334. Dedal ESCOCIA // SCOTLAND´s Thimble

PicsArt_05-31-03.20.05

Dedal de porcelana de Escocia (Reino Unido).

El dedal que os quiero enseñar hoy es un dedal de Escocia que me trajo mi novio de uno de sus viajes por trabajo a la ciudad de Aberdeen. Este dedal lo encontró en una de las poquitas tiendas de souvenirs que tienen dedales en esta ciudad, y su nombre es “Scotland’s Bothy“.

Escocia (en inglés y escocés: Scotland; en gaélico escocés: Alba) es la más septentrional de las cuatro naciones constituyentes del Reino Unido. Junto con Inglaterra y Gales, forma parte de la isla de Gran Bretaña, abarcando un tercio de su superficie total; además consta de más de 790 islas. Limita al norte y oeste con el océano Atlántico; al este con el mar del Norte, al sur con Inglaterra y al suroeste con el canal del Norte y el mar de Irlanda. El territorio escocés abarca 78.772 km², y su población se estima en 5.347.600 habitantes en 2014,​ lo que da una densidad de población de 67,9 habitantes por km². La capital es Edimburgo, mientras que Glasgow es la ciudad más grande, y su área metropolitana concentra un 40 % del total de la población escocesa.

Escocia toma su nombre de “Scotus·, término latino que significa “irlandés” (la forma plural es “Scoti”, “irlandeses”). Esto hace referencia a los colonizadores gaélicos de Irlanda, país que los romanos inicialmente llamaron “Scotia” (forma femenina de “Scotus”).​ Los irlandeses que colonizaron la actual Escocia eran conocidos como “Scoti”. Los romanos de la Alta Edad Media utilizaban el nombre “Caledonia” para referirse a la actual Escocia.​

El Reino de Escocia fue un estado independiente hasta 1707, fecha en la que se firmó el Acta de Unión con Inglaterra, para crear el Reino de Gran Bretaña. La unión no supuso alteración del sistema legal propio de Escocia, que desde entonces ha sido distinto del de Gales, Inglaterra e Irlanda del Norte, por lo que es considerada en el derecho internacional como una entidad jurídica distinta. La pervivencia de unas leyes propias, y de un sistema educativo y religioso diferenciado forman parte de la cultura escocesa y de su desarrollo a lo largo de los siglos.

Surgido en el siglo XIX, el independentismo escocés ha ganado influencia desde finales del siglo XX; representado por el Scottish National Party (SNP, Partido Nacional de Escocia), que aboga por la independencia de Escocia​ y obtuvo la mayoría absoluta en el Parlamento escocés en las elecciones de Mayo de 2011. En 2014, el gobierno escocés y el gobierno conservador de David Cameron llegaron a un acuerdo para plantear un referéndum pactado sobre la independencia escocesa que se celebró el 18 de Septiembre de ese mismo año ganando la continuidad en el Reino Unido por 10,6 puntos.

En este dedal, podemos ver algunos de los símbolos nacionales de esta nación entre otros…

La bandera de Escocia o The Saltire consta de un aspa o Cruz de San Andrés blanca sobre fondo azul, emblema que también entró a formar parte de la bandera del Reino Unido o Union Jack en 1606. Hay muchos otros símbolos de Escocia, oficiales o no, tales como el cardo (la flor nacional), la Declaración de Arbroath, el dibujo del tartán, relacionado con los clanes escoceses, o la bandera del “León Rampante” que aparece en el Estandarte Real de Escocia. El lema nacional es Nemo me impune lacessit, que puede traducirse como “Nadie me ofende impunemente”, y que a su vez se relaciona con el cardo.

La canción Flower of Scotland es popularmente considerada como himno nacional de Escocia, compitiendo con Scotland the Brave. La primera es la que se emplea en la mayoría de acontecimientos políticos y deportivos, como, por ejemplo, en los encuentros de la selección de fútbol de Escocia, mientras que la segunda se usa para representar a Escocia en los Juegos de la Mancomunidad. Dado que no existe un himno oficial, la disputa continúa abierta, especialmente tras la Descentralización de poderes de 1998, y existen otras canciones candidatas, como Scots Wha Hae, A Man’s A Man for a’That o, más recientemente, I’m Gonna Be (500 Miles).

La fiesta nacional de Escocia es el “Día de San Andrés“, el 30 de Noviembre, aunque la Burns Night o Noche de Burns, celebrada el 25 de Enero en honor al poeta nacional, Robert Burns, tiene un mayor seguimiento. El “Día del Tartán” es otra celebración de invención reciente, y originaria de Canadá. En 2007, el Parlamento de Escocia aprobó el decreto oficial por el que el Día de San Andrés pasaba a ser bank holiday, día de fiesta oficial.

(27/05/2016)

Anuncios

328. Dedal ÁMSTERDAM // ÁMSTERDAM´s Thimble

PicsArt_09-23-01.16.18

Dedal escudo Ámsterdam (Holanda, Países Bajos).

Otro de mis nuevos dedales internacionales. En esta ocasión, os quiero enseñar un dedal proveniente de Ámsterdam en los Países Bajos que me trajo mi novio en uno de sus últimos viajes de trabajo a Escocia. Mientras que hacía escala en la ciudad me compraba algún dedalito para incorporar a la colección y como sabe que me encantan los escudos pues, me trajo este dedal de porcelana en el que podemos ver parte del escudo de la ciudad de Ámsterdam.

Ámsterdam​ o Amsterdam, según la pronunciación etimológica, es la capital oficial de los Países Bajos. La ciudad está situada entre la bahía del IJ, al norte, y a las orillas del río Amstel, al sureste. Fue fundada en el siglo XII como un pequeño pueblo pesquero. Sin embargo, en la actualidad es la ciudad más grande del país y un gran centro financiero y cultural de proyección internacional.

Tiene una población de unos 810.000 habitantes y en su área metropolitana residen aproximadamente 1,5 millones. Cabe destacar que Ámsterdam forma parte de la gran conurbación neerlandesa llamada Randstad (junto con las ciudades de La Haya, Róterdam y Utrecht), que cuenta con más de 6,5 millones de habitantes. Este núcleo es una de las conurbaciones más grandes de Europa.

El centro histórico de la ciudad fue construido en gran parte en el siglo XVII y es hoy en día uno de los centros históricos más grandes de Europa. En aquella época se construyeron una serie de canales semicirculares alrededor del casco antiguo ya existente de la ciudad. Después se edificaron las nuevas calles que ahora habían sido creadas con casas y almacenes en un estilo típico neerlandés que es una de las imágenes más famosas de Ámsterdam y del país. Al igual que otras ciudades de Europa septentrional con abundancia de agua, como Brujas, Hamburgo y Estocolmo, es conocida coloquialmente como la “Venecia del norte“.

Aunque durante casi toda su historia (excepto entre 1808–1810) ha sido la capital oficial de los Países Bajos, nunca ha sido la sede de la justicia, el gobierno o el parlamento neerlandés, ya que todos estos órganos se encuentran en la ciudad de La Haya, que por tanto es la principal ciudad del país con respecto a política y justicia. Ámsterdam tampoco es la capital de la provincia de Holanda Septentrional, que siempre ha sido Haarlem.

Escudo.

El escudo de Ámsterdam, utilizado oficialmente como símbolo de esta ciudad, consiste en un escudo de color rojo con una franja vertical, situada en el centro y decorada con tres cruces de San Andrés. El escudo está flanqueado por las dos figuras de dos leones y timbrado con la Corona Imperial Austríaca. En la parte inferior figura el lema de la ciudad. Algunos de los elementos del escudo están vinculados con la historia de la ciudad. Las cruces y la corona imperial son muy utilizadas como elementos decorativos en muchos lugares de Ámsterdam.

Posee la siguiente descripción heráldica o blasonamiento:

En un campo de gules, un palo de sable cargado de tres cruces de San Andrés de plata y puestas en palo.
En el timbre la corona imperial austríaca que es un círculo de oro engastado de piedras preciosas y perlas, bordeado de lo mismo, compuesta de ocho florones, visible cinco, de los centrales salen sendas diademas sumadas de perlas, que convergen en una cruz de oro sumada de una piedra preciosa de azur. La corona forrada de gules o rojo y cerrada de una mitra de oro, abierta en su parte central y sus bordes cargados de perlas y de una franja de oro y sable.
Por soportes, dos leones rampantes de oro, armados y lampasados de gules, terrazados de plata. Por divisa, en una lista de plata cargada de “Heldhaftig, Vastberaden, Barmhartig” de sable.

Campo del Escudo.

El campo del escudo propiamente dicho, es de color rojo de gules en terminología heráldica y se encuentra dividido por una franja vertical de sable (color negro), situada en la parte central y decorada con tres cruces de San Andrés, el nombre por el que son conocidas las cruces con la forma de aspa o de la mayúscula “X”, de plata (color gris o blanco). En heráldica, una franja vertical recibe el nombre de palo, por extensión, este término se utiliza para indicar que varias figuras se encuentran colocadas unas debajo de otras.

Aunque de forma muy extendida se cree que las tres cruces del escudo simbolizan las tres grandes amenazas de la ciudad en el pasado: el fuego, las inundaciones y la peste negra, sin embargo esta creencia no tiene base histórica y lo más probable las cruces provengan del blasón de la Casa de los Persijn, una familia noble a la que perteneció el caballero Jan Persijn, señor de Amstelledamme (Ámsterdam) desde 1280 hasta 1282. En la heráldica de las ciudades holandesas de Dordrecht y Delft, el palo heráldico representa el agua, por analogía, posiblemente cuando se adoptó el escudo se pensó en el palo de sable como símbolo del río Amstel. Tanto los esmaltes como las cruces del escudo de Ámsterdam son también utilizados en los blasones de dos poblaciones vecinas OuderAmstel, situada en el sudeste, junto al río Amstel, y NieuwerAmstel (en la actualidad barrio de Amstelveen), en el sudoeste. Ambas poblaciones también se encontraron en el pasado dentro de los dominios de la familia Persijn.

La bandera de la ciudad se ha creado con los elementos del campo del escudo por lo que puede considerarse a aquella como una bandera heráldica. Sin embargo, tanto la franja como las tres cruces se encuentran colocadas horizontalmente. Las tres cruces de San Andrés figuran en el logotipo del Ayuntamiento​ y también son un elemento decorativo muy usado en los característicos bolardos de la ciudad, conocidos como Amsterdammertjes.

Corona Imperial Austríaca.

El emperador Maximiliano I apoyó a la burguesía de las ciudades holandesas (Cod) frente a la nobleza rural (Hook) en el conflicto que mantuvieron durante el siglo XV. La ciudad de Ámsterdam llegó a prestar grandes cantidades de dinero al emperador. En 1489, Maximiliano I concedió a Ámsterdam el privilegio de utilizar en su heráldica, su corona imperial de uso personal como signo de agradecimiento por los préstamos que recibió. Cuando su sucesor, Rodolfo II, elaboró una nueva corona personal, ésta pasó a figurar en el escudo. Incluso después de la Reforma, los protestantes de Ámsterdam continuaron utilizando la corona del emperador, un monarca católico.​ Esta corona, cuyo uso se mantuvo en el tiempo, se convirtió en la Corona Imperial Austríaca en 1804, cuando se creó en Impero austríaco ya que el Sacro Imperio había quedado disuelto. La corona imperial figura en el timbre del escudo, es decir fuera del escudo propiamente dicho, colocada sobre éste.

Existen algunos puntos de la ciudad de Ámsterdam en los que se puede observar la corona imperial como elemento independiente, separado del resto del escudo. Entre ellos destacan la Torre de la Iglesia Protestante Westerkerk o el puente de Blauwbrug, decorado con algunas de ellas.

Soportes.

Los soportes del escudo son dos leones rampantes de oro, de color amarillo o dorado. Los dos leones se encuentran situados sobre un pequeño pedestal de piedra que se blasona como terraza. Las figuras de los soportes se incorporaron al escudo durante el siglo XVI.

Lema. (aunque en el dedal no aparece)

A partir del mes de Febrero de 1941, por vez primera en Europa, en Ámsterdam la población no judía se manifestó en contra de la persecución que sufrieron éstos por parte del III Reich. Finalizada la ocupación alemana, la reina Guillermina de los Países Bajos deseó que se recordara el comportamiento de los ciudadanos de la ciudad durante la II Guerra Mundial, ordenando el 29 de Marzo de 1947 incluir en las armas de la ciudad el siguiente lema: “Heldhaftig, Vastberaden, Barmhartig”, que en holandés significa “Valiente, Inquebrantable, Compasiva”.

Nunca olvidaré la emoción que nos ha abrumado, cuando los primeros testigos nos comunicaron en Londres la forma en que toda la población se había opuesto a la inhumanidad del tirano cruel. —Guillermina de los Países Bajos.

En el escudo de la ciudad de Ámsterdam, el lema aparece escrito en una cinta o pergamino de plata. Esta cinta aparece representada en la parte inferior del escudo.

En cuanto al uso de este escudo en la Wikipedia podemos encontrar la siguiente información:

Como ocurre con todos los escudos de los municipios holandeses, el escudo de Ámsterdam está registrado en el Hoge Raad van Adel (la autoridad heráldica holandesa). Todos estos escudos de armas se encontraban, de hecho, bajo dominio público, no pudiendo reclamar los Ayuntamientos derechos por los mismos.​ Sin embargo, en la actualidad, existen algunas restricciones que impiden usar libremente el escudo, requiriéndose una autorización de las autoridades locales para su uso. En general no se conceden autorizaciones para poder utilizarlo ya que se considera que es un símbolo que ha sido otorgado a la ciudad. No existen restricciones al uso por separado de los diferentes elementos integrados en el escudo, como las tres cruces de San Andrés, que pueden ser usados sin necesidad de solicitar un permiso.

¡Espero que os guste!.

(11/09/2017)

321. Dedal ROMA // ROMA´s Thimble

PicsArt_08-23-11.45.48

Dedal Cloisonné Roma, Italia

Llevo una temporada algo atareada con mis fofuchas y no he tenido a penas tiempo para enseñaros más dedales. En este tiempo mi colección de dedales ha aumentado en todos los sentidos, ya que he seguido completando la colección nacional, y también un poco la colección internacional.

En esta ocasión, os quiero enseñar un nuevo dedal de cloisonné que me han traído mis amigos, Javi, Albiña y su pequeña Lola, de su viaje de luna de miel, de la ciudad de Roma. Un dedal super bonito para mi gusto, porque como ya sabéis me encantan los dedales de Cloisonné.

Roma es una ciudad y capital italiana, de 2877215 habitantes, capital de la Ciudad metropolitana de Roma Capital, de la región del Lacio y de Italia. Es el municipio más poblado de Italia y es la cuarta ciudad más poblada de la Unión Europea.​ Por antonomasia se la conoce como la Ciudad Eterna, l’Urbe (‘la Ciudad’) o Città Eterna.

En el transcurso de su historia, que abarca tres milenios, llegó a extender sus dominios sobre toda la cuenca del Mediterráneo y gran parte de Europa. Como capital del Imperio romano, se constituyó en una de las primeras grandes metrópolis de la humanidad, centro de una de las civilizaciones antiguas más importantes. Influyó en la sociedad, la cultura, la lengua, la literatura, el arte, la arquitectura, la filosofía, la religión, el derecho y la moral de los siglos sucesivos.

Es la ciudad con la más alta concentración de bienes históricos y arquitectónicos del mundo;​ su centro histórico delimitado por el perímetro que marcan las murallas aurelianas, superposición de huellas de tres milenios, es la expresión del patrimonio histórico, artístico y cultural del mundo occidental europeo.​ En 1980, junto a las propiedades extraterritoriales de la Santa Sede que se encuentran en la ciudad y la Basílica de San Pablo Extramuros, fue incluida en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.​

Roma es el corazón geográfico de la religión católica y destino de peregrinación (vías romeas) y también la única ciudad del mundo que tiene en su interior un Estado extranjero: el enclave de la Ciudad del Vaticano, que se encuentra bajo el poder temporal del papa.​ Por tal motivo se le ha conocido también como la capital de dos Estados.

(04/08/2017)

318. Dedal MOSCÚ // MOSCOW´s Thimble

picsart_12-15-04-16-24

Dedal Moscú. Dedal Colección Ciudades Europeas de Gritos de Madrid.

En mi nueva entrada de hoy, me gustaría enseñaros el último dedal de esta fantástica colección de dedales de las Ciudades Europeas de la tienda Gritos de Madrid. Este dedal es el último dedal que me queda por enseñaros y es el dedal de la ciudad de Moscú.

Moscú es la capital y la entidad federal más poblada de Rusia. La ciudad es un importante centro político, económico, cultural y científico de Rusia y del continente. Moscú es la megaciudad más septentrional de la Tierra, la segunda ciudad de Europa en población después de Estambul, y la sexta del mundo. Su población es de 12.108.2576 habitantes. En virtud de su expansión territorial al suroeste del óblast de Moscú, el 1 de Julio de 2012 la capital aumentó su área en 2,5 veces, desde unos 1.000 km² hasta 2.500 km², y ganó una población adicional de 230.000 habitantes.

Moscú está situada a orillas del río Moscova, en el Distrito Federal Central de la Rusia europea. En el curso de su historia, la ciudad ha sidRusiao capital de una sucesión de estados, desde el Gran Ducado de Moscú de la Edad Media, el Zarato ruso y la Unión Soviética, exceptuando el período del Imperio ruso. En Moscú se encuentra el Kremlin de Moscú, una antigua fortaleza donde se halla hoy el lugar de trabajo del presidente de Rusia. El Kremlin también es uno de los varios sitios que son Patrimonio de la Humanidad en la ciudad. Ambas cámaras del Parlamento ruso (la Duma Estatal y el Consejo de la Federación) también tienen su sede en Moscú.

La ciudad posee una amplia red de transporte que incluye tres aeropuertos internacionales, nueve estaciones de ferrocarril y uno de los más profundos sistemas de metro del mundo, el metro de Moscú, solo superado por el de Tokio en número de pasajeros. Su suburbano es reconocido como uno de los más ricos y variados arquitectónicamente en sus 185 estaciones, repartidas por la ciudad. Según la publicación Forbes 2011, Moscú es la segunda ciudad del mundo en número de multimillonarios.

Historia.

Edad Media.

La primera referencia rusa de Moscú data de 1147 con Yuri Dolgoruki. Nueve años más tarde, en 1156, el príncipe Yuri Dolgoruki de Rostov ordenó la construcción de una empalizada que rodeara la ciudadela, que tuvo que ser reconstruida varias veces. Tras el saqueo de 1237-1238, en que los mongoles quemaron la ciudad y mataron a sus habitantes, Moscú se recuperó y se convirtió en la capital de un principado independiente, el Principado de Moscú, en 1327. Su posición favorable a la cabecera del río Volga contribuyó a su expansión constante. Moscú fue un país estable y un próspero principado durante muchos años y atrajo a un gran número de refugiados procedentes de toda Rusia.

Iván I sustituyó la ciudad de Tver como centro político del Principado de Vladímir-Súzdal y pasó a ser el único recaudador de impuestos para los gobernantes tártaro-mongoles, tras la invasión mongola de Rusia. Iván ganó una importante concesión del kan mediante el pago de importantes tributos. A diferencia de otros principados, Moscú no fue dividido entre sus hijos, lo que lo mantuvo intacto. Sin embargo, creció la oposición de Moscú contra la dominación extranjera. En 1380, el príncipe de Moscú Dmitri Donskói dirigió el ejército ruso en una importante victoria sobre los tártaros en la batalla de Kulikovo que, no obstante, no fue decisiva. Solo dos años más tarde Moscú fue saqueada por el kan Toqtamish. En 1480, Iván III acabó finalmente con el dominio tártaro, lo que permitió a Moscú convertirse en el centro del poder en Rusia. Bajo reinado de Iván III, la ciudad pasó a ser la capital de un imperio que finalmente abarcaría toda la actual Rusia y otras tierras.

Edad Moderna.

En 1571, los tártaros de Crimea atacaron y saquearon Moscú, quemando todo, excepto el Kremlin.

En 1609, el ejército sueco, dirigido por el conde Jacob de la Gardie y Evert Horn, comenzó su marcha de Veliki Nóvgorod hacia Moscú para ayudar al zar Basilio IV de Rusia; entraron en Moscú en 1610 y reprimieron la rebelión contra el zar, pero dejaron la ciudad a principios del año 1611, tras lo cual fue invadida por el ejército de la Mancomunidad Polaco-Lituana.

El siglo XVII fue rico en levantamientos populares, tales como el que llevó a la liberación de Moscú de la Mancomunidad Polaco-Lituana (1612), la Revuelta de la Sal (1648), la Revuelta del Cobre (1662) o la Revuelta de Moscú en 1682. De 1654 a 1656 la peste mató a la mitad de la población de Moscú. La ciudad dejó de ser la capital de Rusia en 1712, después de la fundación de San Petersburgo por Pedro el Grande en la costa del mar Báltico en 1703.

Edad Contemporánea.

El 14 de Septiembre de 1812, cuando las fuerzas invasoras de Napoleón se aproximaban a Moscú, los moscovitas incendiaron y evacuaron la ciudad. El ejército de Napoleón, azotado por el hambre, el frío y las malas líneas de suministro, se vio obligado a retirarse y fue casi completamente aniquilado por el devastador invierno ruso y los esporádicos ataques de las fuerzas militares rusas.

En Enero de 1905, se creó oficialmente en Moscú la institución de gobernador de la ciudad, o alcalde; el primer alcalde de Moscú fue Aleksandr Adriánov. El 12 de Marzo de 1918, tras la Revolución Rusa de 1917, Moscú se convirtió en la capital de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia y cinco años más tarde, de la Unión Soviética.

Durante la Gran Guerra Patriótica (denominación que recibe en Rusia el combate en el frente oriental de la Segunda Guerra Mundial, después de la invasión alemana de la URSS), el Comité de Defensa del Estado Soviético y el Estado Mayor del Ejército Rojo tenían su sede en Moscú.

En 1941, se formaron entre los moscovitas dieciséis de las divisiones nacionales de voluntarios (más de 160.000 personas), veinticinco batallones (18.500 personas) y cuatro regimientos de ingeniería. En Noviembre, el Grupo de Ejércitos Centro alemán fue detenido en las afueras de la ciudad y, a continuación, expulsado hacia fuera en el transcurso de la Batalla de Moscú. Se evacuaron muchas fábricas, junto con gran parte del gobierno, y a partir del 20 de Octubre, la ciudad fue declarada en estado de sitio. El resto de sus habitantes construyeron defensas antitanque, mientras que la ciudad era bombardeada desde el aire. Es de señalar que Stalin se negó a abandonar la ciudad, lo que significó que el personal general y el consejo de comisarios del pueblo permanecieran en la ciudad. A pesar del asedio y los bombardeos, la construcción del metro de Moscú continuó durante la guerra y al finalizar esta se abrieron nuevas líneas de metro.

El 1 de Mayo de 1944, se instituyó la Medalla por la Defensa de Moscú y en 1947 otra medalla, en memoria del 800 aniversario de la fundación de Moscú. El 8 de Mayo de 1965, en conmemoración del 20 aniversario de la victoria en la Segunda Guerra Mundial, Moscú fue una de las doce ciudades soviéticas galardonadas con el título de Ciudad Heroica. En 1980, acogió los Juegos Olímpicos de Verano, que fueron boicoteados por los Estados Unidos y otros países occidentales debido a la Guerra de Afganistán.

En 1991, Moscú fue el escenario de un intento de golpe de Estado por miembros del gobierno opuestos a las reformas de Mijaíl Gorbachov. Tras la disolución de la URSS acontecida ese mismo año, Moscú continuó siendo la capital de la Federación Rusa.

Desde entonces, el surgimiento de una economía de mercado en el país ha producido una explosión de estilo de vida occidental, la venta al por menor y servicios. En 1998, se organizaron los primeros Juegos Mundiales de la Juventud.

(15/12/2015)

316. Dedal VIENA // VIENNA´s Thimble

PicsArt_12-15-04.12.53

Dedal Viena. Colección de las Ciudades Europeas de Gritos de Madrid.

Estos meses tengo un poco olvidado el blog de los dedales porque se me están juntando muchas cosas al mismo tiempo, pero esto no quiere decir, que me haya olvidado del blog, ni que la colección esté estancada, porque ya tengo unos cuantos más dedales para seguir enseñándoos a parte de los dedales que me quedaban por enseñaros de la colección de Gritos de Madrid.

En esta nueva entrada quiero enseñaros un dedal más de esta bonita colección, el dedal de la capital de Austria, el dedal de Viena. Una vez más, este dedal fue adquirido con los demás en la tienda “Gritos de Madrid“, situada en la Plaza Mayor de Madrid.

Viena (en alemán: Wien) es una ciudad de Europa Central situada a orillas del Danubio, en el valle de los Bosques de Viena, al pie de las primeras estribaciones de los Alpes. Es la capital de Austria y uno de sus nueve estados federados (Bundesland Wien).

Está rodeada por el Estado federado de Baja Austria. Viena es la mayor ciudad, centro cultural y político de Austria. Además es la segunda ciudad más poblada de Europa Central (luego de Berlín) y la décima ciudad en población de la Unión Europea. Su área metropolitana cuenta con 2,4 millones de habitantes, población similar a la de la ciudad en 1914. El idioma oficial es el alemán.

La ciudad tiene una larga historia, ya que es una de las más antiguas capitales de Europa, por lo que cuenta con un importante patrimonio artístico. Durante el siglo XIX fue una de las grandes capitales musicales del mundo y a principios del siglo XX meca de la filosofía y el debate político de Occidente, así como uno de los principales centros culturales mundiales. En mayo de 2015 fue la ciudad sede de 60º Festival de la Canción de Eurovisión tras la victoria de Conchita Wurst.

Antigüedad.

Los primeros asentamientos humanos en la actual Viena son de origen celta (ca. 500 a. C.), posteriormente germánicos, y con la expansión del Imperio romano hacia el norte en el siglo I a. C., se adhiere a éste en el año 13 a. C. El río Danubio, al igual que los Alpes, sirve entonces de límite natural entre bárbaros y romanos, y Vindobona sirve desde entonces y hasta la caída de Roma (año 476 d. C.) como punto de defensa del imperio. La ciudad nace como campamento del ejército romano, para controlar la Provincia de Panonia, en el que se asientan diferentes unidades, de entre las cuales destaca la Legio X Gemina, que permaneció en ella desde el año 106 hasta finales del siglo IV, ya que la zona fue ocupada por pueblos germanos en época de Graciano y de Teodosio I.

Edad Media.
Con las invasiones bárbaras es ocupada por ávaros y magiares. Carlomagno conquista la ciudad en el siglo IX y la bautiza con el nombre de Ostmark (la marca del este). Durante el alto medievo Viena es un importante aliado del papado y punto de abastecimiento de armas y víveres para la empresa de las Cruzadas (p. ej. Ricardo Corazón de León). Fue capital de Hungría con Matías Corvino, y desde el siglo XV hasta las guerras napoleónicas capital del Sacro Imperio Romano Germánico, al ser la residencia habitual de los Habsburgo.

En 1237 las murallas de Viena alcanzaron la extensión que conservarían hasta su desaparición en 1857.

Edad Moderna.
Desde la caída de Constantinopla en manos otomanas (1453) hubo un interés creciente del Imperio Turco por Viena, dado que era la clave para conquistar los demás países de Europa; interés que se hace más notable durante el período del sultán Solimán el Magnífico. Pero sus esfuerzos fracasaron y los austríacos salieron victoriosos de los distintos sitios a los que sometieron a la ciudad, el primero en 1529, a pesar de que inicialmente los defensores de la ciudad solo recibieron el apoyo poco entusiasta de sus vecinos alemanes. El ejército turco estaba mal equipado para un asedio y su tarea fue obstaculizada por la nieve y las inundaciones. Solimán se retiró a finales de Octubre y no pudo reanudar el asedio a su regreso en 1532, cuando encontró a los defensores apoyados por un gran ejército bajo el mando del hermano del emperador Carlos V, Fernando.

Entre el primero y el segundo sitio turco, las instalaciones defensivas fueron reforzadas y modernizadas constantemente. Esto trajo como consecuencia que se tuvieran que ampliar una y otra vez los espacios libres frente a los bastiones para utilizarlos como campo de tiro. En 1529 estos espacios abarcaban 90 m que, a partir de 1683, fueron ensanchados a 450 m. Hasta 1858 no se construyó ningún edificio en esta explanada.

El segundo sitio se produjo en 1683, en la llamada Batalla de Viena, y marcó el comienzo del declive del Imperio otomano en Europa. Fue iniciado por el gran visir Kara Mustafá, que necesitaba desesperadamente un éxito militar para reforzar su posición inestable y trató de lograrlo en una campaña contra el emperador Leopoldo I. Los turcos avanzaron con fuerza abrumadora, sitiaron la ciudad el 16 de Julio, pero su falta de artillería de asedio permitió a Leopoldo reunir un ejército adicional formado por tropas austriacas, alemanas y polacas, que derrotó al ejército turco en una batalla librada delante de los muros de la ciudad el 12 de Septiembre, que también se conoce como Batalla de Kahlenberg.

Durante el siglo XVIII, los Habsburgo habían convertido a la ciudad en su capital desde 1556 y su importancia se vio acrecentada con la expansión por el valle del Danubio. Se convirtió en un núcleo principal del Barroco europeo gracias a la construcción de importantes obras arquitectónicas y creaciones musicales. En 1800, antes de las guerras napoleónicas, la ciudad contaba con 231.900 habitantes.

Desde el asedio de 1683, en que fueron destruidas numerosas ciudades pequeñas que existían en el exterior de la muralla, en el terreno ondulado situado frente a la ciudad se alzaron numerosos palacios con jardines. El punto de partida fueron los planos del palacio real de Schönbrunn, elaborados por Johann Bernhard Fischer von Erlach. Hacia 1720 se contaban 200 residencias rurales. El príncipe Eugenio de Saboya había adquirido en 1693 la más bella parcela y una de las más grandes con los primeros ingresos que le habían llegado. Allí, tras cuarenta años de trabajo, levantó el Belvedere con sus espaciosos jardines.

Era napoleónica.

Tras la derrota austriaca a manos de Napoleón Bonaparte en 1809 (batalla de Wagram), éste último se hospeda en el palacio de Schönbrunn, en Viena (donde -ironías de la historia- apenas unos años atrás se habían hospedado Luis XVI y María Antonieta, hija de María Teresa y Francisco I, emperadores de Austria). Durante esta estancia, Francia y Austria se alían, y Napoleón desposa a María Luisa, también hija de los emperadores de Austria.

Metternich, canciller austriaco en esta época, cambia a Austria al bando anti-napoleónico tras la derrota francesa en Rusia. Después de la derrota definitiva de Napoleón, se celebra el Congreso de Viena, una conferencia internacional convocada con el objeto de restablecer las fronteras de Europa. La reunión se llevó a cabo del 1 de Octubre de 1814 al 9 de Junio de 1815, lo que le permite a Austria conservar gran parte de sus territorios a pesar de haber estado aliada con Napoleón, y a partir de entonces, Viena, por medio del canciller Metternich, se convertiría en el eje de la política de la Europa continental durante los siguientes 30 años.

Imperio austrohúngaro.
Durante el siglo XIX, sobre todo en la segunda mitad, Viena inició un despegue demográfico, acompañado de reformas urbanísticas, que la convirtieron en una gran ciudad, multiplicando en un siglo su población por diez.

En 1857, se derribaron las murallas por decreto de Francisco José I de Austria, abriéndose una nueva avenida, la Ringstraße, donde se construyeron importantes edificios, como la Ópera, la Universidad, el Ayuntamiento, el Parlamento, la Bolsa y los museos de historia del arte e historia natural.

La derrota de Austria en la guerra austro-prusiana en 1866 y la posterior anexión de los Estados alemanes a Prusia convirtieron a la unificada Alemania en un peligro para Austria, por lo que esta última se tuvo que aliar con Hungría en lo que se conoce como la “política de compensación o Ausgleichpolitik”.

Así pues, en 1867, tras el Compromiso con Hungría, Viena se convirtió en la capital del Imperio austrohúngaro y en un centro cultural, artístico, político, industrial y financiero de primer orden mundial. Con esta alianza, Austria prosigue sumando otras más, con lo que para fines del siglo XIX el imperio abarcaba los actuales países de Austria, Hungría, Eslovaquia, República Checa, la Galicia polaca, la Transilvania rumana, la Bucovina y la Rutenia ucranianas, Croacia, Bosnia-Herzegovina, Eslovenia y el Trentino-Alto Adigio italiano.

Viena alcanza su máximo demográfico en 1916 con 2.239.000 habitantes, siendo la tercera ciudad más grande de Europa. Éste es el período cultural más glorioso de la monarquía de los Habsburgo, con Francisco José I (Franz Joseph) rigiendo el Imperio (período 1848-1916). También es la época de los suntuosos valses vieneses (Wiener Walzer) en la Opera Nacional de Viena (Wiener Staatsoper), grandes carruajes paseando por la Ringstraße y la Kärntner Straße, así como de los típicos cafés vieneses.

De la época destacan intelectuales, como Sigmund Freud en el psicoanálisis y Otto Bauer en el campo del pensamiento político, principal exponente del austromarxismo, ideas que calarían fuerte en la sociedad vienesa, pues ya en 1895 el gobierno municipal estaría en manos del partido socialcristiano, precursor del actual partido ÖVP (democristiano) . Tampoco hay que olvidar en el plano artístico el movimiento modernista, la Secesión de Viena (Secession), con Gustav Klimt como principal exponente en la pintura, Coloman Moser en el grafismo y Joseph Maria Olbrich y Josef Hoffman en la arquitectura. Contrario a estos destacaría asimismo Adolf Loos con su racionalismo arquitectónico. Sin embargo, la Primera Guerra Mundial y la posterior derrota austrohúngara truncarían gran parte de ese esplendor.

Tras el asesinato del Archiduque heredero Francisco Fernando y su esposa, Sofía Chotek, en Sarajevo, a manos del terrorista serbo-bosnio Gavrilo Princip, y ante la abrumadora evidencia de la participación de los servicios de inteligencia serbios en el complot, la monarquía dual declara la guerra a Serbia, a la que se le alían Alemania y Turquía y que, ante la oposición de Francia, Inglaterra y Rusia, deviene en la Primera Guerra Mundial. En Octubre de 1918, derrotada AustriaHungría y sus aliados, estalla la revolución en Viena que pide la disolución de la monarquía y la independencia austríaca; sería el fin de la monarquía de los Habsburgo que gobernaba el país desde 1278.

La República de Austria.
Viena se convirtió, tras el tratado de Saint-Germain, en la capital de la pequeña República de Austria, reducida a su tamaño actual, sufriendo un importante revés demográfico, económico y político. Pese a todo, en esta época continuó la actividad intelectual con el Círculo de Viena (der Wiener Kreis), considerado por muchos el grupo de intelectuales más influyentes del siglo XX en Europa, entre los que destacan Karl Popper, Moritz Schlick y Ludwig Wittgenstein en la filosofía positivista lógica (Logischer Empirismus).

Durante el periodo democrático republicano, es decir, desde 1918 hasta la dictadura de Engelbert Dollfuss en 1934, el Partido Obrero Socialdemócrata (Sozialdemokratische Arbeiterpartei en alemán) obtuvo la mayoría absoluta en todas las elecciones celebradas para el gobierno local, por lo que la ciudad pasó a ser conocida como Viena roja. La política socialdemócrata de esos años se caracterizó por un extenso programa de viviendas sociales y por un marcado apoyo a la educación y la sanidad públicas, tal y como preconizaba la corriente austromarxista. La Viena roja finalizó en 1934 a consecuencia de la guerra civil austríaca y la victoria del Frente Patriótico. Su último alcalde fue Karl Seitz.

El III Reich.

La importancia cultural vienesa se mantendría hasta 1938, en que el país fue invadido, y posteriormente anexionado por la Alemania nazi. Dicha anexión, conocida como el Anschluss, estaba prohibida en los tratados de paz y fue la primera de las expansiones tendentes a unificar en un solo Estado a todos los germanohablantes, bajo un solo liderazgo (“ein Reich, ein Volk, ein Führer”). En la ciudad, que pasó a ser capital de la provincia de Ostmark, pronunció Hitler, el 14 de Marzo de 1938, su primer gran discurso a los vieneses desde el balcón central del Palacio de Hofburg, discurso que es considerado uno de los más emotivos del dictador y de mayor aclamo por su masiva audiencia debido a la euforia que la anexión de Austria al Tercer Imperio Germano (Dritte Reich) causó en parte de la población. Para legitimar la invasión se celebró un referéndum el 10 de Abril que resultó favorable al Anschluss con un 99,73%, si bien carecía de las garantías democráticas.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Viena sufrió los indiscriminados bombardeos aéreos estadounidenses que destruyeron buena parte del patrimonio histórico (la catedral gótica de San Esteban, la ópera de Viena, los puentes del Danubio, entre otros), el cual fue reconstruido tras la contienda. En Mayo de 1945 Viena es tomada por el ejército soviético, quienes, junto con franceses, estadounidenses e ingleses, después la ocuparían durante los 10 años posteriores bajo un sistema de ocupación cuatripartita en la ciudad, similar al de Berlín.

Posguerra.

Tras las gestiones de Leopold Figl y Julius Raab y la posterior firma del Acuerdo de Moscú, Austria recobra su independencia el 15 de Mayo de 1955, y Viena vuelve a ser capital de la República de Austria. A partir de entonces y gracias a su compromiso de neutralidad, Austria se convirtió en sede de organismos internacionales como la OPEP, la ONUDI, IAEA, IIASA, entre otros, lo cual convierte a Viena en la tercera capital de la ONU, después de Nueva York y Ginebra, por lo que se puede ver hoy en día una gran comunidad internacional, en particular en el distrito 4 de Viena (Wieden) derivada de sus cuerpos diplomáticos. Desde 1995 es parte de la Unión Europea y de los países de Schengen. A partir de 2002 sacó de circulación el chelín austriaco y entró en vigor el euro como la moneda de curso legal en toda Austria.

(15/12/2015)

315. Dedal LONDRES //LONDON´s Thimble

PicsArt_12-15-04.10.52

Dedal Londres. Colección de Dedales de Ciudades Europeas.

Aquí estoy de nuevo con otro dedal de esta bonita colección de dedales de las ciudades europeas que conseguí ya hace un tiempo en la tienda “Gritos de Madrid“, situada en la misma Plaza Mayor de la capital de España. En el día de hoy le toca el turno al dedal de la ciudad de Londres.

Londres (London en inglés) es la capital de Inglaterra y del Reino Unido, y la mayor ciudad y área urbana de Gran Bretaña y de toda la Unión Europea. Situada a orillas del río Támesis, Londres es un importante asentamiento humano desde que fue fundada por los romanos con el nombre de Londinium hace casi dos milenios. El núcleo antiguo de la urbe, la City de Londres, conserva básicamente su perímetro medieval de una milla cuadrada. Desde el siglo XIX el nombre “Londres” también hace referencia a toda la metrópolis desarrollada alrededor de este núcleo. El grueso de esta conurbación forma la región de Londres y el área administrativa del Gran Londres, gobernado por el alcalde y la asamblea de Londres.

Londres es una ciudad global, uno de los centros neurálgicos en el ámbito de las artes, el comercio, la educación, el entretenimiento, la moda, las finanzas, los medios de comunicación, la investigación, el turismo o el transporte. Es el principal centro financiero del mundo y una de las áreas metropolitanas con mayor PIB. Londres es también una capital cultural mundial, la ciudad más visitada considerando el número de visitas internacionales y tiene el mayor sistema aeroportuario del mundo según el tráfico de pasajeros. Asimismo, las 43 universidades de la ciudad conforman la mayor concentración de centros de estudios superiores de toda Europa. En el año 2012 Londres se convirtió en la única ciudad en albergar la celebración de tres Juegos Olímpicos de Verano.

En esta ciudad multirracial convive gente de un gran número de culturas que hablan más de trescientos idiomas distintos. La Autoridad del Gran Londres estima que en 2015 la ciudad tiene 8,63 millones de habitantes, una cifra que la convierte en el municipio más populoso de la Unión Europea y que supone el 12,5 % del total de habitantes del Reino Unido. El área urbana del Gran Londres, con 8.278.251 habitantes, es la segunda más grande de Europa, pero su área metropolitana, con una población estimada de entre 12 y 14 millones, es la mayor del continente. Desde 1831 a 1925 Londres, como capital del Imperio británico, fue la ciudad más populosa del mundo.

Londres cuenta con cuatro enclaves declarados Patrimonio de la Humanidad: la Torre de Londres, el Real Jardín Botánico de Kew, el sitio formado por el Palacio, la Abadía de Westminster, la Iglesia de Santa Margarita y Greenwich (donde se encuentra el Real Observatorio que marca el meridiano de Greenwich y el tiempo medio). Otros lugares famosos de la ciudad son el Palacio de Buckingham, el London Eye, Piccadilly Circus, la Catedral de San Pablo, el Puente de la Torre o Trafalgar Square. Londres cuenta también con numerosos museos, galerías de arte, bibliotecas, eventos deportivos y otras instituciones culturales como el Museo Británico, la National Gallery, la Tate Modern, la Biblioteca Británica y los cuarenta teatros del West End. El metro de Londres, que en 2013 cumplió 150 años, es el más antiguo del mundo.

Historia.

Prehistoria y Edad Antigua. Aunque se han hallado restos expandidos de asentamientos britanos en la zona, la primera población fue fundada por los romanos en el año 43 d. C. Sin embargo, solo diecisiete años después, en el año 61, la tribu de los icenos de la reina Boudica asaltó y quemó la colonia romana. La ciudad reconstruida pronto prosperó y en el año 100 sucedió a Colchester como capital de la provincia romana de Britania. En su apogeo bajo gobierno latino durante el siglo II d. C., Londinium alcanzó una población de unas 60.000 personas. Hacia el siglo VII los anglosajones ya habían creado un nuevo asentamiento llamado Lundenwic unos dos kilómetros al norte de la antigua ciudad romana, en torno a lo que hoy es Covent Garden.

Es probable que existiera un puerto pesquero y comercial en la desembocadura del río Fleet y que este prosperara hasta que fue tomada por los vikingos, cuyos ataques obligaron a sus habitantes a trasladarse aguas arriba, al lugar de la antigua colonia romana con la finalidad de aprovecharse de la protección de sus murallas. Los ataques vikingos se incrementaron hasta el año 886, cuando el rey Alfredo el Grande reconquistó Londres y firmó la paz con el líder de los vikingos daneses, Guthrum. La ciudad sajona Lundenwic pasó a llamarse Ealdwic (“Ciudad Vieja”), un topónimo que ha sobrevivido hasta la actualidad como Aldwych, que es la moderna Ciudad de Westminster.

Dos descubrimientos recientes indican que Londres podría ser más antiguo de lo que se pensaba hasta ahora. En 1999 se hallaron restos de un puente de la Edad del Bronce en la orilla norte del puente Vauxhall. Este antiguo puente bien pudo cruzar el Támesis o dar acceso a una isla hoy desaparecida en el centro del río. La dendrología data los maderos encontrados en torno al 1500 a. C. En 2010 se encontraron también en la orilla del Támesis, al sur del puente Vauxhall, los cimientos de una gran estructura de madera fechada hacia el 4500 a. C., aunque la función de esta obra mesolítica es desconocida. Ambos yacimientos están en la orilla sur del río, en una encrucijada natural donde el río Effra desemboca en el Támesis.

Edad Media. Con el colapso del poder romano en el siglo V d. C. Londinium dejó de ser una capital y fue abandonada. Sin embargo, desde el siglo VI un asentamiento anglosajón llamado Lundenwic se desarrolló hacia el oeste de la colonia romana, cerca de lo que hoy es Covent Garden y la calle Strand, y alcanzó una población de entre diez y doce mil habitantes. En el siglo IX Londres fue repetidamente atacada por los vikingos, circunstancia que obligó a sus residentes a buscar refugio tras las murallas de la antigua Londinium, río arriba. Tras la unificación del Reino de Inglaterra en el siglo X, Londres, que era la ciudad más grande del reino y su centro de comercio más importante, comenzó a adquirir relevancia como centro político, aunque todavía debía hacer frente a la competencia que le planteaba Winchester, la capital de la Inglaterra anglosajona y centro tradicional del reino de Wessex. En el siglo XI el rey Eduardo el Confesor refundó y reconstruyó la Abadía de Westminster al tiempo que la ciudad de Westminster, a poca distancia río arriba de Londres, se convirtió en la principal residencia real. De ahí en adelante Westminster suplantó a la propia City de Londres como centro del gobierno nacional.

Tras su victoria en la batalla de Hastings, Guillermo, duque de Normandía, fue coronado rey de Inglaterra en la recién acabada Abadía de Westminster el día de Navidad de 1066. Guillermo ordenó levantar la Torre de Londres en el extremo sureste de la ciudad, primero de los muchos castillos normandos construidos en Inglaterra para afianzar el poder de los conquistadores. En 1097 Guillermo II comenzó la construcción del Salón de Westminster junto a la abadía del mismo nombre. Este salón sería el núcleo del nuevo Palacio de Westminster.

Durante el siglo XII las instituciones del gobierno central, que hasta entonces habían acompañado a la corte en sus desplazamientos por todo el reino, crecieron en tamaño y sofisticación y comenzaron a permanecer en un lugar. En la mayoría de los casos este lugar fue Westminster, aunque el tesoro real fue trasladado desde Winchester a la Torre de Londres. Mientras que la ciudad de Westminster se desarrolló como una verdadera capital en términos de gobierno, su vecina City de Londres siguió siendo la ciudad más grande y principal centro de comercio de Inglaterra gracias al florecimiento experimentado bajo su administración única, la Corporación de Londres. Si hacia 1100 la población londinense rondaba los 18.000, en 1300 este número se había incrementado hasta casi 100.000. A mediados del siglo XIV la Peste Negra asoló Londres y se cobró la vida de un tercio de sus habitantes. Poco después, en 1381, Londres fue el centro de la insurrección popular conocida como Rebelión de Wat Tyler.

Edad Moderna. Durante el período Tudor, la Reforma anglicana inició un giro gradual de la fe cristiana hacia el protestantismo. En Londres gran parte de las posesiones de la Iglesia pasaron a manos privadas. Desde la ciudad partía lana inglesa en ingentes cantidades hacia los cercanos puertos de los Países Bajos. El alcance de las empresas marítimas inglesas se extendió mucho más allá de los puertos del noroeste europeo. Tras la reapertura de las rutas comerciales entre los Países Bajos e Inglaterra en Enero de 1565 se produjo un fuerte crecimiento de la actividad comercial y ese mismo año se creó el centro de comercio Royal Exchange de Londres. El mercantilismo creció y con el aumento del intercambio comercial con el Nuevo Mundo se crearon monopolios comerciales como la Compañía Británica de las Indias Orientales. Londres se convirtió en el principal puerto del mar del Norte, lugar de embarco y desembarco de muchos migrantes. La población de la ciudad creció desde unos 50.000 habitantes en 1530 hasta alrededor de 225.000 en 1605.

En el siglo XVI vivió en Londres el dramaturgo y poeta William Shakespeare, figura capital del teatro isabelino. En el final del período Tudor en 1603, Londres continuaba siendo un núcleo urbano bastante compacto. El 5 de Noviembre de 1605, durante la Conspiración de la pólvora, el rey Jacobo I sufrió un intento de asesinato en Westminster. Durante el siglo XVII la ciudad sufrió varias epidemias de peste, la más devastadora de las cuales fue la llamada Gran plaga de Londres de 1665-66, que acabó con la vida de casi 100.000 londinenses, una quinta parte de su población.

En 1666 se produjo también el famoso Gran Incendio de Londres, que se inició en Pudding Lane, en la City, y se extendió rápidamente arrasando con los edificios de madera de gran parte de la ciudad. La reconstrucción duró diez años y fue supervisada por Robert Hooke. En 1708 se completó la obra maestra del arquitecto Christopher Wren, la Catedral de San Pablo. Durante la época georgiana (siglo XVIII e inicios del XIX) se crearon nuevos distritos, como el de Mayfair al oeste, se construyeron nuevos puentes sobre el Támesis que permitieron la urbanización de la orilla sur del río y se expandió el puerto de Londres río abajo, hacia el este.

En 1762 el rey Jorge III compró la Casa Buckingham, que fue progresivamente ampliada a lo largo de 75 años. Durante el siglo XVIII Londres se vio seriamente afectada por la delincuencia, circunstancia que obligó a crear en 1750 un cuerpo policial profesional, los Bow Street Runners. Entonces más de doscientos tipos de delitos eran castigados con la pena de muerte y hasta mujeres y niños eran ahorcados por hurtos. En esa época hasta un 74% de los niños morían antes de cumplir cinco años. Las cafeterías se convirtieron en lugares populares para debatir ideas, la alfabetización comenzó a generalizarse y el desarrollo de la imprenta —que en Londres tuvo su centro en Fleet Street— puso las noticias a disposición del pueblo. En palabras del poeta británico Samuel Johnson:

No encuentras a nadie, sobre todo ningún intelectual, que esté dispuesto a abandonar Londres. No, señor, cuando un hombre está cansado de Londres, está cansado de la vida; en Londres está todo lo que la vida puede ofrecer.

Samuel Johnson, 1777

Edad Contemporánea. Londres fue la ciudad más grande del mundo entre 1831 y 1925, coincidiendo con el apogeo del Imperio británico. El hacinamiento de los habitantes de la ciudad provocó el estallido de varias epidemias de cólera: la de 1848 provocó 14.000 muertes y la de 1866 unas 6000. El creciente número de tráfico rodado pronto congestionó la circulación por la ciudad, lo que llevó a la creación de la primera red ferroviaria local. La Metropolitan Board of Works, organismo gestor del crecimiento de la ciudad por aquel entonces, supervisó la expansión de las infraestructuras en la capital y los condados circundantes. Este organismo fue sustituido en 1889 por el London County Council.

La Segunda Guerra Mundial (1939-1945) afectó de lleno a Londres, en especial el bombardeo sistemático a que fue sometida por los aviones de la Luftwaffe alemana durante el denominado Blitz. Estos ataques se cobraron la vida de más de 30.000 londinenses y arrasaron grandes zonas de la ciudad. Inmediatamente después de la guerra mundial la capital albergó los Juegos Olímpicos de 1948, que se celebraron en el viejo estadio de Wembley cuando la ciudad apenas se había recuperado de los efectos del conflicto.

En 1951 se celebró en el South Bank del río la exposición de arte llamada Festival of Britain. En 1952 la denominada Gran Niebla, más densa de lo habitual y contaminada con azufre, se cobró la vida de unos 12.000 londinenses. Desde la década de 1940 la ciudad ha sido lugar de destino de numerosos inmigrantes, generalmente procedentes de países de la Commonwealth como Jamaica, India, Bangladés y Pakistán, lo que ha hecho de Londres una de las ciudades con mayor diversidad étnica de toda Europa.

A partir de mediados de la década de 1960, la capital británica comenzó a ser un centro mundial de cultura juvenil, ejemplificado por el movimiento de la subcultura llamado Swinging London, asociado particularmente a las zonas de King’s Road, Chelsea y Carnaby Street. Esta forma de marcar tendencia fue revivida en la década siguiente por la moda punk. En 1965 se ampliaron los límites políticos de Londres para abarcar el crecimiento de su área urbana y para ello se creó el Consejo del Gran Londres. Durante el conflicto de Irlanda del Norte, Londres fue escenario de varios ataques terroristas con bombas perpetrados por el IRA Provisional. La desigualdad racial estalló con el disturbio de Brixton de 1981.

La población del Gran Londres disminuyó progresivamente en las tres décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial, pues pasó de un pico estimado en 8,6 millones de habitantes en 1939 a los 6,8 millones registrados en los años 1980. El puerto principal de la ciudad se trasladó río abajo, a Felixstowe y Tilbury, mientras que los antiguos muelles de la ciudad, los London Docklands, se convirtieron en el gran complejo de negocios de Canary Wharf. El auge financiero fue confirmado por el creciente papel de Londres como centro mundial de finanzas desde los años 1980.

En 1982 se completó la Barrera del Támesis, destinada a proteger Londres de las mareas excepcionalmente altas del mar del Norte. En 1986 se abolió el Consejo del Gran Londres, lo que dejó a la capital británica como la única gran ciudad sin una administración central. Esta fue restablecida en el año 2000 con la creación de la Autoridad del Gran Londres. Para celebrar la entrada en el nuevo milenio se construyeron varios edificios hoy emblemáticos de la capital británica: el Millennium Dome, el London Eye y el Millennium Bridge. El 7 de Julio de 2005 una serie de ataques terroristas en las líneas del metro y autobuses de Londres, perpetrados por fundamentalistas islámicos, causó 56 muertos y 700 heridos. Tan solo un día antes Londres había obtenido la celebración de unos juegos olímpicos, los terceros de su historia, que se celebraron entre los meses de Julio y Agosto de 2012. En Enero de 2015, la población del Gran Londres se estimó en 8,63 millones de habitantes, siendo este el pico demográfico más alto desde 1939.

(15/12/2015)

314. Dedal PRAGA // PRAGUE´s Thimble

PicsArt_12-15-03.56.14

Dedal Praga. Colección de Dedales de Ciudades Europeas.

Me tenéis que perdonar, pero llevo un mes de Junio de lo más liada con pedidos de fofuchas. Como ya os comenté en pasadas entradas, tengo una página de Facebook en la que subo todos mis trabajos que se llama V&N Artesanos y otro blog con el mismo nombre de la página, por si le queréis echar un vistazo ya de paso. Pero ahora a lo que íbamos, continuando con más dedales de la colección de dedales de ciudades europeas de la tienda Gritos de Madrid, este es el turno de otro dedal de otra ciudad espectacular, es el turno del dedal de la ciudad de Praga.

Praga (Praha en checo) es la capital de la República Checa, tal y como recoge la Constitución del país. Antes fue capital del Reino de Bohemia y de Checoslovaquia. También es la capital de la región de Bohemia.

Situada a orillas del río Moldava, tiene aproximadamente 1,2 millones de habitantes, lo que la convierte en la ciudad más poblada del país. El área metropolitana de Praga cuenta con una población de 1,9 millones de habitantes.

Desde 1992 el casco histórico de la ciudad es Patrimonio de la Humanidad. Su belleza y patrimonio histórico la convierten en una de las veinte ciudades más visitadas del mundo.

Praga se ha desarrollado desde el siglo IX, convirtiéndose en una de las capitales más importantes de Europa en los siglos XVIII y XIX. Sin embargo, en el siglo XX sufrió las dos guerras mundiales y, principalmente, la dictadura nazi. Tras la segunda guerra, quedó dentro de la esfera de influencia soviética. Tras la Revolución de terciopelo y la caída del Muro de Berlín la ciudad se ha ido adaptando a la economía de mercado.

Por sus características Praga es considerada como una ciudad global de “clase Beta+”, a la altura de Roma, Atenas o Berlín.

Historia.

Prehistoria y Edad Antigua. Los primeros vestigios en el lugar que hoy ocupa Praga datan del Paleolítico. El primer asentamiento estable se considera que fue el de la tribu celta, hacia el siglo VI a. C. se estableció al sur de la actual Praga. La población se denominaba Závist. Posteriormente esta tribu fue reemplazada por el pueblo germánico y más adelante por los eslavos, que permanecieron desde el siglo IV, aunque durante un período fueron dominados por los ávaros.

Edad Media. Fue fundada en la última parte del siglo IX con la construcción del castillo en la ribera derecha del río Vltava. Según la leyenda por Libuše, quien se casó posteriormente con Přemysl e inició la dinastía Přemyslida. Este castillo es conocido como Vyšehrad y no es el actual castillo de Praga, que se erigió en el lado opuesto del río.

Praga muy pronto se convirtió en el asentamiento de los reyes de Bohemia, algunos de los cuales reinaron como emperadores del Sacro Imperio Romano. En el siglo XIII el rey Otakar II funda el barrio de Malá Strana (lado pequeño), que se asienta en el lado opuesto del río.

La ciudad floreció durante el siglo XIV bajo el reinado de Carlos IV, quien ordenó la construcción de la Nueva ciudad, unió los núcleos urbanos en ambas márgenes del río a través del famoso Puente Carlos (que sustituye a un puente anterior del siglo XII que se derrumbó en 1342) y propició la construcción de la primera Universidad de Europa central.

En el siglo XV, debido a agitaciones políticas y religiosas entre Jan Hus y el rey Segismundo se desarrollaron las guerras husitas.

Edad Moderna. Bohemia entró a formar parte de los dominios de los Habsburgo en 1526, por lo que Praga fue capital de una provincia austríaca. A principios del siglo XVII la elección de Fernando II, católico, como rey de Bohemia causó ira entre los nobles bohemios, de confesión protestante. Cuando Fernando II envió dos concejales católicos para preparar su llegada a Praga, éstos fueron secuestrados y arrojados por una ventana del castillo, lo que se conoce como la Defenestración de Praga. Estos hechos desembocaron en la guerra de los Treinta Años, cuya consecuencia principal fue la soberanía de las provincias alemanas, a pesar de permanecer bajo el Imperio Germánico.

Siglos XVIII y XIX. En los siglos XVIII y primera mitad del siglo XIX Praga gozó de un gran crecimiento económico, que atrajo a mercaderes y nobles de toda Europa. La ciudad se desarrolló rápidamente y se construyeron iglesias y palacios, muchos según el nuevo estilo del Barroco.

Durante la dominación austrohúngara, en el siglo XIX se convirtió en el centro del nacionalismo checo y su actividad cultural e intelectual fue brillante, construyéndose el Museo Nacional, el Teatro Estatal y el Rudolfinum.

Siglo XX – Bloque soviético y actualidad. En 1918, como consecuencia de la Primera Guerra Mundial, se fundó Checoslovaquia, y el nuevo presidente de la república Tomáš Masaryk hizo de Praga la sede de su gobierno y capital del Estado checo.

Entre 1939 y 1945 el ejército de Hitler ocupó Praga. La ciudad, hasta el momento de carácter multiétnico, asistió a la persecución nazi del pueblo judío. Muchos fueron capturados y enviados a campos de concentración, donde la mayoría fueron exterminados. En 1945 el ejército estadounidense bombardeó la ciudad al confundirla con Dresde, causando la furia de los checos. Pocos días más tarde el ejército soviético liberó la ciudad y los ciudadanos checos se tomaron la venganza por su mano, causando la muerte de ciudadanos de origen alemán.

Tras la Segunda Guerra Mundial, la República Checa pasó a formar parte del bloque comunista, bajo la protección de la Unión Soviética. En 1968 estalló la Primavera de Praga, un movimiento que pretendía reformar el inmovilista socialismo soviético, que fue duramente reprimida con la invasión de los ejércitos del Pacto de Varsovia.

En Diciembre de 1988, el primer ministro soviético Mijaíl Gorbachov anunció la llamada Doctrina Sinatra, la cual establecía que la Doctrina Brezhnev sería abandonada y que los países de la Europa del Este podrían hacer lo que consideraran conveniente. A finales de 1989, con la caída del muro de Berlín, Praga abandonó el socialismo. Praga fue el centro de la Revolución de Terciopelo que propició la caída del comunismo en el país. La vigencia de la doctrina Sinatra contribuyó a acelerar los cambios que terminaron por hacer colapsar a los gobiernos socialistas prosoviéticos de la Europa del Este a finales de 1989 e inicios de 1990. Los ahora nuevos gobiernos prooccidentales de la Europa oriental fueron fervientes partidarios de la pronta disolución del Pacto de Varsovia y de la Comecon. La disolución oficial del Pacto de Varsovia terminó siendo aceptada de forma pacífica por la Unión Soviética y se formalizó en la reunión de Praga el 1 de Julio de 1991.

Dos años después, en 1993, se decidió pacíficamente la disolución de Checoslovaquia y su división en la República Checa y Eslovaquia. Praga pasó a ser la capital de la República Checa.

En Septiembre de 2000 las Protestas de Praga contra la globalización durante la cumbre del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial derivaron en una guerrilla urbana contra la policía. Más de 15.000 manifestantes participaron en una de las mayores protestas de la historia contra la globalización y el capitalismo.

En Agosto de 2002 el río Moldava se desbordó con un caudal superior a los 5100 m³/s causando graves daños en la ciudad. Esta necesitó dos años para recuperarse.

(15/12/2015)