358. Dedal HOLANDA // HOLLAND´s Thimble

PicsArt_11-13-02.07.34

Dedal porcelana Holanda (Países Bajos).

Hoy os quiero enseñar otro de los dedales internacionales que tengo en mi colección desde hace ya algún tiempo. Este dedal me lo trajo mi novio de uno de sus viajes de trabajo, haciendo escala en Holanda se encontró con algunos dedalitos y quiso traérmelos para que formasen parte de mi colección. Este es uno de ellos. ¡Y me encanta!, porque describe a la perfección este país, con sus molinos, sus vaquitas y sus campos de tulipanes.

Holanda (en neerlandés, Holland)​ es una región histórica y cultural situada en la costa occidental de los Países Bajos. Desde 1840, está dividida en dos provincias, Holanda Septentrional (Holanda del Norte) y Holanda Meridional (Holanda del Sur).

Antiguamente, el condado de Holanda fue miembro principal de las Provincias Unidas (1581-1795). Debido a su importancia histórica en la región, el topónimo “Holanda” se utiliza tradicionalmente como pars pro toto o sinécdoque para referirse al Estado soberano, y la denominación oficial de éste es la de “Países Bajos“. Sin embargo, durante el reinado de Luis I Bonaparte, el Estado llevó el nombre de Reino de Holanda (1806-1810). Lo mismo ocurre con el idioma, el neerlandés, que es conocido tradicionalmente, por extensión, como “holandés” (aunque en realidad el holandés es un “dialecto” del neerlandés). Lo mismo ocurre en el caso del gentilicio, que es neerlandés/a, aunque también se usa “holandés/a”.

Cada región de los Países Bajos tiene su propia historia que merece ser comentada de manera independiente. Sin embargo, hasta cierto punto, la historia de Holanda como región es la historia de los Países Bajos como país, ya que es la región más influyente del Estado soberano actual.

Hasta el siglo IX, los habitantes del territorio que se convirtió en Holanda eran de procedencia frisona. La zona era parte de Frisia. A finales del s. IX, Holanda se convirtió en un condado del Sacro Imperio Romano Germánico. El primer conde de Holanda que se conoce con certeza fue Teodorico I, que reinó desde el año 896 hasta el 931. Fue sucedido por una larga lista de condes holandeses, que hasta el 1101 se conocieron como condes de Frisia. Cuando el conde Juan I murió sin descendencia en 1299, el condado fue heredado por Juan II de Avesnes, conde de Henao. En la época de Guillermo V (Casa de Wittelsbach, 1354-1388), el conde de Holanda también fue el conde de Henao y de Zelanda.

Más tarde, Frisia Occidental fue conquistada —como resultado, la mayoría de las instituciones regionales se referían a Holanda y Frisia Occidental como una sola unidad—. Al mismo tiempo, enfrentamientos armados tuvieron lugar y se sucedieron hasta que Jacqueline I, condesa de Henao, se vio obligada a ceder todas sus posesiones, incluyendo Holanda, a su primo Felipe III de Borgoña, conocido como Felipe el Bueno, en 1432.

Como consecuencia, Holanda se convirtió en parte de los Países Bajos Borgoñones, y más tarde, en 1477, pasó a formar parte de las Diecisiete Provincias de los Habsburgo. En el siglo XVI, el condado se convirtió en la región europea más densamente urbanizada, con la mayoría de la población viviendo en las grandes urbes. En los Países Bajos Borgoñones, Holanda era la región dominante del norte; la influencia política de Holanda determinó en gran medida el dominio borgoñón sobre la zona. El último conde de Holanda fue Felipe II de España. Fue depuesto oficialmente en 1581 mediante el Acta de abjuración, aunque los monarcas hispánicos conservaron la intitulación de “condes de Holanda” hasta la Paz de Münster, firmada en 1648.

En la rebelión holandesa contra los Habsburgo durante la Guerra de los Ochenta Años, las fuerzas navales de los rebeldes —los “mendigos de mar”— establecieron su primera base permanente en Brielle, en 1572. De esta forma, Holanda, ahora con estatus de Estado soberano en una confederación holandesa más grande, se convirtió en el centro de la rebelión. En el siglo XVII, Holanda se convirtió en el centro cultural, político y económico de las Provincias Unidas, convirtiéndose en una de las mayores potencias europeas, proceso que se conoce como Siglo de Oro neerlandés. Después de que el rey de España fuera depuesto como conde de Holanda, el poder ejecutivo y legislativo recayó en los estados que conformaban las Provincias Unidas, que fueron liderados por la figura del Gran Pensionario.

Las mayores ciudades de las Provincias Unidas se encontraban en HolandaÁmsterdam, Róterdam, Leiden, Alkmaar, La Haya, Delft, Dordrecht y Haarlem—. Desde los grandes puertos de la región, comerciantes holandeses navegaban hacia otros destinos europeos, y los principales comerciantes europeos dirigían el mercado del continente desde Ámsterdam y las demás ciudades portuarias de Holanda.

Muchos europeos se refirieron a las Provincias Unidas como “Holanda” y no como “República de los Siete Países Bajos Unidos”. Una fuerte influencia holandesa se plantó en la mente de los demás europeos, que luego se proyectó en la República en su conjunto. En la propia República, un lento proceso gradual de expansión cultural se llevó a cabo, uniformizando las culturas de las demás provincias y convirtiéndolas en más similares a la holandesa. La lengua de la Holanda urbana se convirtió en la lengua estándar.

La formación de la República Bátava, inspirada en la Revolución francesa, dio lugar a un gobierno más centralizado. Holanda se convirtió en la provincia de un Estado unitario. La independencia de la región se frenó debido a una reforma administrativa en 1789, en la que el territorio holandés fue dividido en varios departamentos: Amstel, Delf, Texel, y parte de las cuencas del Escalda y el Mosa.

Desde 1806 hasta 1810, Napoleón Bonaparte controló el Estado vasallo, el Reino de Holanda, gobernado de iure por Luis I Bonaparte y, en un breve período de tiempo, por el hijo de Luis, Luis Napoleón Bonaparte. El reino abarcaba gran parte del territorio que conforma los Países Bajos actuales. La denominación del reino refleja lo común que era equiparar el resto de los territorios como parte de la región de Holanda.

Durante el período en que los Países Bajos fueron anexionados por el Primer Imperio Francés e incorporados a Francia (1810–1813), Holanda fue dividida en los departamentos de Zuyderzée y Bouches-de-la-Meuse.

Después de 1813, Holanda se convirtió en provincia del Reino Unido de los Países Bajos. Más tarde, en 1840, Holanda se dividió en las actuales provincias de Holanda Septentrional y Holanda Meridional, como resultado de la Revolución belga de 1830. Desde 1850, un fuerte proceso de construcción nacional provocó que los Países Bajos fueran culturalmente unificados y económicamente modernizados, haciendo de las ciudades de Holanda la base de su economía.

(09/11/2017)

Anuncios

328. Dedal ÁMSTERDAM // ÁMSTERDAM´s Thimble

PicsArt_09-23-01.16.18

Dedal escudo Ámsterdam (Holanda, Países Bajos).

Otro de mis nuevos dedales internacionales. En esta ocasión, os quiero enseñar un dedal proveniente de Ámsterdam en los Países Bajos que me trajo mi novio en uno de sus últimos viajes de trabajo a Escocia. Mientras que hacía escala en la ciudad me compraba algún dedalito para incorporar a la colección y como sabe que me encantan los escudos pues, me trajo este dedal de porcelana en el que podemos ver parte del escudo de la ciudad de Ámsterdam.

Ámsterdam​ o Amsterdam, según la pronunciación etimológica, es la capital oficial de los Países Bajos. La ciudad está situada entre la bahía del IJ, al norte, y a las orillas del río Amstel, al sureste. Fue fundada en el siglo XII como un pequeño pueblo pesquero. Sin embargo, en la actualidad es la ciudad más grande del país y un gran centro financiero y cultural de proyección internacional.

Tiene una población de unos 810.000 habitantes y en su área metropolitana residen aproximadamente 1,5 millones. Cabe destacar que Ámsterdam forma parte de la gran conurbación neerlandesa llamada Randstad (junto con las ciudades de La Haya, Róterdam y Utrecht), que cuenta con más de 6,5 millones de habitantes. Este núcleo es una de las conurbaciones más grandes de Europa.

El centro histórico de la ciudad fue construido en gran parte en el siglo XVII y es hoy en día uno de los centros históricos más grandes de Europa. En aquella época se construyeron una serie de canales semicirculares alrededor del casco antiguo ya existente de la ciudad. Después se edificaron las nuevas calles que ahora habían sido creadas con casas y almacenes en un estilo típico neerlandés que es una de las imágenes más famosas de Ámsterdam y del país. Al igual que otras ciudades de Europa septentrional con abundancia de agua, como Brujas, Hamburgo y Estocolmo, es conocida coloquialmente como la “Venecia del norte“.

Aunque durante casi toda su historia (excepto entre 1808–1810) ha sido la capital oficial de los Países Bajos, nunca ha sido la sede de la justicia, el gobierno o el parlamento neerlandés, ya que todos estos órganos se encuentran en la ciudad de La Haya, que por tanto es la principal ciudad del país con respecto a política y justicia. Ámsterdam tampoco es la capital de la provincia de Holanda Septentrional, que siempre ha sido Haarlem.

Escudo.

El escudo de Ámsterdam, utilizado oficialmente como símbolo de esta ciudad, consiste en un escudo de color rojo con una franja vertical, situada en el centro y decorada con tres cruces de San Andrés. El escudo está flanqueado por las dos figuras de dos leones y timbrado con la Corona Imperial Austríaca. En la parte inferior figura el lema de la ciudad. Algunos de los elementos del escudo están vinculados con la historia de la ciudad. Las cruces y la corona imperial son muy utilizadas como elementos decorativos en muchos lugares de Ámsterdam.

Posee la siguiente descripción heráldica o blasonamiento:

En un campo de gules, un palo de sable cargado de tres cruces de San Andrés de plata y puestas en palo.
En el timbre la corona imperial austríaca que es un círculo de oro engastado de piedras preciosas y perlas, bordeado de lo mismo, compuesta de ocho florones, visible cinco, de los centrales salen sendas diademas sumadas de perlas, que convergen en una cruz de oro sumada de una piedra preciosa de azur. La corona forrada de gules o rojo y cerrada de una mitra de oro, abierta en su parte central y sus bordes cargados de perlas y de una franja de oro y sable.
Por soportes, dos leones rampantes de oro, armados y lampasados de gules, terrazados de plata. Por divisa, en una lista de plata cargada de “Heldhaftig, Vastberaden, Barmhartig” de sable.

Campo del Escudo.

El campo del escudo propiamente dicho, es de color rojo de gules en terminología heráldica y se encuentra dividido por una franja vertical de sable (color negro), situada en la parte central y decorada con tres cruces de San Andrés, el nombre por el que son conocidas las cruces con la forma de aspa o de la mayúscula “X”, de plata (color gris o blanco). En heráldica, una franja vertical recibe el nombre de palo, por extensión, este término se utiliza para indicar que varias figuras se encuentran colocadas unas debajo de otras.

Aunque de forma muy extendida se cree que las tres cruces del escudo simbolizan las tres grandes amenazas de la ciudad en el pasado: el fuego, las inundaciones y la peste negra, sin embargo esta creencia no tiene base histórica y lo más probable las cruces provengan del blasón de la Casa de los Persijn, una familia noble a la que perteneció el caballero Jan Persijn, señor de Amstelledamme (Ámsterdam) desde 1280 hasta 1282. En la heráldica de las ciudades holandesas de Dordrecht y Delft, el palo heráldico representa el agua, por analogía, posiblemente cuando se adoptó el escudo se pensó en el palo de sable como símbolo del río Amstel. Tanto los esmaltes como las cruces del escudo de Ámsterdam son también utilizados en los blasones de dos poblaciones vecinas OuderAmstel, situada en el sudeste, junto al río Amstel, y NieuwerAmstel (en la actualidad barrio de Amstelveen), en el sudoeste. Ambas poblaciones también se encontraron en el pasado dentro de los dominios de la familia Persijn.

La bandera de la ciudad se ha creado con los elementos del campo del escudo por lo que puede considerarse a aquella como una bandera heráldica. Sin embargo, tanto la franja como las tres cruces se encuentran colocadas horizontalmente. Las tres cruces de San Andrés figuran en el logotipo del Ayuntamiento​ y también son un elemento decorativo muy usado en los característicos bolardos de la ciudad, conocidos como Amsterdammertjes.

Corona Imperial Austríaca.

El emperador Maximiliano I apoyó a la burguesía de las ciudades holandesas (Cod) frente a la nobleza rural (Hook) en el conflicto que mantuvieron durante el siglo XV. La ciudad de Ámsterdam llegó a prestar grandes cantidades de dinero al emperador. En 1489, Maximiliano I concedió a Ámsterdam el privilegio de utilizar en su heráldica, su corona imperial de uso personal como signo de agradecimiento por los préstamos que recibió. Cuando su sucesor, Rodolfo II, elaboró una nueva corona personal, ésta pasó a figurar en el escudo. Incluso después de la Reforma, los protestantes de Ámsterdam continuaron utilizando la corona del emperador, un monarca católico.​ Esta corona, cuyo uso se mantuvo en el tiempo, se convirtió en la Corona Imperial Austríaca en 1804, cuando se creó en Impero austríaco ya que el Sacro Imperio había quedado disuelto. La corona imperial figura en el timbre del escudo, es decir fuera del escudo propiamente dicho, colocada sobre éste.

Existen algunos puntos de la ciudad de Ámsterdam en los que se puede observar la corona imperial como elemento independiente, separado del resto del escudo. Entre ellos destacan la Torre de la Iglesia Protestante Westerkerk o el puente de Blauwbrug, decorado con algunas de ellas.

Soportes.

Los soportes del escudo son dos leones rampantes de oro, de color amarillo o dorado. Los dos leones se encuentran situados sobre un pequeño pedestal de piedra que se blasona como terraza. Las figuras de los soportes se incorporaron al escudo durante el siglo XVI.

Lema. (aunque en el dedal no aparece)

A partir del mes de Febrero de 1941, por vez primera en Europa, en Ámsterdam la población no judía se manifestó en contra de la persecución que sufrieron éstos por parte del III Reich. Finalizada la ocupación alemana, la reina Guillermina de los Países Bajos deseó que se recordara el comportamiento de los ciudadanos de la ciudad durante la II Guerra Mundial, ordenando el 29 de Marzo de 1947 incluir en las armas de la ciudad el siguiente lema: “Heldhaftig, Vastberaden, Barmhartig”, que en holandés significa “Valiente, Inquebrantable, Compasiva”.

Nunca olvidaré la emoción que nos ha abrumado, cuando los primeros testigos nos comunicaron en Londres la forma en que toda la población se había opuesto a la inhumanidad del tirano cruel. —Guillermina de los Países Bajos.

En el escudo de la ciudad de Ámsterdam, el lema aparece escrito en una cinta o pergamino de plata. Esta cinta aparece representada en la parte inferior del escudo.

En cuanto al uso de este escudo en la Wikipedia podemos encontrar la siguiente información:

Como ocurre con todos los escudos de los municipios holandeses, el escudo de Ámsterdam está registrado en el Hoge Raad van Adel (la autoridad heráldica holandesa). Todos estos escudos de armas se encontraban, de hecho, bajo dominio público, no pudiendo reclamar los Ayuntamientos derechos por los mismos.​ Sin embargo, en la actualidad, existen algunas restricciones que impiden usar libremente el escudo, requiriéndose una autorización de las autoridades locales para su uso. En general no se conceden autorizaciones para poder utilizarlo ya que se considera que es un símbolo que ha sido otorgado a la ciudad. No existen restricciones al uso por separado de los diferentes elementos integrados en el escudo, como las tres cruces de San Andrés, que pueden ser usados sin necesidad de solicitar un permiso.

¡Espero que os guste!.

(11/09/2017)

39. Dedal ÁMSTERDAM // AMSTERDAM´s Thimble

Dedal de porcelana  de Ámsterdam

Dedal de porcelana de Ámsterdam

En esta ocasión, como entrada del fin de semana, os voy a mostrar otro de los dedales internacionales que tengo actualmente en mi colección desde el año pasado, 2014. Éste, es un bonito dedal de la ciudad de Ámsterdam.

Ámsterdam o Amsterdam, es la capital oficial de los Países Bajos. La ciudad está situada entre la bahía del IJ, al norte, y a las orillas del río Amstel, al sureste. Fue fundada en el siglo XII como un pequeño pueblo pesquero. Sin embargo, en la actualidad es la ciudad más grande del país y un gran centro financiero y cultural de proyección internacional.

Cabe destacar que Ámsterdam forma parte de la gran conurbación neerlandesa llamada Randstad (junto con las ciudades de La Haya, Róterdam y Utrecht), que cuenta con más de 6,5 millones de habitantes. Este núcleo es una de las conurbaciones más grandes de Europa.

El centro histórico de la ciudad fue construido en gran parte en el siglo XVII y es hoy en día uno de los centros históricos más grandes de Europa. En aquella época se construyeron una serie de canales semicirculares alrededor del casco antiguo ya existente de la ciudad. Después se edificaron las nuevas calles que ahora habían sido creadas con casas y almacenes en un estilo típico neerlandés que es una de las imágenes más famosas de Ámsterdam y del país. Al igual que otras ciudades de Europa septentrional con abundancia de agua, como Brujas, Hamburgo y Estocolmo, es conocida coloquialmente como la “Venecia del norte”.

Aunque durante casi toda su historia (excepto entre 1808–1810) ha sido la capital oficial de los Países Bajos, nunca ha sido la sede de la justicia, el gobierno o el parlamento neerlandés, ya que todos estos órganos se encuentran en la ciudad de La Haya, que por tanto es la principal ciudad del país con respecto a política y justicia. Ámsterdam tampoco es la capital de la provincia de Holanda Septentrional, que siempre ha sido Haarlem.

La historia de la ciudad de Ámsterdam es la siguiente:

Fundación y Edad Media

Hacia el siglo XIII Ámsterdam era un pueblo de pescadores. Según las leyendas, la ciudad fue fundada por dos pescadores de la provincia norteña de Frisia, que por casualidad acabaron en las orillas del río Amstel en un barquito, junto a su perro.

La fecha tradicional de la fundación de la ciudad es el día 27 de octubre del año 1275, cuando a sus habitantes se les retiró la obligación de pagar peajes, que por entonces estaban asociados con los puentes neerlandeses. En el año 1300 se le concedieron los derechos oficiales de ciudad, y a partir del siglo XIV Ámsterdam empezó a florecer como centro comercial, mayoritariamente a base del comercio con otras ciudades neerlandesas y alemanas, conocidas como la Liga Hanseática.

Conflicto con España (Guerra de los 80 años)

En el siglo XVI comenzó el conflicto entre los neerlandeses y Felipe II de España. Esta confrontación causó una guerra que duró 80 años (conocida en español como la guerra de Flandes), y que finalmente le dio a los Países Bajos su independencia. Ya por esa época, después de la ruptura con España, la república neerlandesa iba ganando fama por su tolerancia con respecto a las religiones. Entre otros, buscaron refugio en Ámsterdam judíos sefardíes de Portugal y España, comerciantes protestantes de Amberes, y hugonotes de Francia, que en sus países eran perseguidos por su religión.

Centro de la Edad de Oro neerlandesa (Siglo de oro neerlandés)

El siglo XVII se considera el Siglo de Oro de Ámsterdam. A principios de ese siglo, Ámsterdam se convirtió en una de las ciudades más ricas del mundo. Desde su puerto salían embarcaciones hacia el mar Báltico, Norteamérica, África y las tierras que ahora representan Indonesia y Brasil. De esta forma fue creada la base de una red comercial mundial. Los comerciantes de Ámsterdam poseían la mayor parte de la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales o VOC. Esta organización se instaló en los países que luego pasarían a ser colonias de Países Bajos. En esa época Ámsterdam era el principal puerto comercial de Europa y el centro financiero más grande del mundo. La Bolsa de Ámsterdam fue la primera que funcionó a diario.

La población de la ciudad creció ligeramente de 10.000 en el año 1500, a 30.000 alrededor del año 1570. En el año 1700 este número ya había alcanzado 200.000. Durante los siglos XVIII y XIX y hasta antes de la Primera y la Segunda Guerra Mundial, el número de habitantes incrementó a no menos de un 300%, alcanzando los 800.000 habitantes. A partir de entonces, y hasta la actualidad, el número ha sido relativamente constante.

Declive y modernización

Tras las guerras entre la república de Países Bajos y el Reino Unido y Francia, durante el siglo XVIII y a principios del siglo XIX, la prosperidad de Ámsterdam dejó de florecer. Sobre todo las Guerras Napoleónicas arrebataron las fortunas de Ámsterdam. Pese a ello, cuando se estableció oficialmente el Reino de los Países Bajos en el año 1815, la situación empezó a mejorar. En este período una de las personas clave de las nuevas iniciativas fue Samuel Sarphati, un médico y planificador urbano, que trajo su inspiración desde París.

Las últimas décadas del siglo XIX se suelen denominar como el «segundo Siglo de Oro de Ámsterdam», porque entre otros, se construyeron nuevos museos, una estación de tren y el Concertgebouw, la sala de conciertos de la ciudad. En el mismo período llegó a la ciudad la Revolución Industrial. Se construyeron nuevos canales y vías marítimas para así mejorar la conexión entre Ámsterdam y el resto de Europa.

Siglo XX

Justo antes de que empezara la Primera Guerra Mundial, la ciudad se comenzó a expandir, construyendo nuevos barrios residenciales y en las afueras. Durante la Primera Guerra Mundial, Países Bajos tomó una posición neutral, pero aun así la población sufrió mucha hambre y una grave falta de suministro de gas.

Alemania invadió los Países Bajos el 10 de mayo de 1940, tomando el control del país después de cinco días de lucha. Los alemanes instalaron un gobierno civil nazi en Ámsterdam, que se encargaba de la persecución de los judíos. También los neerlandeses que ayudaban y protegían a las víctimas, fueron perseguidos. Más de 100.000 judíos fueron deportados a campos de concentración. Entre ellos se encontraba Ana Frank. Solo 5.000 judíos sobrevivieron a la guerra. Durante los últimos meses de la guerra, en 1945, la comunicación con el resto del país se cortó y la población sufrió una grave escasez de comida y energía. Muchos habitantes de Ámsterdam tuvieron que ir al campo en busca de algún tipo de alimentación. Para sobrevivir, se consumieron perros, gatos y bulbos de flores. Muchos árboles de Ámsterdam se usaron para obtener energía, igual que la madera de las casas de quienes habían desaparecido. (Wikipedia)

Este dedal de porcelana, nos muestra uno de los numerosos canales que podemos encontrar en esta ciudad, junto con árboles que rodean estos canales y las casas a cada lado de estos canales. Al fondo podemos ver una cúpula de lo que podría ser la cúpula del Palacio de Ámsterdam. En el canal, podemos observar una lancha que navega por los canales de la ciudad, ejerciendo su  función de transporte público. Este dedal, fue un detalle que me trajo mi novio de esta ciudad.