394. Dedal AVEIRO // AVEIRO´s Thimble

PicsArt_01-01-12.14.34

Dedal porcelana Aveiro / Costa Nova (Portugal).

Aquí os traigo un nuevo dedal. Aprovechando la cuarentena en la que nos encontramos en España, debido al COVID-19, aprovecharé para poder enseñaros unos cuantos dedales que tengo guardados desde que me los traje. Hace ya unos meses, aprovechando las Navidades, nos fuimos de viaje de nuevo a la ciudad portuguesa de Oporto, y además nos acercamos hasta Aveiro y Costa Nova. De este pequeño viaje, me traje unos cuantos dedales, y este es el primero de los que os quiero enseñar en mi blog. Este dedal de Aveiro, lo conseguí en la tienda llamada “Casa Marqués, Turismo Regional, Recordaçóes, Souvenirs, Recuerdos”, la cual podéis encontrar en la Rúa Joao Mendonça.

Aveiro es una ciudad portuguesa, capital del distrito homónimo, en la Región Centro y comunidad intermunicipal de Aveiro, situada cerca de 55 km al norte de Coímbra y con cerca de 60.000 habitantes, casi 80.000 considerando las freguesías del extrarradio. La ciudad ha sido frecuentemente denominada La “Venecia de Portugal” por sus canales que atraviesan el centro de la ciudad lo cual dota a la ciudad de una gran belleza, conjuntamente con el barrio viejo de “Beira Mar” donde se conservan las tradicionales casas y los almacenes de sal de la ría. El aire antiguo de la ciudad se mezcla perfectamente con la modernidad que ha irrumpido por la vida universitaria y hacen de esta ciudad un sitio apetecible en cualquier época del año.

Es sede de un municipio con 199,77 km² de área y 73.335 habitantes (2001), subdividido en catorce freguesías. El municipio limita al norte con el municipio de Murtosa (ya sea a través de la ría de Aveiro, ya sea por tierra), al noreste con Albergaria-a-Velha, al este con Águeda, al sur con Oliveira do Bairro, al sureste con Vagos y con Ílhavo (siendo los límites con este último concello también terrestres y a través de la ría), y con una franja relativamente estrecha de litoral en el océano Atlántico, al oeste.

Es un municipio territorialmente discontinuo, dado que comprende algunas islas de la ría de Aveiro, y una porción de la península costera de casi 25 km de extensión que cierra la ría por occidente.

El documento del legado hecho por la condesa Muniadona Díaz al monasterio de Guimarães el 26 de Enero de 959, contiene la referencia a Suis terras in Alauario et Salinas, la forma más antigua que se conoce del topónimo de Aveiro. Las primeras menciones que hacen referencia a la ciudad datan del siglo X, pero hasta el siglo XIII no es elevada a la categoría de villa.​ En aquella época, la población se agrupaba en torno a la iglesia principal consagrada a San Miguel Arcángel, situada donde está hoy la Plaza de la República, aunque este edificio fue demolido en 1835.

La buena situación geográfica de Aveiro ha beneficiado su crecimiento. Las salinas, que abundan en aquella zona, la pesca (particularmente la del bacalao​) y el comercio marítimo han constituido la base económica de la ciudad.

Más tarde, el rey Juan I, siguiendo el consejo de su hijo, el príncipe Pedro, quien en ese momento era donatario de Aveiro, ordenó que el poblado fuese rodeado con murallas que, en el siglo XIX, fueron demolidas y parte de sus piedras utilizadas en la construcción de los rompeolas de la nueva barra.

En 1434, el rey Eduardo I dio al pueblo el privilegio de celebrar una feria anual libre que ha llegado a nuestros días y es conocida por Feria de Marzo.

En 1472, la hija del rey Alfonso V, la infanta Joana, entró en el Convento de Jesús, donde murió el 12 de Mayo de 1490, aniversario recordado hoy en el día de fiesta municipal. La estancia de la hija del rey tuvo repercusiones importantes para Aveiro, llamando la atención sobre la villa, de este modo promoviendo su desarrollo.

El primer fuero de Aveiro es manuelino y fue otorgado en 4 de Agosto de 1515, y está incluido en el Libro de Lecturas Nuevas de Fueros de Estremadura.

A finales del siglo XVI y principios del XVII, la inestabilidad de la vital comunicación entre la ría y el mar llevó al cierre del canal. Esto impidió el uso del puerto y creó condiciones de insalubridad que provocaron el estancamiento de las aguas de la laguna. Muchos residentes de Aveiro emigraron y crearon nuevos pueblos de pescadores a lo largo de la costa portuguesa. Esto causó una gran disminución de la población y provocó una importante crisis económica y social. Fue, sin embargo, y curiosamente, en esta fase de recesión que se construyó en pleno dominio filipino, la iglesia de la Misericordia, uno de los templos más notables de Aveiro. Estos pueblos de pescadores continúan existiendo como barrios del extrarradio aveirense: Gafanha de Nazaré, Gafanha da Encarnação, etc.

En 1759, Aveiro se convirtió en ciudad por orden del rey José I, unos meses después de ser condenado por traición, a la horca, el último duque de Aveiro. Unos años después, en 1774, a pedido del rey José I, el papa Clemente XIV convirtió Aveiro en sede de la diócesis que lleva el mismo nombre.

Por estas razones, a petición de algunas personas notables de la ciudad, la nueva ciudad, por Real Decreto de 11 de Abril de 1759, se le dio el nombre de Nueva Bragança en lugar de Aveiro. Cuando el Marqués de Pombal cayó en desgracia, la reina María I en 1777 ordenó que la ciudad volviera a llamarse por su antiguo nombre.

Costa Nova, es uno de los maravillosos lugares que se puede ver en el dedal además de la ciudad de Aveiro.

La playa de Costa Nova do Prado o tan sólo Costa Nova está situada en la costa oeste de Portugal, en la orilla de la Ría de Aveiro. La zona administrativa de la ciudad está en Ílhavo, y la zona turística en Rota da Luz.

Tuvo su origen en la apertura de la barra de la ría en 1808. La designación se debe a dos hechos. El primero, “Nueva Costa”, en contraposición a la “Costa de Antigua” (San Jacinto). En segundo lugar, debido al hecho de que este lugar, ha habido un enorme prado verde (Costa Nova do Prado).

Es una de las excelentes playas portuguesas para practicar deportes acuáticos, y también cuentan aquí con un club náutico. A menudo, se ven un montón de tablas de windsurf, kitesurf y otros deportes similares. El tópico de esta playa son las casas pintadas con franjas verticales intercalados con colores vivos y alegres.

En este dedal también se puede ver el Farol da Barra o Faro de Aveiro.

El Faro de Aveiro (en portugués: Farol de Aveiro) es un faro situado en la freguesía de Gafanha da Nazaré, concejo de Ílhavo, distrito de Aveiro, Portugal. Es el faro más alto de Portugal y el segundo de la Península Ibérica, sólo un metro por debajo del Faro de Chipiona, Cádiz, España, y uno de los más altos del mundo.

En 1879 empezó a construirse el faro según el proyecto del ingeniero Paulo Benjamín Cabral, entrando en funcionamiento en 1893. Tenía un aparato óptico de 1.er orden, de 920 mm de distancia focal, lámpara de incandescencia a vapor de petróleo, lámpara de reserva de aceite de nivel constante y mecanismo de relojería para conseguir la rotación de la linterna. También entró en funcionamiento una señal sonora de aire comprimido en un local construido en el muelle. Esta señal fue traslada a otro local enfrente del faro en 1898.

En 1908 la maquinaria de la señal sonora fue sustituida por dos máquinas de vapor verticales. En 1932 se construyó un espigón para proteger el faro, lo que no impidió que en 1935 el mar se llevase la maquinaria de la señal sonora, siendo entonces trasladada a la cima de la torre del faro. En 1936 fue electrificado con grupos electrógenos.

En 1947 recibió un nuevo aparato óptico de 3.er orden, de 375 mm de distancia focal, que incluía también paneles para convertirlo en señal aeromarítima. También recibió entonces una lámpara eléctrica quedando la de vapor de petróleo como reserva. En 1950 se le instaló una lámpara de 3.000 w. Como novedad en este tipo de edificios, en 1958 fue instalado un ascensor, reduciéndose también la potencia de la lámpara que quedó en 1.000 w. En 1990 fue automatizado.

El faro emite una luz blanca en grupos de cuatro destellos espaciados regularmente en un ciclo de 13 segundos en un plano focal de altura 66 metros y un alcance nominal nocturno de 23 millas náuticas.

(29/12/2019)