181. Dedal CAMINO DE SANTIAGO // CAMINO DE SANTIAGO´s Thimble

Dedal porcelana Camino de Santiago, Sin dolor no hay recompensa.

Dedal porcelana Camino de Santiago, Sin dolor no hay recompensa.

En esta entrada seguimos con otro nuevo dedal, esta vez del Camino de Santiago, ya que desde que nos acercamos a Santiago a visitar la ciudad, tengo un montón de dedalitos de esta ciudad y del Camino que enseñaros.

Este dedal es un dedal de porcelana que como podéis ver está compuesto por tres imágenes diferentes como todos los dedales de esta colección. Ya os enseñé otros dedales de esta casa aunque no lo mencionara, estos dedales de dibujos pertenecen a la casa MentaLimón (M&L). Y son tan simpáticos, que cada vez que me encuentro con uno me lo traigo para mi colección.

En el tríptico que os dejo esta vez del dedal, podemos observar en la primera imagen un peregrino haciendo el Camino en uno de los primeros tramos con fuerza y energía, en la segunda imagen unos pies lastimados con tiritas después de ya llevar unos kilómetros caminados y por último, en la última imagen, una de las frases más citadas en el Camino de Santiago para muchos de estos peregrinos, “Sin Dolor No Hay Recompensa“.

El término peregrino (del lat. peregrīnus) se refiere en su significado más clásico al viajero que, por devoción o por voto, visita un santuario o algún lugar considerado sagrado. En su acepción más general es todo aquel que anda por tierras extrañas. En sentido estricto, para el español de religión católica, peregrino es aquel que se dirige a la Catedral de Santiago de Compostela a visitar la tumba del apóstol. Así, por el destino de su peregrinación, se lo diferencia de los caminantes que se dirigen a otros sitios de honda significación espiritual en el catolicismo: el romero, que lo hace a Roma, donde mora el papa, considerado sucesor de san Pedro, y el palmero, que se encamina a Jerusalén y en general a los Santos Lugares.

La concepción de la vida del hombre como una peregrinación es común a muchos pueblos y tradiciones. De hecho, el camino constituye una de las cuatro o cinco metáforas mayores primordiales, que pertenecen al acervo cultural de todos los tiempos. Se trata de un símbolo arquetípico, presente ya en las civilizaciones más antiguas y en la psique profunda de los seres humanos, y que se refleja en expresiones cotidianas relativas al llamado “camino de la vida”. Eso permite definir al hombre como un “animal itinerante”. De allí que la consideración de “la vida como peregrinación” se vincule en muchas culturas y religiones con la idea del origen transcendente del hombre, al tiempo que se consideran los tropiezos y caídas de los caminantes como una representación de sus fallos, carencias y errores. El deseo o su aspiración de retornar al estado inicial de inocencia o de pureza, le otorga al hombre un carácter de “extranjero en esta vida terrena”, a la vez que recuerda su condición de transitorio y perecedero en todos los pasos de la misma.

El poeta León Felipe expresó como pocos la experiencia de la peregrinación en los siguientes versos de “Romero solo”:

Ser en la vida romero,
romero sólo que cruza siempre por caminos nuevos.
Ser en la vida romero,
sin más oficio, sin otro nombre y sin pueblo.
Ser en la vida romero… sólo romero.
Que no hagan callo las cosas ni en el alma ni en el cuerpo,
pasar por todo una vez, una vez sólo y ligero,
ligero, siempre ligero.

Que no se acostumbre el pie a pisar el mismo suelo,
ni el tablado de la farsa, ni la losa de los templos
para que nunca recemos
como el sacristán los rezos,
ni como el cómico viejo
digamos los versos.
La mano ociosa es quien tiene más fino el tacto en los dedos,
decía el príncipe Hamlet, viendo
cómo cavaba una fosa y cantaba al mismo tiempo
un sepulturero.

No sabiendo los oficios los haremos con respeto.
Para enterrar a los muertos
como debemos
cualquiera sirve, cualquiera… menos un sepulturero.
Un día todos sabemos
hacer justicia. Tan bien como el Rey hebreo
la hizo Sancho el escudero
y el villano Pedro Crespo.

Que no hagan callo las cosas ni en el alma ni en el cuerpo.
Pasar por todo una vez, una vez sólo y ligero,
ligero, siempre ligero.
Sensibles a todo viento
y bajo todos los cielos,
poetas, nunca cantemos
la vida de un mismo pueblo
ni la flor de un solo huerto.
Que sean todos los pueblos
y todos los huertos nuestros.

Son atributos del peregrino el cayado, el camino, el manto, el pozo con el agua de salvación, la concha del peregrino. Sus significados son diversos:

  • el cayado o bastón simboliza a la vez la prueba de resistencia y de despojo;
  • el morral abierto es símbolo de humildad;
  • la concha del peregrino era el distintivo que traían aquéllos que regresaban de la peregrinación a Santiago de Compostela; entre otros significados, la concha simboliza la muerte y renacimiento.

En el catolicismo de la Edad Media se distinguían tres clases de peregrinos:

  1. Romeros, aquellos que iban a Roma.
  2. Palmeros, aquellos que iban a Jerusalén.
  3. Peregrinos propiamente dichos, aquellos que iban a Santiago de Compostela.

En general, implicaba una referencia a alguna forma de:

  • penitencia, autoimpuesta o impuesta sacramentalmente;
  • ampliación de una promesa;
  • penitencia o promesa en nombre de otra persona impedida por alguna razón de realizar la peregrinación.

El penitente emprendía el viaje como forma de expiación de sus faltas. Algunos penitentes llevaban el pecado escrito en una cédula que depositaban en el altar del santuario.

Los peregrinos solían llevar una vestimenta especial, sobre todo en lo referido a complementos que llegaron a constituir símbolos: el zurrón (morral o anapola, bolsa grande de pellejo, que regularmente usan los pastores para guardar y llevar su comida u otras cosas), el bordón o bastón, un sombrero de ala ancha, una capa con esclavina y la calabaza para almacenar agua o vino. También solían llevar como distintivo la famosa concha de peregrino o venera.

En el catolicismo, se considera al arcángel Rafael el patrono de los peregrinos.

Este dedal fue comprado en una de las tiendas de souvenirs que están presentes en la ciudad vieja de Santiago de Compostela.

(06/08/2015)

133. Dedal MADRID // MADRID´s Thimble

Dedal dibujos Madrid.

Dedal dibujos Madrid.

En esta entrada quiero enseñaros otro de los nuevos dedales que tengo desde hace muy poquito. Este dedal en concreto es de una serie de dedales que ya tengo alguno que otro en mi colección, ya que son unos dedales muy bonitos de la casa M&L. Pues bien, el dedal que os enseño en esta entrada, es un dedal de porcelana de la ciudad de Madrid. La tienda en donde fue comprado no puedo decírosla con exactitud, porque no lo fui a buscar yo, ya que lo compré indirectamente, pero si os puedo decir que fue en una de las tiendas de la Calle Gran Vía. Hace un tiempo, os enseñaba un dedal parecido a este, de la misma ciudad y os decía que aún me quedaba otro dedal que esperaba poder conseguir, y al fin aquí lo tengo. Como podéis ver en este dedal, aparecen representados dos monumentos y un edificio emblemáticos de la ciudad, como son la Fuente de Cibeles, la Puerta de Alcalá y el Estadio Santiago Bernabéu.

Ahora os voy a recordar alguna información sobre estos tres nombres emblemáticos, aunque sea repetir lo que ya he escrito en otras entradas de mi blog:

  1. Estadio Santiago Bernabéu. El Estadio Santiago Bernabéu es un recinto deportivo propiedad del Real Madrid Club de Fútbol, situado en pleno Paseo de la Castellana, en el distrito de Chamartín de Madrid. Se inauguró el 14 de diciembre de 1947 y su aforo actualmente es de 81.044 espectadores. En 2007 el estadio fue catalogado por la UEFA con la máxima distinción, “estadio élite”.
  2. La Puerta de Alcalá. La Puerta de Alcalá es una de las cinco antiguas puertas reales que daban acceso a la ciudad de Madrid. Se encuentra situada en el centro de la rotonda de la Plaza de la Independencia, diseñada por el urbanista Ángel Fernández de los Ríos en el año 1877. En el cruce de las calles de Alcalá, Alfonso XII, Serrano y Salustiano Olózaga, junto a las puertas del Retiro: Puerta de España, Puerta de la Independencia (entrada principal a los jardines del Retiro) y Puerta de Hernani. La puerta daba acceso a aquellos viajeros que entraban antiguamente a la población desde Francia, Aragón o Cataluña. En la actualidad es una puerta monumental que se encuentra ubicada junto a la Fuente de Cibeles y el Parque del Retiro. Fue construida por mandato de Carlos III en sustitución de otra puerta anterior que existía ya desde el siglo XVI. El diseño y obra pertenece al arquitecto italiano Francesco Sabatini. Compitieron con Sabatini otros proyectos por parte de arquitectos españoles: Ventura Rodríguez y de José de Hermosilla, siendo finalmente elegido personalmente por el Rey el diseño de Sabatini. Se trata de una puerta de estilo neoclásico y aspecto monumental similar a los Arcos de Triunfos romanos, se erigió mirando su exterior a oriente en el año 1778. La puerta ha sido posteriormente restaurada en cinco ocasiones en más de dos siglos de existencia, siendo la última a finales del siglo XX. La originalidad de su fábrica consiste en ser el primer arco de triunfo construido en Europa tras la caída del Imperio romano, siendo precursor de otros como el Arco de Triunfo de París y la Puerta de Brandeburgo en Berlín. Ha sufrido desde sus comienzos diversas transformaciones urbanísticas en su entorno. Pasando de ser la frontera exterior de Madrid, a un centro turístico de obligado paso que aparece insertada casi en el medio de la misma ciudad. Este cambio se ha debido al ensanche del siglo XIX a lo largo del barrio de Serrano y la prolongación de la calle de Alcalá. Finalmente es desde 1976 considerado por el Estado Español como un Monumento Histórico-Artístico, extendiendo su categoría a la misma Plaza de la Independencia. La puerta ya desde su ubicación final fue adquiriendo desde finales del siglo XVIII relevancia en el pueblo madrileño, y a finales del siglo XIX era ya uno de sus iconos más característicos que aparece en numerosas ilustraciones de la ciudad. Al ser uno de los monumentos más representativos, en su doble condición de mirada hacia el interior de la ciudad y al exterior de la misma. La Puerta de Alcalá ha servido como soporte para todo tipo de manifestaciones políticas y artísticas y en sus inmediaciones se han producido numerosos hechos históricos.
  3. La Fuente de Cibeles. La fuente de Cibeles (más conocida por el pueblo madrileño sencillamente como La Cibeles) se encuentra en la ciudad española de Madrid, en la plaza del mismo nombre. Se instaló en 1782 en el Salón del Prado, junto al Palacio de Buenavista, de cara a la fuente de Neptuno (actualmente en el centro de la plaza de Cánovas del Castillo, en el Paseo del Prado junto al Palacio de Villahermosa, actual Museo Thyssen-Bornemisza, y al Hotel Palace). Incluye a la diosa Cibeles, símbolo de la Tierra, la agricultura y la fecundidad, sobre un carro tirado por leones. La actual plaza se llamó al principio Plaza de Madrid y en el año 1900 tomó el nombre plaza de Castelar. En la actualidad está delimitada por los grandes edificios del Palacio de Buenavista (Cuartel General del Ejército), Palacio de Linares (Casa de América), Palacio de Comunicaciones (antes sede de Correos y actualmente de la Alcaldía de Madrid) y Banco de España. Lo curioso es que cada uno de estos monumentos pertenece a un barrio distinto de Madrid. Los encargados de su realización fueron Francisco Gutiérrez (figura de la diosa y el carro), Roberto Michel (los leones) y el adornista Miguel Ximénez, de acuerdo con el diseño de Ventura Rodríguez. La diosa y los leones fueron esculpidos en mármol cárdeno del pueblo de Montesclaros (Toledo), y el resto en piedra de Redueña, localidad enclavada a 53 km al norte de Madrid, cerca de la sierra de La Cabrera. El estar enclavada en un lugar tan céntrico, su ajetreada historia, e incluso tradiciones recientes como lugar de celebraciones deportivas de los triunfos del Real Madrid en todas las competiciones han contribuido a que sea uno de los más conocidos símbolos de Madrid a nivel mundial.

Comentaros también algo sobre el metro de la ciudad, ya que en la parte del dedal que aparece la Puerta de Alcalá, vemos representado el logo que nos podemos encontrar en las bocas de metro, no con la palabra Madrid, pero si con la palabra Metro. La red de Metro o de ferrocarril metropolitano de Madrid fue inaugurada el 17 de octubre de 1919 por el rey Alfonso XIII, constando aquella Línea 1 del trayecto entre las estaciones actuales de Cuatro Caminos y Sol, ambas inclusive, aunque entonces había una estación más en su recorrido (actualmente la estación-museo de Chamberí).

La red cuenta con 238 estaciones, de las que 200 son sencillas, en 27 trasbordan dos líneas, en 10 tienen parada tres líneas y la estación de Avenida de América que sirve de transbordo a cuatro líneas. En tres de esas estaciones (Tres Olivos, Estadio Olímpico y Puerta de Arganda), se hace cambio de tren dentro de una misma línea, y en 21 paradas hay correspondencia con la red de Cercanías Madrid de Renfe. Si se tienen en cuenta las líneas que pasan por cada estación la cifra de estaciones en total asciende a 300 estaciones en línea.

La red de Metro de Madrid la componen 12 líneas convencionales con 287 estaciones, el ramal que une Ópera y Príncipe Pío y las tres líneas existentes de metro ligero que suman un total de 27,78 km y cuentan con 38 estaciones, de las que Metro de Madrid opera las 9 paradas de la línea ML1 de 5,4 km; la longitud total de la red es de 293 kilómetros.

Es la segunda red de metro de la Unión Europea por kilómetros (sin contar el Metro Ligero), después de la de Londres, y la octava del mundo, después de las redes de metro de Shanghái, Pekín, Londres, Nueva York, Seúl, Moscú y Tokio. Fue además una de las que más rápidamente se expandió entre 1995 y 2007. Durante 2014 se contabilizaron 560,85 millones de desplazamientos.

Actualmente, la red se ha extendido más allá de la ciudad de Madrid para prestar servicio a varios municipios de su área metropolitana. Estos son: Alcobendas, San Sebastián de los Reyes, Coslada, San Fernando de Henares, Rivas-Vaciamadrid, Arganda del Rey, Alcorcón, Leganés, Getafe, Móstoles, Fuenlabrada, Pozuelo de Alarcón y Boadilla del Monte (los dos últimos están conectados por líneas de metro ligero).

(13/06/2015)

124. Dedal ÁVILA // ÁVILA´s Thimble

Dedal panorámica ciudad de Ávila. Castilla y León.

Dedal panorámica ciudad de Ávila. Castilla y León.

Con esta entrada, termino los dedales de la ciudad de Ávila que por el momento tengo en mi pequeña colección. Es otro de los dedales que compré en mi viaje a esta ciudad castellano leonesa en el pasado mes de febrero. El dedal que os muestro en esta entrada, es un dedal de porcelana en el que podemos observar una panorámica a color de los lugares más importantes en la ciudad. Estos lugares son:

  • Puerta de San Vicente. La Puerta de San Vicente tiene su nombre por la Basílica de San Vicente que está frente a la puerta. Se parece a la Puerta del Alcázar. También tenía los mismos elementos defensivos, como las dos puertas, el puente levadizo, el rastrillo, la tronera y el puente entre las dos torres. A un lado de la puerta, los arqueólogos encontraron una escultura de piedra bastante grande de un verraco. Los habitantes de Ávila anteriores a los romanos hicieron la escultura. ¿Qué hay cerca de la Puerta de San Vicente?. La Basílica de San Vicente también está dedicada a Santa Sabina y Santa Cristeta. Es una iglesia construida en el siglo XII. El emperador romano Diocleciano ordenó la muerte de estos 3 santos que eran hermanos. La Basílica es el mejor ejemplo del estilo artístico románico de Ávila. La basílica toma ideas artísticas del extranjero y fue modelo de otras iglesias de Ávila. El cenotafio es un elemento importante de la basílica. En el cenotafio hay relieves con la historia de los 3 santos.
  • La Catedral. La Catedral de Cristo Salvador de Ávila es un templo de culto católico de la ciudad de Ávila, sede episcopal del mismo nombre, en Castilla y León. Fue proyectada como templo y fortaleza, siendo su ábside uno de los cubos de la muralla de la ciudad. Está rodeada de varias casas o palacios señoriales, siendo los más importantes el de los Velada, el del Rey Niño y el de Valderrábanos, los cuales tenían asignada la defensa de La Puerta de los Leales o del Peso de la Harina. Se trata de la primera catedral gótica de España, siendo la zona construida por Fruchel de estilo Románico de transición al Gótico. Posteriormente, distintos maestros continuaron y modificaron el plan de obras ya en estilo gótico pleno. Del siglo XIII son el primer cuerpo de las torres y las naves y del XIV el segundo cuerpo de las torres (una de ellas inacabada), el claustro, las bóvedas y los arbotantes. Ya en el siglo XV se terminan todas las obras de la catedral y en 1475 Juan Guas construye el reloj mecánico, además de trasladar la primitiva portada occidental al lado norte. La percepción espacial del templo se modificó sustancialmente con la construcción del coro; el trascoro, realizado por Lucas Giraldo y Juan Rodríguez, es una obra en piedra caliza de grandes dimensiones. A lo largo de los siglos fueron construyendo diversas capillas, como la de San Segundo y Los Velada, en el siglo XVI. Otra obra importante de Juan Rodríguez en colaboración con Lucas Giraldo es el Altar de Santa Catalina. El Altar mayor lo comienza, en 1502, Pedro Berruguete, autor de las ocho tablas de la predela: evangelistas, doctores de la iglesia, la Flagelación y la Oración en el Huerto, probablemente terminada por Santa Cruz, artista que continuaría la obra con las tablas de la Crucifixión, Resurrección y Epifanía. Finalmente termina el retablo Juan de Borgoña. Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.
  • Murallas de Ávila. La Muralla de Ávila es una cerca militar románica que rodea el casco antiguo de la ciudad de Ávila, de la provincia homónima, de la comunidad autónoma de Castilla y León. En la actualidad, el casco antiguo, la muralla y las iglesias situadas extramuros han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad. Las murallas son el símbolo universal y monumento más destacado que acoge la ciudad de Ávila. Su importancia se deriva por ser el recinto amurallado medieval mejor conservado de España y probablemente de toda Europa. Las murallas son un factor activo muy importante en la conformación del urbanismo de la ciudad e históricamente han participado en la distribución del espacio urbano entre los diversos grupos sociales que han habitado Ávila. La muralla representaba la separación entre el “espacio salvaje” y el “civilizado”. El campo, la tierra llana, vivían los campesinos que era la clase social más baja que mantenían a la ciudad. Sobre el campesinado recaía el 80% de los costes de las infraestructuras urbanas, incluida la muralla cuyo mantenimiento reciba el nombre de el reparo de los muros. Según la tradición la dirección de la construcción de la muralla recayó en los dos maestres de geometría, el romano Casandro y el francés Florín de Pituenga. El estudio de la estructura defensiva señala que se trata de una construcción afín, en su morfología y poliorcética (arte de construcción de murallas y castillos) a las murallas del ámbito andalusí. El carácter militar de la muralla es eminentemente defensivo y se mantuvo aún con las reformas realizadas en el siglo XIV que la reforzaron. Es propiedad del Estado español y está gestionada por el ayuntamiento de Ávila. Algunos tramos, los que coinciden con algunos edificios como palacios e iglesias (entre ellas la catedral) son privados. La muralla tiene un perímetro de 2516 m, 2500 almenas, 88 cubos o torreones y 9 puertas. Ocupa una superficie de 33 hectáreas y conforma un rectángulo orientado de este a oeste. Sus muros tienen 3 metros de grosor y 12 de altura. Para su trazado se aprovechó los desniveles del terreno y no se construyeron ni taludes ni contrafuertes. Existe una poterna, cegada, en la zona del Alcázar (hoy desaparecido). También hay un portillo cegado en la zona de muralla correspondiente al palacio de los Dávila, el llamado Portillo del Obispo que unía la catedral con el barrio donde vivan los clérigos y cerrado en 1518 por una serie de escándalos y alborotos. De las nueve puertas mencionadas, las dos más impresionantes por sus defensas son la del Alcázar y la de San Vicente. Ambas están situadas en el lienzo este, sobre terreno llano, y por tratarse de la zona de más fácil acceso y por tanto más expuesta al ataque es la mejor fortificada del recinto. Para su construcción se reaprovecharon materiales procedentes de la necrópolis romana, construcciones civiles así como de las viejas murallas romana y visigótica. La piedra es granito gris y negro, dependiendo del origen de la misma. También se utilizó el ladrillo, el mortero, la cal. Aunque desde la conquista romana de la ciudad existiera una muralla o cerca, la actual muralla data de la segunda mitad del siglo XII. Esta cronología está basada en su morfología y en diferente documentación. La muralla romana debía de ser de un perímetro inferior, esto está basado en que las murallas de León tenían un perímetro de 1700 m y esa ciudad era más importante que Ávila. De todas formas Rodríguez Almeida demostró, entre otras cosas, la existencia de dos sectores originales de la muralla romana primitiva, encajadas en el cuerpo de la muralla construida en la Edad Media en el Arco de San Vicente.
  • Los Cuatro Postes. El humilladero de Los Cuatro Postes es un monumento religioso situado en la ciudad de Ávila. Está formado por cuatro columnas dóricas de cinco metros de altura sobre cuyos capiteles se asientan otros tantos arquitrabes con las armas de la ciudad; en el centro del cuadrado formado por las columnas, sobre una peana, se erige una cruz de granito. Según cuenta la tradición, en el año 1157 los abulenses organizaron una romería a la ermita de San Leonardo (actualmente desaparecida), próxima a Narrillos, en rogativa por la desaparición de la peste que azotaba la comarca. Aprovechando la ausencia de la mayor parte de la población, los musulmanes atacaron la ciudad llevándose todo lo que había en ella de valor. Para perseguirles, los regidores Nuño Rabia y Gómez Acedo organizaron una partida, de la que una parte de sus integrantes se separó para regresar a la seguridad de la villa. Cuando tras derrotar a los musulmanes volvieron a Ávila, encontraron que los que se habían separado del grupo habían cerrado las murallas, y exigían parte del botín para aceptar a los recién llegados. Enterado el rey Sancho III de Castilla, acudió a Ávila, expulsó a los de dentro y les condenó a vivir extramuros, sin títulos de nobleza ni privilegios; algunos de estos se expatriaron y marcharon a Ciudad Rodrigo, que el rey Fernando II de León estaba repoblando tras su reconquista. El concejo de Ávila decidió que la romería a San Leonardo se repitiese anualmente, y para descanso de las autoridades se construyó en el trayecto el humilladero de los Cuatro Postes. El monumento actual data del año 1566, cuando el corregidor Rodrigo Dávila contrató con el maestro cantero Francisco de Arellano la construcción del “humilladero de la puente del Adaja“, que incluía una escultura de San Sebastián y un tejadillo. La cruz fue repuesta en 1995, después de que resultara destrozada en un acto de vandalismo. Según la tradición fue aquí donde, siendo niños, Teresa de Jesús y su hermano Rodrigo fueron detenidos por su tío cuando proyectaban viajar a tierras de infieles para morir martirizados y donde la santa, quitándose las sandalias, pronunció la famosa frase “De Ávila, ni el polvo”.

Una vez más, me queda tan sólo deciros en qué tienda de la ciudad conseguí este dedal. Pues bien, este dedal lo conseguí como muchos de los anteriores, en la tienda “Recuerdos del Nogal“, situada en la Plaza de la Catedral de Ávila.

(14/02/2015)

102. Dedal ÁVILA // ÁVILA´s Thimble

Dedal Semana Santa de Ávila.

Dedal Semana Santa de Ávila.

En esta nueva entrada, como estamos en Semana Santa, me gustaría mostraros este dedal de la Semana Santa abulense. Como podéis observar es un dedal de porcelana. Os dejo un tríptico del dedal en el que podemos ver los tres dibujos que forman el dedal.

Ahora vamos a saber un poquito más sobre esta Semana Santa. En la Wikipedia encontramos la siguiente información:

Semana Santa de Ávila.

La Semana Santa de Ávila, declarada de Interés Turístico Internacional desde 2014, constituye una gran expresión de arte y riqueza representada por los numerosos pasos que recorren la ciudad amurallada. Con sus 15 procesiones y 14 hermandades, es una de las más bellas de Castilla y León.

El programa empieza el Viernes de Dolores con la procesión del Via Matris, recordando los Dolores de la Virgen, con el paso del Stmo. Cristo de los Afligidos y Ntra. Sra. de la Paz. El Cristo es el único de Ávila que procesiona con la cruz inclinada, no vertical como es habitual. La talla de la Virgen, que acompaña al Cristo en el mismo paso, se estrenará en la Semana Santa de 2012 para sustituir a la anterior, la de Santa María Consuelo de los Afligidos. Esta corporación comenzó a participar en la Semana Santa en 1996 y tiene su sede canónica en el Convento de los RR. PP. Carmelitas de La Santa, erigido sobre el solar de la que fue casa natal de Santa Teresa de Jesús. Su túnica es marrón, con capa y capucha (no antifaz) de color crema.

El Sábado de Pasión es el día en que procesiona, desde 2012, la Hermandad de los Estudiantes, surgida en el seno de la Universidad Católica de Ávila. El Titular cristífero de la corporación es el Stmo. Cristo de los Estudiantes, crucificado del S.XVII venerado en la Parroquia de San Pedro Apóstol. En 2013 la Hermandad incorporó la imagen de María Santísima Sede de la Sabiduría (S.XVII). Los nazarenos visten túnica y antifaz morados y capa negra. En sus manos, en lugar de hachones o velas, portan la Santa Biblia.

El Domingo de Ramos la procesión de las Palmas es la protagonista. En ella participan los niños de las parroquias abulenses acompañando al paso de la Entrada de Jesús en Jerusalén, que fue adquirido en los talleres de Olot (Gerona) a mediados de los años 40 del Siglo XX. Siguiendo a la popular Borriquilla va la imagen de Nuestra Señora de los Infantes, una pequeña talla de la Virgen portada por niños. Esta procesión la organizan los Padres Franciscanos del Convento de San Antonio de Padua en colaboración con la Juventud Católico Antoniana y la Archicofradía de la Real e Ilustre Esclavitud de Ntro. Padre Jesús Nazareno de Medinaceli. Finaliza su recorrido en el Convento de San Antonio, en la zona norte de la ciudad.

El Lunes Santo se llevan a cabo dos procesiones que confluyen en uno de los momentos más emotivos de la Semana Santa abulense: El Encuentro. Por un lado, de la Ermita de Ntra. Sra. de las Vacas sale la Procesión de la Ilusión portando en andas al Cristo del mismo nombre. El Ilustre Patronato de la Santísima Trinidad y Ntra. Sra. de las Vacas es uno de los más populares de la ciudad y la Virgen es una de las tallas de gloria que más devoción despiertan en Ávila. Este Patronato decidió incorporarse a la Semana Santa en 1992 con la imagen del Santísimo Cristo, realizada en madera de pino ruso en 1989 por el imaginero murciano Manuel Ortega. La túnica de los nazarenos es verde, como el antifaz, y la capa, blanca.

Por otro lado, de la Iglesia Parroquial de San Juan Bautista sale la Hermandad de Ntra. Sra. de la Esperanza, dolorosa bajo palio realizada por el cordobés Manuel Romero en 1954, inspirada en la Esperanza Macarena de Sevilla, que portan 30 braceros. Ambas imágenes se encontraron en la Plaza de la Catedral por primera vez en 2011, ya que en otras ocasiones dicho Encuentro se realizó en otros lugares como el Mercado Grande, la Plaza del Mercado Chico y Arco del Peso de la Harina. Las imágenes son mecidas por anderos y braceros al son de las marchas que interpretan las bandas de música. Al finalizar el Encuentro, cada cofradía vuelve a su lugar de origen. En 2007 la Hermandad de la Esperanza incorporó a su estación de penintencia la imagen de su titular cristífero: Ntro. Padre Jesús de la Salud, talla del escultor local Pedro González Martín que representa el momento del Prendimiento de Cristo en el Huerto de los Olivos y que portan 30 braceros. En los próximos años se irán incorporando al paso las imágenes secundarias que completarán el Misterio, que quedará configurado de manera similar al de la Hermandad de la Redención de la ciudad de Sevilla. La túnica de la cofradía es blanca, como el antifaz, y la capa, verde.

El Martes Santo desfilan tres cofradías. La de La Estrella de Ávila, única de Castilla y León que lleva a sus pasos a costal, cuenta con los pasos de Ntro. Padre Jesús Redentor ante Caifás (misterio) y el de Ntra. Sra. de la Estrella (palio). Tiene su sede canónica en la iglesia de Santa María de Jesús, más conocida como “Las Gordillas” y comenzó a hacer estación de penintencia en 2006. La túnica de esta corporación es blanca, igual que el antifaz, ceñida con una ancho cinturón de esparto.

También en Martes Santo tiene lugar la Procesión de Ntro. Padre Jesús de Medinaceli, un desfile que cuenta con siete pasos que reproducen las escenas principales de la Pasión de Cristo. En primer lugar desfila la imagen de las Lágrimas de San Pedro. En ella, el apóstol aparece en actitud de arrepentimiento después de haber negado por tercera vez al Señor. Es de autor anónimo de la Escuela castellana del S. XVI, está policromada con la técnica del estofado y se custodia en la cripta de la Basílica de San Vicente. En segundo lugar de la comitiva procesiona la imagen de Ntro. Padre Jesús de Medinaceli, fiel reproducción de la talla original de Madrid. Fue realizada en 1947 por Gerardo Morante y adquirida en la Casa Alsina (Madrid). La devoción que en toda la ciudad existe por el Nazareno, en especial en su barrio de San Antonio, hace que sea la cofradía con más penitentes (unos 1.200) vistiendo la túnica y capirote morados con capa dorada. Completan el cortejo de la procesión el Nazareno del Perdón (Jesús con la Cruz al hombro, obra de Víctor González Gil), el Calvario -configurado por el Cristo de la Salud, la Virgen, San Juan, María Magdalena y el centurión romano-, la Virgen del Mayor Dolor (una ‘piedad’ que sostiene el cadáver de Cristo salida de los Talleres de Arte Cristiano de Olot), el Cristo Yacente y María Santísima de las Lágrimas (imagen de candelero).

En la medianoche del Martes al Miércoles Santo tiene lugar la Procesión del Miserere. Se trata de un desfile de honda raíz castellana. Sobre andas camina Santa María Magdalena, que sostiene en su mano el frasco con los ungüentos que servirían para amortajar a Cristo. Es el único paso del Patronato de Ánimas. Como acompañamiento musical, dos tambores que marcan el ritmo de los anderos y de los cerca de 200 cofrades que siguen la procesión, y una carraca que rasga la noche e invita al recogimiento. Un preso participa en la procesión con cadenas en los pies. El hábito de los penitentes es blanco, ajustado con un fajín azul, la capa de color negro y un verdugo (no antifaz con capirote) también negro.

El Miércoles Santo sale la procesión del Silencio, organizada por la Cofradía de Ntra. Sra. de las Angustias. Acompaña tres pasos entre los que destaca la Virgen de las Angustias, de la Escuela Castellana del siglo XVI, una ‘piedad’ que sostiene en su regazo el cuerpo inerte de su Hijo recién bajado de la Cruz. La Madre de Dios va precedida en el cortejo por el Santo Cristo Arrodillado (Nazareno con la Cruz al hombro a punto de caer) y el Stmo. Cristo de la Agonía, un crucificado adquirido en la madrileña Casa Garín a principios de los años 80 del S.XX. La túnica de esta cofradía es azul, con la capa y el antifaz blancos.

A las 11 de la noche, desde la Parroquia de San Pedro Apóstol sale la procesión del Cristo de las Batallas, organizada por la Hermandad del mismo nombre. Más de 300 hermanos con túnica y capuchón negro, y cíngulo de esparto, iluminan con sus hachones el camino de su Sagrado Titular, una talla de más de 2 metros de altura que representa a Cristo con la Cruz a cuestas camino del Gólgota. Tres cofrades portan pesadas cruces y el silencio sólo lo rompen los tambores destemplados, los toques de corneta y las esquilas que llaman a la contemplación del sufrimiento del Salvador.

Ya el Jueves Santo la Hermandad del Cristo de las Batallas lleva a cabo otra procesión, en este caso la de la Madrugada, pues sale a las 2.00 horas de la Capilla de Mosén Rubí de Bracamonte, con la talla histórica del Stmo. Cristo de las Batallas, pequeña imagen esculpida en terracota por el florentino Lucca della Robbia hacia 1450 para el rey de Aragón y que pasó a formar parte del ajuar de Fernando en su boda con Isabel de Castilla. Los Reyes Católicos portaban esta imagen en sus campañas bélicas y ahora procesiona en la Semana Santa de Ávila acompañada por la luz de las antorchas de la cofradía y la música de los tambores destemplados y las cornetas tocando silencio.

Al anochecer sale la procesión de ‘Los Pasos’ con sus nueve escenas de la Pasión de Cristo. La organiza el Ilustre Patronato de la Santa Vera Cruz, que en el Jueves Santo de 1540 puso la primera semilla de lo que es hoy la Semana Santa abulense. En primer lugar desfila la Santa Cruz, a la que siguen la Sagrada Cena, la Oración en el Huerto, el Prendimiento, el Cristo Amarrado a la Columna, la Caída, la Santa Faz, la Tercera Palabra y, por último, el Santísimo Cristo de los Ajusticiados. La Sagrada Cena, el Prendimiento y la Caída son tres excelentes copias de los pasos de Salzillo de la Semana Santa de Murcia, tallados por Manuel Sánchez Braciel en la segunda década del siglo XX. Esta corporación es la única de Ávila que tiene dos túnicas. Una de ellas, morada, al igual que el antifaz y la capa, con cíngulo amarillo. La otra es blanca, con antifaz blanco y capa morada.

En la madrugada del Viernes Santo sale de la SAI Catedral el Via Crucis, en el que los fieles abulenses acompañan al Santísimo Cristo de Los Ajusticiados en su vuelta alrededor de la Muralla siguiendo las 14 cruces clavadas a los pies del primer monumento de la ciudad, una por cada Estación. Entre 2007 y 2010 la Cadena COPE retransmitó este acto en directo para toda España. En 2011 y 2012, ante la amenaza de lluvia, el Via Crucis se tuvo que celebrar en el interior de la Seo abulense.

Por la noche se realiza la procesión de la Pasión y Santo Entierro, se trata de la Procesión Oficial de la Semana Santa de Ávila. Es acompañada por todas las autoridades civiles de la ciudad y provincia, así como por las eclesiásticas presidida por el Sr. Obispo. Durante décadas han participado casi la totalidad de las cofradías de la ciudad y de los pasos abulenses, pero en 2011 se vio reducida a seis pasos: la Santa Cruz, Ntro. Padre Jesús de Medinaceli, Stmo. Cristo de las Murallas, Ntra. Sra de las Angustias, Santo Sepulcro y Virgen Dolorosa. La corporación que organiza esta procesión es el Ilustre y Real Patronato de Ntra. Sra. de las Angustias y Santo Sepulcro. Los hermanos visten túnica negra, fajín morado, y capuchón negro con una cruz morada. Todas las demás hermandades abulenses participan en ella con sus hábitos respectivos.

Por la tarde del Sábado Santo sale desde la Parroquia de San Pedro Apóstol la procesión de la Soledad portando dos imágenes: la Cruz Desnuda y Ntra. Sra. de la Soledad (obra de Eduardo Capa Sacristán en que la Virgen, con expresión de abatimiento, se apoya sobre la Cruz de la que ya no pende el Hijo). En esta procesión sólo participan mujeres ataviadas con mantilla española.

En la mañana del Domingo de Resurrección tiene lugar la Procesión del Resucitado. Sale de la Parroquia de la Sagrada Familia, a cuyas puertas se produce el Encuentro entre el Stmo. Cristo Resucitado y su Madre, Ntra. Sra. del Buen Suceso, que porta un velo negro del que se desprende al tener delante a su Hijo. El sonido de este día en la ciudad es el de la gaitilla y el tamboril. Cientos de cohetes se lanzan al paso de la procesión que tiene el recorrido más largo de la Semana Santa abulense y que finaliza en la Ermita de El Pradillo, sede canónica de la Cofradía del Stmo. Cristo Resucitado y Ntra. Sra. del Buen Suceso. Aunque sus miembros participan en la procesión vestidos de paisano, la corporación tiene hábito blanco con capa roja y antifaz blanco, con el que participa en la procesión del Viernes Santo. En la tarde del Domingo de Pascua se celebra en la pradera donde está enclavada la Ermita la romería en la que se degusta el típico hornazo, obleas, sangría y almendras garrapiñadas.

Este dedal de la Semana Santa de Ávila, lo conseguí en una tienda que se llama “Recuerdos Rodrimar“, que está situada en la Plaza del Mercado Chico, en la calle Martín Carramolino.

(14/02/2015)

92. Dedal MADRID // MADRID´s Thimble

Dedal dibujos Madrid.

Dedal dibujos Madrid.

En esta entrada os muestro otro de los dedales que me traje de mi último viaje a Madrid. Ya hace algún tiempo que le había echado el ojo mirando por internet y en algunas tiendas, pero cuando fui a buscarlo a la tienda donde lo había visto me encontré con que ya no les quedaba. Pero sin querer, paseando un día por la Gran Vía, me lo encontré en una de las numerosas tiendas que hay allí de recuerdos y ya dije… ¡me lo llevo!, y aquí está, mi dedal número 92.

Como podéis ver, es un dedal de porcelana, en el que aparecen unos chulapos dibujados, y también un jugador del Real Madrid C.F., junto al Estadio Santiago Bernabéu y en una tercera parte del dedal aparece también el Oso y el Madroño. Como de los chulapos ya os hablé en entradas anteriores y del Oso y el Madroño también, esta entrada la voy a dedicar a contaros un poquito sobre el Estadio Santiago Bernabéu. En la Wikipedia encontramos la siguiente información:

El Estadio Santiago Bernabéu es un recinto deportivo propiedad del Real Madrid Club de Fútbol, situado en pleno Paseo de la Castellana, en el distrito de Chamartín de Madrid. Se inauguró el 14 de diciembre de 1947 y su aforo actualmente es de 81.044. En 2007 el estadio fue catalogado por la UEFA con la máxima distinción, “estadio élite”.

El 22 de junio de 1944, el Banco Mercantil e Industrial concede un crédito a Santiago Bernabéu por mediación de Rafael Salgado, presidente de la entidad bancaria, para adquirir los terrenos colindantes al viejo Estadio de Chamartín (obra del arquitecto José María Castell). El 5 de septiembre de 1944 se eligió en el Palacio del Círculo de Bellas Artes la maqueta de los arquitectos Manuel Muñoz Monetary y Luis Alemany Soler como la estructura que dio forma al estadio. El 27 de octubre de 1944 se bendicen los terrenos y se pone la primera piedra.

El Estadio se inauguró el día 14 de diciembre de 1947 en un partido entre el Real Madrid Club de Fútbol y Os Belenenses de Portugal, bajo el nombre de Estadio Real Madrid Club de Fútbol —aunque siguió siendo conocido entre los aficionados como Chamartín, o Nuevo Estadio Chamartín—. El recinto poseía una capacidad de 75.145 espectadores, de los cuales 27.645 poseían asientos (7125 cubiertos) y 47 500 de pie (2000 cubiertos). Sabino Barinaga logró el primer gol en el nuevo estadio en ese partido inaugural que acabó 3-1 a favor del Real Madrid. En esa década el Real Madrid ganó dos Copas del Generalísimo (1946 y 1947).

La primera gran remodelación se dio en 1954. El 19 de junio de ese año se inauguró la ampliación del lateral de modo que el estadio podía acoger a 125.000 espectadores. Así, el coliseo madridista se convertía en el segundo estadio con más capacidad de Europa por detrás del Estadio de Wembley.

El 4 de enero de 1955, tras la Asamblea General de Socios Compromisarios, se decidió que el estadio adoptara el actual nombre en honor al presidente del club y artífice del estadio: Santiago Bernabéu. El 18 de mayo de 1957 el Real Madrid inauguró la iluminación eléctrica en un partido ante el Sport Club do Recife brasileño que finalizó con victoria local por 5-3 jugado por primera vez bajo horario nocturno para estrenar la iluminación artificial.

El fútbol se vivía ya como un deporte de masas y movía una gran cantidad de aficionados en todo el territorio español. Pero faltaba un importante acontecimiento que encumbrase la pasión que desataba el fútbol: la celebración de un campeonato del mundo de fútbol. El hecho se produjo en 1982, tras ser elegida España por la FIFA como sede en el año 1966, por lo que en el estadio se trabajó en una nueva gran reforma para engalanarlo para el importante acontecimiento de acoger la final de un deporte que comenzaba a ser un clamor en todos los continentes. El hecho fue muy celebrado, ya que históricamente, el organizador solía obtener una magnífica actuación en el campeonato. Sin embargo, esta vez no resultó así, obteniendo la selección española una discreta participación en la que no alcanzó ni siquiera la semifinales tras quedar eliminada en la segunda fase.

Había que adecuarlo a los nuevos tiempos y para ello se contó con los arquitectos Luis y Rafael Alemany y Manuel Salinas. Los hermanos Alemany eran hijos de Luis Alemany Soler, quien llevara a cabo la construcción del recinto junto a Muñoz Monasterio. Las obras duraron 16 meses y tuvieron un coste de 704 millones de pesetas, de los que el Madrid pagó 530 millones.

Las mejoras abarcaron varios puntos. En primer lugar, la FIFA obligaba a tener la mitad del aforo de asientos, de los cuales dos tercios debían estar cubiertos. Por esta razón se instaló una marquesina que cubría el perímetro del primer y segundo anfiteatro excepto en la zona del lateral Este. De este modo, la capacidad del estadio se vio reducida de 125.000 a 90.800 espectadores, de los cuales 24.550 estaban bajo el nuevo tejado. También se remodeló la fachada, se instalaron nuevos marcadores electrónicos en los fondos norte y sur, y se reestructuraron las zonas de prensa, vestuarios, accesos y zonas anexas.

A mediados de los años 80, la UEFA implantó nuevas normas de seguridad debido al incremento de la violencia en los estadios europeos. Por ello, se obligó a crear accesos independientes a las diversas localidades y a instalar asientos para todos los espectadores. La necesidad de compensar la pérdida de localidades de a pie por localidades de asiento hizo que, a principios de la década de los 90, el Santiago Bernabéu sufriera una gran ampliación y remodelación. La junta directiva de Ramón Mendoza encargó el proyecto a la empresa Ginés y Navarro Construcciones, S.A.

Las obras empezaron el 7 de febrero de 1992 y concluyeron el 7 de mayo de 1994, con un coste final de más de 5000 millones de pesetas, elevando sustancialmente la deuda del club, que además no tuvo ninguna ayuda institucional. La obra consistió en la creación de un tercer anfiteatro en el lateral Oeste y en los fondos, acoplándolo a la construcción existente por medio de módulos elevados por imponentes gatos hidráulicos.

En total se crearon 20.200 nuevas localidades, todas ellas de asiento, con una inclinación del 87%, garantizando así una perfecta visión y cercanía al terreno de juego. Además, para acceder al nuevo anillo, se erigieron cuatro torres en el exterior, dotada cada una de dos escaleras centrales y una rampa helicoidal.

Con la nueva estructura, la altura del estadio pasó de 22 a 45 metros, de modo que, durante el invierno, dos terceras partes del terreno de juego quedaban en sombra y el césped se deterioraba. Por esta razón, se instaló a 20 cm de profundidad una red de tuberías de polipropileno con más de 30 km de recorrido por la que circula agua caliente, evitando así las heladas del césped.

También debido a la nueva altura de la grada fue necesario mejorar e incrementar la potencia de la iluminación, y se instaló una protección retráctil sobre la cubierta de preferencia para que en caso de lluvia los espectadores se protejan. Tras la remodelación, el aforo del estadio fue de 106.000 espectadores.

Ya en el verano de 1998, bajo la presidencia de Lorenzo Sanz, el Estadio Santiago Bernabéu adaptó todas sus localidades a asiento, situando su capacidad en 74.328 espectadores.

Con la llegada de Florentino Pérez a la presidencia del Real Madrid, se puso en marcha el llamado “Plan Director del Estadio Santiago Bernabéu”, con un objetivo: mejorar la comodidad del estadio y la calidad de sus instalaciones, y maximizar los ingresos procedentes del estadio.

Para ello se invirtieron 127 millones de euros en cinco años (2001–2006), con mejoras entre las que destaca la ampliación y cubierta del lateral Este, la nueva fachada en la calle Padre Damián, nuevos vestuarios, nuevos palcos y zonas VIP, nuevo palco de honor situado en el lateral Este, nueva zona de prensa también ubicada en el lateral Este, nuevo sistema de audio, nuevos videomarcadores, nueva sala de trofeos, nuevos bares, colocación de calefacción en las gradas, ascensores panorámicos, nuevos restaurantes, escaleras mecánicas en las torres de acceso y la puesta en marcha del edificio multiusos en la calle Padre Damián, que cuenta con la mayor macrotienda de fútbol y con oficinas para el club.

Tras la ampliación del lateral Este y la creación de nuevos palcos, la capacidad del estadio Santiago Bernabéu era de 80.354 espectadores, todos ellos sentados. Para rentabilizar aún más el estadio, se creó el Tour del Bernabéu, en el que cualquier aficionado puede disfrutar de todos los rincones del estadio.

El 1 de mayo de 2002, día en el que se disputaba el partido de vuelta de las semifinales de la Liga de Campeones de la UEFA entre el Real Madrid y el FC Barcelona, el estadio fue objetivo de un ataque terrorista por parte de la organización terrorista ETA, sin que se tuviese que lamentar ningún tipo de daño humano o material.

El 12 de diciembre de 2004, en el transcurso de un partido de Liga entre el Real Madrid y la Real Sociedad, el estadio tuvo que ser desalojado tras un falso aviso a nombre de ETA, puesto que se había informado al diario Gara que se había colocado un artefacto explosivo en el “feudo blanco”. La evacuación se llevó a cabo en ocho minutos y fue un ejemplo de rapidez, orden y civismo.

En el año 2006 el Bernabéu pasa a ser el primer estadio telegestionado del mundo. Una vez más se convierte en un estadio pionero, como cuando instaló los marcadores electrónicos, y posteriormente los marcadores electrónicos en color, las pantallas gigantes, la calefacción bajo el césped, la calefacción en las gradas, etc.

El 4 de febrero de 2007, el estadio Santiago Bernabéu alcanzó los 1000 partidos de liga disputados; no obstante, el equipo “merengue” no pudo celebrar dicha efeméride, ya que perdió contra el Levante por 0–1.

Además, la última revisión de la UEFA el 24 de octubre de 2007, con motivo del partido de la Liga de Campeones contra el Olympiacos F.C., sirvió como paso definitivo en los trámites que se estaban llevando a cabo para darle al Santiago Bernabéu la categoría de “estadio de élite” o “estadio cinco estrellas” y así, el 14 de noviembre de 2007, un mes antes de la celebración del 60º aniversario de la inauguración del estadio, la UEFA comunicaba oficialmente al club dicha denominación de “estadio cinco estrellas”.

El 12 de septiembre de 2010, el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, en Asamblea General Ordinaria, prometió crear “un sistema de cubrición de gradas” en el coliseo blanco. En verano de 2011, se acometen las obras de ampliación del graderío del Primer Anfiteatro, que dan como resultado la ampliación del aforo en 800 localidades. La capacidad del estadio pasa a un total de 81.044 espectadores.

El 12 de febrero de 2012 el jugador portugués Cristiano Ronaldo consigue marcar el gol nº 4000 del Real Madrid en competición oficial en este estadio. Fue el tercer gol conseguido por ese jugador en el mismo partido, un encuentro correspondiente a la jornada 24 de la liga que terminó con el resultado de 4-2 frente al Levante U. D., siendo el Santiago Bernabéu el estadio con mejor promedio de goles del equipo local en el fútbol español. Asimismo, el 8 de mayo de 2013, el club cumplió 1200 partidos marcando como local en Liga, siendo la temporada 1986-87 la que más partidos anotando obtuvo el equipo con un total de 21.

Tras la asamblea de compromisarios de 2011 donde mediante la resolución del Tribunal de Justicia Superior de Madrid, se aprobó la idea de renovar el estadio, y se dio luz verde al proyecto de ampliación y remodelación del estadio, que se espera que esté finalizado para el año 2016. El proyecto consiste en la ampliación del aforo en 8.000 localidades, el revestimiento del estadio, y la creación de zonas verdes, un hotel, un centro comercial, y varios estacionamientos.

En la asamblea de compromisarios 2012 fueron presentadas las cuatro propuestas de nueve estudios de Arquitectura distintos de manera conjunta. Los trabajos, presentados por los estudios Herzog & de Meuron/Rafael Moneo, Norman Foster (Foster and Partners)/Rafael de la Hoz Arquitectos, Populous/Lamela Foundation y GMP Architekten/L35 Architects/Ribas&Ribas, siendo éste último trío asociativo el seleccionado para acometer las obras de remodelación en 2014, con una estimación aproximada de tres años de duración.

En el 2013 se anunció el proyecto de renovación del Santiago Bernabéu que cambiará el aspecto de este en los próximos años. El proyecto conjunto de GMP Architekten, Ribas&Ribas y L35 fue el ganador del concurso de proyectos para el rediseño del estadio. Actualmente el proceso se encuentra paralizado a la espera de una investigación de la Comisión Europea.

Aún hay otro dedal de este mismo modelo, que próximamente espero poder conseguirlo.

(13/02/2015)

66. Dedal OVIEDO // OVIEDO´s Thimble

Dedal de la Catedral de San Salvador de Oviedo. Asturias.

Dedal de la Catedral de San Salvador de Oviedo. Asturias.

En esta entrada, me gustaría mostraros un dedal que tengo en mi colección desde el verano pasado. En esos días visitamos algunos pueblos y ciudades asturianas como Cudillero, de donde ya os mostré algún dedal, Áviles, Mieres, Covadonga, de donde os mostré el dedal de la Virgen, Gijón, de donde os mostré una panorámica con los lugares emblemáticos y también Oviedo, de donde os voy a mostrar este dedal de la entrada de hoy, que es un dedal de porcelana en el que podemos observar un dibujo de la Catedral de esta ciudad, la Catedral de San Salvador de Oviedo. Pues bien, vamos a conocer algo más sobre esta catedral.

La Santa Iglesia Basílica Catedral Metropolitana de San Salvador de Oviedo es una catedral de estilo gótico que se encuentra en la ciudad de Oviedo, en el Principado de Asturias. Es conocida también como Sancta Ovetensis, refiriéndose a la calidad y cantidad de las reliquias que contiene. Comenzó a edificarse a finales del siglo XIII por la sala capitular y el claustro, y su construcción se prolongó durante tres siglos hasta el remate de la torre a mediados del siglo XVI. Posteriormente se añadiría una girola en el siglo XVII además de diversas capillas anexas a las naves laterales. La iglesia está emplazada en el lugar del anterior conjunto catedralicio prerrománico del siglo IX, alguno de cuyos edificios han sobrevivido. Por esta razón y lo dilatado de la construcción del edificio actual, éste contiene estructuras de estilo prerrománico (Cámara Santa), románico (bóvedas y apostolado de la Cámara Santa), renacentista (remate de la torre) y barroco (Girola, Capilla del Rey Casto y otras capillas). La Cámara Santa, del siglo IX, está declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y alberga las joyas más preciadas de la catedral: las cruces de la Victoria y de los Ángeles, símbolos de Asturias y de la ciudad de Oviedo respectivamente, la Caja de las Ágatas y el Arca Santa, que contiene un gran número de reliquias entre las que se encuentra el Santo Sudario.

Se inició la construcción de la Catedral por la Sala Capitular, dependencia que se abre al claustro, y se concluyó por la torre, «Poema romántico en piedra», en el año 1587 ya en los inicios del renacimiento. Es obra de Rodrigo Gil de Hontañón sobre planos de Juan de Badajoz. Era obispo de Oviedo, por aquel entonces, Cristóbal Rojas y Sandoval.

Se compone de cinco cuerpos que suben con un seguido retranqueo (que consiste en remeter el muro de fachada en la planta o plantas superiores de un edificio) de los cinco cuerpos que la integran.

Contemplando esta torre, que da personalidad singular a la catedral de Oviedo, da la impresión de que se percibe una especie dedo que invita a mirar al cielo. La torre es ese lugar elevado desde donde el centinela puede saber, antes que nadie, quien se acerca.

En la tradición cristiana es símbolo de “atalaya”, desde la que se vigilia, y “escalera” a través de la cual se asciendo; más aún, en la mencionada tradición la Virgen María es llamada “torre” en la letanía lauretana del rosario. Virgen e Iglesia están asociados de tal manera que se dice de ella que es “imagen y figura de la Iglesia” que en medio de la comunidad humana está pendiente de la última venida de Cristo al final de los tiempos para instaurar su reino.

De igual modo, por su carácter ascensional, la torre recuerda el sueño bíblico de Jacob en el que el santo patriarca vio “como una escalera unía el cielo con la tierra y por ella subían y bajaban los ángeles de Dios”, es decir: “Dios entra en comunicación con los hombres y, para ello, no vacila en ir a su encuentro”. La torre de la catedral de Oviedo evoca, por su invitación a mirar hacia el cielo, el “lugar” desde donde Dios escucha y perdona.

El símbolo del gótico podría ser ”Jesús maestro que enseña”. El arte gótico, en plena época de las Sumas teológicas, es un arte intelectual. El decorado de la catedral da una enseñanza doctrinal por medio de la iconografía. La escultura presenta la Antigua Alianza (los profetas y los reyes del Antiguo Testamento) y la Nueva alianza (Jesús, los apóstoles y los santos con un lugar destacado para la Virgen).

El retablo mayor de la catedral de Oviedo es una de sus obras más hermosas. Lo inicia en el año 1512 Giralte de Bruselas, por encargo del obispo Valeriano Ordóñez de Villaquirán, y colaboran en los trabajos del mismo Juan de Balmaseda, Guillermo de Holanda y Esteban de Amberes. Se concluye en el año 1517. Policromado por León Picardo, en tiempo del obispo Diego de Acuña, su estilo se encuadra dentro de las postrimerías del gótico y de lo que se ha venido en llamar hispano-flamenco. Al contemplar esta «muestra» de la vida de Cristo, fácilmente se viene a la mente, de quien está familiarizado con la Biblia, la oración agradecida que salió del interior de Jesús dando gracias a Dios Padre porque los secretos del Reino se revelan a la gente sencilla. Para la gente humilde, la que no sabía leer, fue construida esta magnífica obra de arte que tiene como finalidad iniciar en los secretos del reino de Dios a quienes la miran con fe. Al anuncio del reino de Dios dedicó Cristo-Jesús toda su vida; una vida que se inicia con la anunciación -primera escena de la izquierda del piso primero- y que se concluye con la venida del Espíritu Santo -última escena de la derecha del quinto piso del mismo-. Lo anunció con su palabra y lo hizo presente con sus gestos salvadores que el retablo recoge algunos.

En el cuerpo central destacan tres escenas que sobresalen de entre las demás: la crucifixión, la asunción de la Virgen María y Cristo en majestad. Vienen, como a recoger, todo su mensaje. La vida de Jesús se encamina hacia la cruz y sobre ella ofrecerá el sacrificio de su vida; no es un sacrificio ritual sino existencial es decir: una vida que se hace obediencia al querer de Dios Padre, que desea establecer en lo creado, transformado por el amor que se revela en la cruz, una nueva humanidad cuya primicia es la Virgen María en el misterio de su Asunción a los cielos. Sobre esta nueva humanidad reinará Jesús-Salvador que se representa en el Pantocrator de la última escena de la calle central.

Alfonso II el Casto, que siempre se consideró un “humilde siervo de Cristo”, mandó construir, en el siglo IX, la llamada Cámara Santa. Está formada por dos capillas superpuestas y sin ningún tipo de comunicación entre ellas. La inferior es la “Cripta de Santa Leocadia” y la superior la de San Miguel; nombre que le viene dado por el hecho de estar adosada a la Torre de San Miguel, edificación anterior a la misma y que es de los pocos vestigios que quedan del palacio de los reyes de Asturias.

Esta torre se puede hoy ver desde la “Capilla de Nuestra Señor de Covadonga” -al inicio de la girola de la Catedral- incrustada en sus muros. En el siglo XII esta capilla superior fue sometida a una profunda transformación. Se sustituyó la bóveda original de madera, propia del prerrománico, por una de cañón y se le añadió en su interior una serie de columnas decoradas con un apostolado románico, a fin de tratar de decirnos que así como el apostolado románico sostienen la techumbre de la capilla, del mismo modo los apóstoles –como bellamente dice un himno litúrgico- son “columnas de la Iglesia”. El piadoso rey, al construir este edificio, deseo que fuese el lugar donde se custodiasen las santas reliquias que el mandó traer desde el cercano Montsacro.

Tales reliquias habían llegado a Asturias desde Toledo -adonde habían sido trasladadas “desde distintos lugares” por los cristianos para evitar que cayeran en manos de los árabes, tras la derrota del ejército visigodo en Guadalete. La más insigne de todas ellas es el santo Sudario que se corresponde, según tradición, con el que fue colocado sobre el rostro de Jesucristo en el descendimiento de la cruz y hasta su definitivo entierro.

La contemplación de este santo lienzo nos recuerda que “por su sangre hemos recibido la redención el perdón de los pecados”. En este mismo lugar se custodian las cruces de los Ángeles y de la Victoria. Enseña, la primera, de la Iglesia ovetense y de la ciudad de Oviedo y la segunda del Principado de Asturias. Como fruto de las muchas reliquias que en esta Cámara Santa se guardan desde tiempo, casi podríamos decir, inmemorial, a la catedral de Oviedo se la llama la “Sancta Ovetenesis”.

En el “principio” de la actual fábrica gótica de la Catedral se encuentra su claustro que se inicia en el año 1300 y se concluye en 1441. Sustituyó al románico del siglo XII. Es una joya del gótico español. En el siglo XVIII se le añadió el piso superior de estructura barroca, siendo su autor Francisco de la Riva Ladrón de Guevara que consiguió dar armonía a estilos diversos.

La historia de la salvación que se inicia con la creación del cielo y de la tierra y se ha de concluir con la venida de Jesús en la gloria al final de los tiempos, tiene, de igual modo, un “principio”, que es el paraíso: lugar de la memoria agradecida y de la comunión.

El claustro trata de hacer referencia a aquel paraíso primero de ahí que, en el centro del mismo, habitualmente, se encuentre un jardín y una fuente que lo alegra y que está compuesta por cuatro caños que vierten las aguas para tratar de recordar los cuatro ríos que regaban el Edén.

Dependencias del claustro son la Sala Capitular y el Archivo. La Sala Capitular es el lugar de la reunión, donde se trata de llegar a la comunión de tener “un mismo sentir” para llegar a un “mismo obrar” que es el ideal evangélico de la caridad. En esta dependencia, se guarda lo que queda de la antigua sillería gótica de la Catedral.

Al claustro de la Catedral abre su puerta el Archivo que es el lugar donde se guarda la “memoria” de la Iglesia. Ésta comienza por el dato primero de la fe: la creación, se continua por la redención y se concluye por la instauración, al final de los tiempos del Reino de Dios, para el que vive la Iglesia y que es lo que da sentido a todo lo que escribe y guarda.

La puerta barroca del mismo es obra de José Bernardo de la Meana y en sus estanterías y anaqueles se conservan importantes códices entre los que destacan el testamento del Alfonso II el Casto y el Liber Testamentorum. Tiene salida al exterior por medio de la llamada “Puerta de la limosna”. En ella, periódicamente, el Cabildo ejercía la caridad con los pobres de la ciudad.

Este dedal de la catedral de Oviedo, lo conseguí en una tienda situada en la calle Jovellanos, que se llama “Alcordances de Asturies. Nel Cantu la Memoria“. Aquí os dejo un enlace para quien le interese saber más sobre esta catedral de donde está sacada la mayor parte de esta información:

http://catedraldeoviedo.com/

27. Dedal SEVILLA // SEVILLA´s Thimble

Dedal sevillana. Sevilla.

Dedal sevillana. Sevilla.

En esta ocasión, volvemos a tierras andaluzas para mostraros mi siguiente dedal, ya que es un dedal de la ciudad de Sevilla. Este dedal que vuelve a ser de porcelana, es un regalo de mi amiga Albiña. En él, como podéis observar, encontramos una sevillana dibujada y el nombre de la ciudad de la que procede.

Sevilla es un municipio y ciudad española, capital de la provincia homónima y de la comunidad autónoma de Andalucía. Es la ciudad más poblada de Andalucía, la cuarta de España después de Madrid, Barcelona y Valencia, y la 31.ª de la Unión Europea. El municipio tiene una extensión de 140,8 km². El área metropolitana de Sevilla está compuesta por 46 municipios.

Su casco antiguo es el más extenso de España y uno de los tres más grandes de toda Europa junto a los de Venecia y Génova, con 3,94 kilómetros cuadrados, y su casco histórico uno de los más grandes de España (nótese la diferencia entre casco antiguo, que solo incluye la zona histórica anterior a la Revolución Industrial, y casco histórico, que abarca estadios posteriores). Su patrimonio histórico y monumental y sus diversos espacios escénicos y culturales la constituyen en ciudad receptora de turismo nacional e internacional, en efecto se trata de la tercera capital más visitada de España, tras Barcelona y Madrid. Entre sus monumentos más representativos se encuentran la catedral (que incluye la Giralda), el Alcázar, el Archivo de Indias y la Torre del Oro, de los que los tres primeros han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco de forma conjunta en 1987.

El puerto de Sevilla, situado a unos 80 km del océano Atlántico, es el único puerto fluvial de España, pues el río Guadalquivir es navegable desde su desembocadura en Sanlúcar de Barrameda hasta la capital hispalense, aunque el tamaño de los barcos que acceden a la ciudad está limitado por una esclusa con un calado máximo de 8,5 m y el puente de circunvalación V Centenario que limita el calado aéreo a 42 m.

Sevilla dispone de una red desarrollada de transporte por carretera y ferrocarril, así como de un aeropuerto internacional. Es destacable la presencia histórica de la industria aeronáutica en la ciudad, así como de la industria militar.

Con la celebración de la Exposición Iberoamericana de 1929, la ciudad experimentó un gran desarrollo urbanístico marcado por la creación de parques y la construcción de edificios proyectados para dicho acontecimiento, como el Parque de María Luisa o la plaza de España. La Exposición Universal de 1992 dejó como legado en la ciudad una importante mejora de la infraestructura, principalmente en las comunicaciones terrestres y aeronáuticas, entre las que destaca el acceso ferroviario del AVE a la estación de Santa Justa. Asimismo, el área de la Expo de 1992 se adaptó como sede del Parque Tecnológico Cartuja 93, sedes de la Universidad de Sevilla y el parque temático y de ocio Isla Mágica.

En 2014 se llevaron a cabo importantes proyectos en la ciudad, como la Torre Cajasol, el proyecto del Puerto Delicias o el Acuario Nuevo Mundo, algunos de ellos objeto de polémica debido a su posible impacto visual.

La Universidad de Sevilla, fundada en 1505, tiene más de 65 000 estudiantes. Asimismo, la Universidad Pablo de Olavide, ubicada en el colindante municipio de Dos Hermanas, cuenta más de 10 000 estudiantes. Son miles los estudiantes extranjeros que se matriculan en los programas Erasmus y cursos de español en la Universidad de Sevilla, que en 2006 fue una de las diez más visitadas de Europa junto con otras ocho universidades españolas.

Sevilla ha despertado desde antiguo, y especialmente durante la época del Romanticismo, la evocación de los artistas europeos, que ven en ella un lugar pintoresco y maravilloso. Tras los últimos estudios, se ha llegado a identificar un total de 150 óperas ambientadas en esta ciudad, como La fuerza del destino, Carmen, El barbero de Sevilla, Don Giovanni o Las bodas de Fígaro. (Wikipedia)

21. Dedal TOLEDO // TOLEDO´s Thimble

Dedal dibujos Toledo.

Dedal dibujos Toledo.

Hoy me animo a dejaros este simpático dedal de la ciudad de Toledo. Es un dedal de porcelana como podéis ver, y lo conseguí en una tienda de la ciudad situada en la Calle Cardenal Cisneros, cuyo nombre es Artesanías Alonso. Esta vez, os dejo un tríptico del dedal, para que así podáis ver todos los detalles del dedal. A mi forma de ver es muy gracioso, con todos los dibujos sobre cosas típicas de la ciudad, armas blancas, el Alcázar, etc. La verdad es que me encanta este dedal.

Anteriormente, ya os he hablado un poco sobre la ciudad de Toledo, en la entrada que le dediqué al dedal de uno de sus monumentos más importantes, el Alcázar, pero en esta ocasión os voy a contar algo sobre su artesanía.

Son muchas las tiendas de recuerdos y artículos típicos de la ciudad. Sin embargo, de todas ellas destacan las especializadas en el trabajo artesano ancestral que da renombre a Toledo en todo el mundo desde hace cientos de años como son el damasquinado y la espadería, sobre todo, y en menor medida, la cerámica, el forjado o la madera.

La tradición del arte del acero toledano ha sido siempre legendaria. Las mejores espadas de los siglos XVI y XVII eran de Toledo, a cuyo río, el Tajo, se le atribuían propiedades casi milagrosas para darle calidad a sus hojas.

El trabajo en el metal sigue siendo artesano en muchos casos y en la capital castellano-manchega podrá llevarse como recuerdo reproducciones históricas de algunas de las espadas más famosas. Son numerosas y de gran calidad las tiendas que hay en la ciudad especializadas en este preciado objeto para el turista, surtidas gracias a los importantes fabricantes que hay en la ciudad.

A la hora de identificar Toledo con una de sus artesanías esa es, sin duda, la forja de metales. Y dentro de la forja, el arte de la espadería es el más conocido desde hace siglos. El acero de Toledo ha sido uno de los más prestigiosos del mundo desde la época visigoda (s. VI), sobre todo por su flexibilidad, ideal para la práctica de la esgrima.

El espadero tenía fórmulas especiales como recitar ciertas oraciones o canturrear ciertas canciones alusivas al acto, para medir el tiempo que duraba la inmersión de las hojas en el agua para templarlas. Cada espadero tenía sus marcas.

El predominio de las armas de fuego a partir del siglo XVII inicia la decadencia de esta vieja artesanía. En 1761, consciente de esto, Carlos III decide crear en Toledo la llamada ‘Fábrica de las Espadas’. Desde un principio, la Fábrica de Armas pasó a depender del Real Cuerpo de Artillería, marcándose las hojas con la inscripción ‘Fábrica Artillería-Toledo’.

Lo que distingue a las espadas fabricadas en Toledo, es que sus hojas no son de acero puro, sino que están formadas por un núcleo interior de hierro, envuelto completamente en acero. Con este procedimiento, lo que se logra es dar al acero además de su elasticidad y dureza, la ductilidad que posee el hierro.

Uno de los factores fundamentales en la calidad de una espada, además de haber tenido una buena forja, radica en su ‘temple’, éste se consigue dando a la hoja una calda rojo-cereza y sumergiéndola en agua. Antes de dar por buena una hoja, se la somete a un gran número de pruebas: la de la muletilla, la del plomo, la de la ‘S’.

Las armas de lujo, además de las marcas del espadero o la fábrica, son ornamentadas utilizando diversos sistemas: damasquinado, dorados o plateados a fuego, nielados y grabados. La técnica más antigua es el nielado.

Aparte de la hoja, lo que caracteriza a una espada son las monturas con las que se rematan, así como las vainas y las empuñaduras.

En los distintos talleres de Toledo se pueden apreciar magníficas reproducciones de espadas o sables tan famosos como los de: Alfonso VI, Boabdil, El Cid, Napoleón, Rey Arturo, Carlos V, que en la actualidad tienen una gran aceptación en el mercado internacional.

Pese a haber cesado la actividad espadera en la Fábrica de Armas, los talleres toledanos siguen produciendo sables para los ejércitos españoles y algunos extranjeros.

Otra de las artes tradicionales que se unen al nombre de Toledo es el damasquinado, una técnica que consiste en dibujos de formas en metales o dibujos incrustando hilos dorados o plata hacia dentro. Su belleza da como resultado un arte que se ha convertido, junto a la de las armas blancas, en una seña identificativa de la ciudad de Toledo durante toda su historia.
Desde Toledo, los damasquinos se venden en muchos lugares de España como souvenir, pero en la ciudad puede incluso ver cómo se sigue trabajando artesanalmente en algunos talleres donde se realizan piezas de damasquino de gran calidad.

Esta clase de ornamentación, aplicable a toda clase de objetos artísticos, incrustando labores de oro o plata en un metal más común, como el hierro pavonado, el acero o el cobre, se practicó desde muy antiguo entre los egipcios, los griegos y los romanos. Adquirió gran desarrollo en Oriente desde que el Imperio Romano se trasladó a Bizancio, siendo originarias de Damasco, las mejores piezas que llegaban de Europa, por lo que este arte tomó el nombre de Damasquinado, aunque más propio es el de ‘Ataujía’ con el que también se designó. Por todo el mundo se imitaron las labores del damasquinado. A este resurgimiento de un arte olvidado en Occidente, contribuyó en primer lugar el lujo desplegado en las armaduras en toda Europa desde finales del siglo XV: suntuosos arneses de Carlos I y Felipe II.

Según fueron evolucionando las armas de fuego, el damasquinado perdió importancia, quedando reducido a un accesorio de la orfebrería y la joyería.

Toledo es en la actualidad el mayor foco de producción de damasquinado del mundo, y donde se ejecutan la mayor diversidad de piezas. Se siguen realizando labores de estilo Mudéjar, Renacimiento y algunas nuevas como las denominadas ‘vistas’.

El damasquinado toledano auténtico, fundamenta su prestigio en una técnica artesanal muy depurada. Sin duda es la ‘estrella’ de sector del Metal y una fuente de riqueza para la Artesanía Toledana y Castellano-Manchega.

El mueble característico de Toledo y presente en muchas casas antiguas es el BARGUEÑO, aunque también tienen importancia los taquillones de uno o varios cuerpos decorados, arquerías. Bancos, sillones fraileros, sillas, mesas y puertas completan la producción.

El bargueño, cuyo nombre sitúa su origen en la localidad vecina de Bargas para unos y para otros en un carpintero llamado Vargas, se produce desde el siglo XVI hasta la actualidad.

Lo esencial de este mueble es su carácter transportable, pues la mayoría tienen en sus laterales unas asas para tal fin; así como la ausencia casi total en el exterior de motivos decorativos, limitándose a una ligera decoración a base de herrajes forjados y calados. Contrastando con el exterior, la parte interior aparece profusamente decorada con vidrios, incrustaciones de hueso, marfil o carey.

También conocida es la silla toledana que se ha venido fabricando con un asiento confeccionado de anea (una planta que crece en sitios pantanosos y que puede alcanzar hasta dos metros y medio de altura). Su hoja es la materia prima usada por los artesanos.

La talla, es una técnica decorativa muy utilizada en la ebanistería. Las maderas que se tallan deben de ser de muy buena calidad, estar perfectamente secas y sanas, siendo las más utilizadas, el nogal, pino rojo, abedul, roble, olivo, boj. Además de en Toledo capital hay un buen número de talleres en otros pueblos de su provincia como Escalonilla, Lagartera, Polán o Ventas con Peña Aguilera.

Por último, la cerámica. La tradición cerámica de la ciudad de Toledo se remonta al siglo XI.

Se trataba de una loza muy gustosamente decorada con reflejos metálicos. Bajo los auspicios del rey taifa Al-Mamoun se realizaron piezas de cerámica de innegable belleza.

Eran muy abundantes las jarras, candiles, fuentes, cántaros, botellas de cuerpo esférico y cuello alto. La decoración se efectuaba a base de vidrio coloreado por óxido de hierro, de cobre, de manganeso, etc. así como las singulares .

El gran ceramista e investigador D. José Aguado mantiene la teoría que los alfareros de los talleres de Medina Azara y Elvira, después de la destrucción de estas ciudades, se trasladaron a la Corte Toledana y en esta siguieron fabricando ‘vajilla de lujo’.

Son muchos los edificios y los espacios al aire libre de la ciudad que cuentan con este tipo de azulejeria o cerámica y que se pueden apreciar en las visitas.

Toda esta información está sacada de la página de internet Artesanía de Toledo. Os dejo el enlace a la página.