuras con balcones de madera.

Estas viviendas se denominan así por poseer una parte de ellas, los balcones, en voladizo, es decir, sin material sólido bajo ellas, sólo vacío o aire, aunque están fijadas a la pared de abajo hacia adentro por soportes diagonales para no derrumbarse.

De origen incierto, se tiene constancia de su existencia ya en el siglo XV. A lo largo de su historia han pasado por diversas remodelaciones, siendo la más reciente la realizada durante la década de 1920.

Han sido utilizadas como viviendas de uso particular y Casa Consistorial. Actualmente alojan el Museo de Arte Abstracto Español, de Cuenca, Fundación Juan March.

Viviendas similares en otras poblaciones. En otras localidades se encuentran también casas colgadas. Por ejemplo, también en España, se encuentran en Albarracín, Cantavieja, Castellfullit de la Roca, Frías, Gerona, Ronda y Tarazona. En algunas de estas viviendas no son los balcones los que quedan sobre el vacío sino parte del interior de los hogares, junto a las ventanas.

Catedral de Cuenca.

La catedral de Santa María y San Julián de Cuenca es el templo principal de la ciudad y la sede diocesiana de la diócesis de Cuenca, en la provincia eclesiástica de Toledo.

El 21 de septiembre de 1177, Alfonso VIII de Castilla conquista la ciudad de Cuenca y se constituye como sede episcopal en el año 1183.

El Rey don Alfonso, fizo y ordenó que la mezquita que los moros avían, mandó a los obispos que la consagraran… e puso por la suya mano de la Virgen María que a par de si traíba, e pasó e trasladó los obispados de Valeria y Arcas e puso la silla en la su ciudad de Cuenca.

Inspira la construcción de la Catedral, la esposa de Alfonso VIII, Leonor de Inglaterra o Plantagenet, hija del rey Enrique II Plantagenet de Inglaterra y de Leonor de Aquitania, duquesa de Aquitania y hermana de Ricardo Corazón de León. Por su dote, Leonor de Inglaterra o Plantagenet, condesa de Gascuña, viene acompañada por caballeros normandos que serán los que ejercerán su influencia sobre la fábrica de la catedral. En esta época, el estilo constructivo era el románico, pero la influencia normanda de la corte del rey Alfonso VIII decide la construcción de esta catedral, siendo la primera catedral gótica de Castilla, junto con la de Ávila. De estilo gótico ligado a los maestros de la Champaña francesa, las obras se iniciaron en el año 1196 y se concluyó en el año 1257. Sin embargo, como la mayoría de los edificios religiosos, ha sufrido transformaciones a lo largo de los siglos: en el siglo XV se reconstruyó la cabecera gótica, el exterior de la catedral se renovó casi por completo en el siglo XVI y en el siglo XVII se construyó la capilla del Sagrario y se reformaron la fachada y las torres, en un estilo barroco. En el siglo XVIII se construyó el nuevo altar mayor y, ya a principios del siglo XX a causa de un derrumbe producido en 1902, se reconstruyó la fachada siguiendo el estilo original.

Lo más destacado del edificio es que pertenece a un planteamiento muy inicial de la arquitectura gótica, estrechamente relacionado con el arte anglonormando y franconormando del siglo XII francés, como las catedrales de Soissons, catedral de Laon y París.

Inicialmente, se comenzó una cabecera más bien románica, con cinco ábsides escalonados, transepto y tres naves en el cuerpo principal. Las obras se desarrollaron en el siglo XIII en el que se construyó el triforio, con ventanales moldurados y decorados con estatuas de ángeles y un óculo superior. Las bóvedas son de crucería sexpartita.

En el siglo XV se reconstruyó la cabecera para abrir una doble girola de bellísima factura. En cuanto al interior hay que señalar que en el siglo XVIII el cabildo de la Catedral reclamó los servicios del arquitecto Ventura Rodríguez para levantar un Transparente (ventana de cristales que ilumina y adorna el fondo de un altar) que rivalizara con el levantado por Narciso Tomé en la catedral de Toledo. Rodríguez lo situó en un ambulatorio gótico, de forma que resplandeciera gracias a la iluminación posterior e indirecta, por cuyo medio se consiguen unos espectaculares efectos.

En el siglo XVIII se construyó el nuevo altar mayor, cuyas estatuas del retablo se deben al trabajo de Pasquale Bocciardo y, ya a principios del siglo XX, debido al derrumbe de la torre del Giraldo, de la fachada y de parte de la crucería, siguiendo referencias antiguas, se reconstruyó la fachada, obra neogótica de Vicente Lampérez, inspirándose en la fachada de la catedral de Reims. El proyecto de Vicente Lampérez era levantar dos altas agujas gemelas y completar los óculos ojivales del frente en el mismo estilo que las interiores. Sin embargo, debido a la oposición de varios arquitectos respecto a los peligros de introducir elementos extraños a los originales, estas obras no llegaron a terminarse puesto que tras las primeras alzadas quedaron suspendidas sin que se terminaran las torres laterales. No obstante, permanecen los planes de concluir la Catedral una vez se llegue a un criterio arquitectónico integral.

Las últimas intervenciones hasta el momento han sido completar las vidrieras desaparecidas con vitrales abstractos a inspiración de las ventanas abstractas instaladas en la Catedral de Colonia en Alemania, según diseños del pintor Fernando Zóbel y más recientemente la restauración integral del claustro del siglo XVI.

Al coincidir el descubrimiento de América, en el año 1492, durante el desarrollo de la obra hizo que en ella se esculpieran animales propios de las nuevas tierras descubiertas haciendo de la iconografía conquense especial y distinta a la de otras catedrales. Teniendo en cuenta estos conceptos, la iconografía que presenta la Catedral de Cuenca es de tipo fantástico, mitológico y de figuras humanas, intercalando entre ellas iconos de tipo vegetal como hojas, tallos, frutos y vástagos serpenteantes a lo largo de los tallos. Sin embargo, lo que realmente la distingue del resto, son esos animales que sin ser conocidos en occidente están presentes en sus arcadas góticas de finales del siglo XV, tales como el armadillo, el pez globo y la tortuga.

Tormo alto de la Ciudad Encantada.

La Ciudad Encantada es un paraje natural español de formaciones rocosas calcáreas o calizas formadas a lo largo de miles de años. Se localiza cerca de Valdecabras, en el término municipal de Cuenca, en una amplia zona de pinares de la parte meridional de la serranía conquense y a una altitud de 1.500 metros. Está ubicada en una finca privada a la cual se puede acceder previo pago de 4€.

Fue declarada Sitio Natural de Interés Nacional el 11 de junio de 1929. La acción del agua, el viento y el hielo ha hecho posible este fenómeno kárstico. La heterogeneidad de las rocas en cuanto a su morfología, composición química y grado de dureza es lo que ha permitido el desgaste desigual de las mismas por los elementos atmosféricos, dando como resultado una muestra sorprendente de arte pintoresco proveniente de la misma naturaleza. A las caprichosas y espectaculares formaciones existentes hay que sumar lapiaces, torcas y sumideros.

Comparte estas características especialmente con “Los Callejones“, paraje ubicado en el término municipal de Las Majadas. Ambos lugares forman parte del Parque Natural Serranía de Cuenca, creado mediante la Ley de la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha 5/2007.

Las formaciones rocosas de la Ciudad Encantada son formaciones de modelado kárstico, cuyo origen se remonta al periodo Cretácico, hace aproximadamente 90 millones de años. En el Cretácico, el mar de Thetis cubría gran parte de lo que actualmente es la Península Ibérica y la zona que hoy conforma la Ciudad Encantada formaba parte del fondo. Era una zona de aguas tranquilas donde existió una importante deposición de sales, principalmente carbonato cálcico, provenientes de los esqueletos de los animales de la zona y de la porción disuelta en el agua.

Al final del Cretácico, la orogenia alpina originó la elevación del terreno, pasando a formar parte de la tierra emergida parte de la superficie que antes eran fondo marino. Los bancos de carbonato cálcico convertidos en piedra caliza quedaron expuestos a los agentes atmosféricos, como la lluvia, los cambios de temperatura, y a los agentes biológicos, como la acción de los diferentes seres vivos, que fueron progresivamente erosionando la roca. La roca caliza es muy permeable y permite la infiltración del agua de lluvia. El agua, junto con la acción del anhídrido carbónico (CO2), disuelve la roca caliza aumentando aún más su porosidad y formando en su interior galerías, dando como resultado las formaciones de karst.

La Ciudad Encantada es un karst muy avanzado donde gran parte de la roca ha sido disuelta, la mayor parte de las galerías se han derruido al caer el techo de las cuevas y quedan sólo en pie los bloques de las zonas de piedra más resistentes que adquieren por la erosión formas caprichosas.

Existe un recorrido señalizado, de unos 3 kilómetros de longitud, de dificultad mínima, que se realiza en aproximadamente una hora y media, para visitar las diversas rocas y formaciones a las que se han dado nombres de animales y de objetos como el tormo alto (símbolo de la Ciudad Encantada), que se encuentra justo a la entrada del recorrido y fue el lugar donde el líder hispano Viriato fue incinerado.

El resto de figuras del itinerario actual son:

  • Los barcos.
  • El perro.
  • Cara de hombre
  • La foca.
  • El tobogán.
  • El puente romano.
  • Mar de piedra.
  • Lucha elefante cocodrilo.
  • El convento.
  • Hongos.
  • Teatro.
  • La tortuga.
  • Los osos.
  • Los amantes de Teruel.
  • La cara de Ariadna.

Este dedal como todos los anteriores, fue comprado en una de las tiendas de recuerdos que podemos encontrar en la ciudad vieja de Cuenca.

(26/09/2015)