349. Dedal WIELICZKA // WIELICZKA´s Thimble

PicsArt_01-25-02.02.07

Dedal porcelana XL de Wieliczka (Polonia).

El dedal que os quiero mostrar en el día de hoy, es un dedal internacional. El único dedal que tengo por el momento en mi colección de un nuevo país, Polonia. Este dedal me lo regaló mi amiga Nuria, y me lo trajo de una visita a las minas de sal de la localidad de Wieliczka.

Wieliczka es una localidad del sur de Polonia de 19.128 habitantes (2006). Es parte del Área metropolitana de Cracovia, en el Voivodato de Pequeña Polonia. Fue fundada en 1290 por el duque Premislao II de Polonia.

Bajo la ciudad se encuentran las Minas de sal de Wieliczka, una de las minas de sal más antiguas del mundo, operativa desde tiempos prehistóricos. Las minas fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1978. Este dedal viene desde una de las tiendas de esas minas de sal.

Las minas de sal de Wieliczka, en la ciudad polaca de Wieliczka, perteneciente al área metropolitana de Cracovia. Han sido explotadas sin interrupción desde el siglo XIII, y aún hoy en día siguen produciendo sal de mesa. Alcanzan una profundidad de 327 metros y su longitud supera los trescientos kilómetros. Reciben el sobrenombre de “la catedral subterránea de la sal de Polonia“.

Es una de las minas de sal activas más antiguas del mundo. La más antigua está en Bochnia, también en Polonia, a veinte kilómetros de Wieliczka.

Estas minas incluyen un recorrido turístico de 3,5 kilómetros que contiene estatuas de personajes míticos e históricos, esculpidas en la roca de sal por los mineros. Incluso los cristales de los candelabros están hechos de sal. También hay cámaras y capillas excavadas en la sal, un lago subterráneo y exposiciones que ilustran la historia de la minería de la sal. Recibe unos 800.000 visitantes al año.

A lo largo de los siglos, célebres personajes han visitado las minas, entre los que cabe citar a Nicolás Copérnico, Johann Wolfgang von Goethe, Alexander von Humboldt, Dimitri Mendeleyev, Ignacy Jan Paderewski, Robert Baden-Powell, Karol Wojtyła, Bill Clinton, así como muchas testas coronadas.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los alemanes usaron las minas como almacén de guerra.

Las galerías laberínticas de las minas inspiraron al escritor polaco Bolesław Prus varias escenas de su novela histórica Faraón (1895).

En 1978 las minas de sal de Wieliczka fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

En la página “La Mina de Sal de Wieliczka“, de la cual os dejo el enlace a continuación, (https://www.laminadesalwieliczka.es/la-mina) podéis encontrar un montón de información sobre estas minas. Os dejo también en las líneas siguientes, alguna de la información que podéis encontrar en esta pagina…

La Mina de Sal “Wieliczka” es uno de los monumentos de cultura material y espiritual más valiosos que hay en Polonia. Cada año la visitan más de un millón de turistas de todo el mundo.

Es también un monumento de valor universal, uno de la primera decena de monumentos inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial de la Humanidad de la UNESCO.

Hoy en día la Mina de Sal “Wieliczka” es una fusión entre los siglos de tradición y la modernidad. Se puede percibir como un cuento muy largo o como una ciudad subterránea con todas sus infraestructuras.

La mina es herencia de incontables generaciones de mineros, un monumento de historia de Polonia y de la nación, es una marca que existente en la mentalidad polaca desde hace siglos.

Si queréis conocer más sobre estas minas de sal, os invito a seguir el enlace que os dejé más arriba en la entrada del blog. ¡Es una historia muy interesante!, y recordad que… ¡el saber no ocupa lugar!.

(24/01/2018)

Anuncios