162. Dedal BUDAPEST // BUDAPEST´s Thimble

Dedal monumental Budapest. Hungría.

Dedal monumental Budapest. Hungría.

En mi entrada de hoy, os voy a enseñar el último de los dedales que me trajo mi amiga Nuria de sus viajes por ciudades europeas. Es un dedal de porcelana de la ciudad de Budapest, en él podemos observar diferentes monumentos que están presentes en la ciudad.

Budapest es la capital y ciudad más poblada de Hungría, así como su principal centro industrial, comercial y de transportes. La ciudad posee 1,74 millones de habitantes (2011), una disminución significativa respecto de los casi 2,1 millones con que contaba a mediados de los años 1980, que representan un quinto de la población total de Hungría. Es la ciudad más poblada de Europa central-oriental y la séptima de la Unión Europea. La ciudad ocupa una superficie de 525 km² y su área metropolitana cuenta con una población de 2,38 millones de habitantes. Budapest se convirtió en una única ciudad cuando ocupó las dos orillas del río Danubio, unificando las ciudades de Buda y Óbuda, en la orilla oeste, con Pest, en la orilla este, el 17 de noviembre de 1873.

La historia de Budapest comenzó con Aquincum, originalmente un asentamiento celta que se convirtió en la capital romana de Panonia Inferior. Los húngaros llegaron al territorio en el siglo IX. Su primer asentamiento fue saqueado por los mongoles en 1241-42. La ciudad restablecida se convirtió en uno de los centros de la cultura del Renacimiento humanista en el siglo XV. Después de la Batalla de Mohács y tras casi 150 años de dominio otomano, el desarrollo de la región entró en una nueva era de prosperidad en los siglos XVIII y XIX, y Budapest se convirtió en una ciudad global después de la unificación de 1873. También se convirtió en la segunda capital de AustriaHungría, una gran potencia que se disolvió en 1918. Budapest fue el punto focal de la revolución húngara de 1848, la República Soviética Húngara de 1919, la Operación Panzerfaust en 1944, la batalla de Budapest de 1945 y la Revolución de 1956.

Considerada como una de las ciudades más bellas de Europa, Budapest cuenta con varios sitios que son Patrimonio de la Humanidad, entre los que se incluyen, a orillas del Danubio, el barrio del Castillo de Buda, la avenida Andrássy, la Plaza de los Héroes y el Metropolitano del Milenio, el segundo más antiguo del mundo. Otros puntos destacados incluyen un total de 80 manantiales geotérmicos, el mayor sistema de cuevas de aguas termales del mundo, la segunda sinagoga más grande y el tercer edificio del Parlamento más grande del mundo. La ciudad atrae a alrededor de 4,3 millones de turistas al año, convirtiéndola en la 25.ª ciudad más popular del mundo, según Euromonitor.

Budapest es, también, un importante centro financiero de Europa Central. La ciudad se situó tercera (de un total de 65 ciudades) en el Índice de Mercados Emergentes elaborado por Mastercard, y clasificada como la ciudad mejor habitable de Europa Central y Europa del Este por índice de calidad de vida según Economist Intelligence Unit. También se clasificó como el “séptimo lugar idílico de Europa para vivir” por la revista Forbes, y como la novena ciudad más bella del mundo por UCityGuides. Es, también, la mejor ciudad de Europa Central y del Este en el índice Innovation Cities’ Top 100.

En este dedal podemos observar varios monumentos presentes en la ciudad de Budapest, y a continuación hablaremos de cada uno de ellos:

Parlamento de Budapest.

El Parlamento (en húngaro: Országház) es probablemente el más conocido edificio de Budapest. Es el centro de la legislatura húngara y otras instituciones, como la biblioteca del Parlamento. Se encuentra en el distrito V de la ciudad, junto al río Danubio, situándose la entrada principal en la plaza Kossuth.

El edificio fue construido entre 1885 y 1904, siguiendo los planos de Imre Steindl. Es el mayor edificio del país, escenario de las reuniones de la Asamblea Nacional.

El interior está decorado con mármol y oro. El edificio con su estructura simétrica sirve para albergar un parlamento bicameral. El ala norte alberga la oficina del Primer Ministro, mientras el ala sur las del Presidente de la República.

En ambos lados de la escalera exterior se encuentran dos estatuas de leones Las columnas están hechas de granito bermejo de 6 metros de altura y pesan 4 toneladas cada una. En el techo se pueden observar las pinturas alegóricas de Károly Lotz como la “Apoteosis de la legislación” y la “Glorificación de Hungría“.

El edificio, con 691 dependencias, tiene una longitud de 268 m y su cúpula se eleva hasta los 96 m.

Desde el año 2000 se pueden admirar en él las joyas de coronación de Hungría (la corona, el cetro, el orbe y la espada de estilo renacentista).

Plaza de los Héroes.

La Plaza de los Héroes (en húngaro: Hősök tere) es una de las plazas más importantes de Budapest, Hungría. Está situada en un extremo de la avenida Andrássy (con la que conforma parte del conjunto Patrimonio de la Humanidad), cerca del parque de la ciudad.

Durante la segunda guerra mundial el monumento fue alcanzado por una bomba y la estatua de Lipót segundo había quedado totalmente destruida, la estatua de Mária Terézia se había roto de la cintura para abajo, la estatua de Ferenc József se había caído de su sitio y su cabeza se había separado del cuerpo.

Durante el gobierno socialista, se transformó el monumento para corresponder a las opiniones políticas de entonces. Según unos planes de la época de Rákos, se prefería la total demolición por su asunto exagerado patriótico.

Está rodeada por dos importantes edificios, el Museo de Bellas Artes a la izquierda y el Palacio de Arte (o Museo de exposiciones artísticas) a la derecha. Al otro lado se sitúa la avenida Andrassy, con dos edificios orientados hacia la plaza, uno residencial y el otro donde funciona la actual embajada de Serbia (antigua embajada de Yugoslavia donde Imre Nagy se refugió en 1956).

En el centro de la plaza se alza el Memorial del Milenio (también llamado Monumento del Milenio o Monumento Milenario), conjunto de especial relevancia en Budapest, con estatuas de los líderes de las siete tribus magiares que fundaron Hungría en el siglo IX y otras personalidades de la historia húngara. La construcción del memorial se inició cuando se celebraron los mil años del país (en 1896) y no se finalizó hasta 1929, cuando la plaza adoptó su nombre.

El 16 de junio de 1989, una multitud de 250.000 personas se congregó en la plaza para celebrar el histórico entierro de Imre Nagy, ejecutado en junio de 1958.

En esta plaza podemos encontrar estas estatuas:

En la hilera de columnas izquierda (de izquierda a derecha): San Esteban I de Hungría, San Ladislao I de Hungría, Colomán I de Hungría, Andrés II de Hungría, Carlos I Roberto de Hungría, Luis I de Hungría (el Grande).

En la hilera de columnas derecha (de izquierda a derecha): Juan Hunyadi, Matías Corvino, Esteban Bocskai, Gabriel Bethlen, Emérico Thököly, Francisco II Rákóczi, Luis Kossuth.

En la columna del centro: (en la cima del pilar): Arcángel Gabriel. Alrededor del pilar los siete líderes tribales húngaros: Árpad, Előd, Tas, Huba, Töhötöm, Kond y Ond.

Bastión de los Pescadores.

El Halászbástya o Bastión de los Pescadores es una terraza de estilo neogótico y neorrománico situada en la orilla de Buda del Danubio, en la colina del castillo real de Budapest, Hungría, cerca de la Iglesia de San Matías.

Se diseñó y construyó entre 1895 y 1902 según los planos de Frigyes Schulek. Las siete torres representan las siete tribus magiares que se establecieron en la cuenca carpatiana en el año 896. Recibe el nombre del grupo de pescadores responsable de defender este enclave de las murallas de la ciudad en la Edad Media. Se trata de un mirador con numerosas escaleras y paseos.

Entre el Bastión y la Iglesia de San Matías se alza una estatua de bronce de Esteban I de Hungría a caballo, erigida en 1906. El pedestal fue construido por Alajos Stróbl, basándose en el proyecto de Frigyes Schulek en estilo neorrománico y con episodios que ilustran la vida del rey.

Hoy la obra sólo tiene función decorativa: desde aquí los turistas pueden tener una maravillosa vista de Pest.

Puente de las Cadenas.

El Puente de las Cadenas (en húngaro y oficialmente, Széchenyi lánchíd) de Budapest es el más antiguo de los puentes que unen las dos ciudades Buda y Pest, que hoy conforman la capital de Hungría.

Desde el punto de vista estructural es un puente colgante, en el cual se han sustituido los cables principales por eslabones rígidos de una cadena. Su vano central tiene 202 metros, uno de los más largos del mundo cuando fue inaugurado. Es uno de los puentes más conocidos sobre el río Danubio.

El Puente de las Cadenas es el símbolo de Budapest y también el primer puente permanente en el tramo húngaro del Danubio y el segundo en el curso total del río. Antes de su existencia, los viajeros atravesaban el río, importante corredor comercial, en transbordador, aunque ya a principios del siglo XV existió un puente de pontones provisional sobre el río. En los inviernos se podía cruzar el Danubio congelado a pie o en coche de caballos. Pero cuando empezaba el deshielo, desaparecía totalmente la conexión entre las dos orillas. El conde Esteban Széchenyi tuvo que esperar una semana entera en 1820 hasta que encontró un navegante lo suficientemente valiente como para trasladarle de Pest a Buda entre las flotantes placas de hielo. Fue entonces cuando ofreció sus rentas de un año entero para construir un puente permanente sobre el río.

Habían existido planes para ello ya desde finales de los años 1700 tomando como modelo el Puente de Carlos en Praga, con varios pilares de apoyo. Sin embargo, más tarde se optó por otra solución técnica. El conde Széchenyi vio en Londres el puente de Hammersmith, un puente suspendido sobre el Támesis diseñado por el ingeniero William Tierney Clark, al que le encomendó la preparación de los planos del primer puente permanente húngaro. La ejecución de las obras fue encargada al ingeniero escocés Adam Clark, cuyo apellido coincide con el del ingeniero inglés, en cuyo honor se ha nombrado la plazoleta que se halla inmediatamente a la salida del puente, del lado de Buda.

Las obras se iniciaron en 1839 y fue inaugurado el 20 de noviembre de 1849. Los que llegaban a la orilla desde el puente, durante varios años debían dar la vuelta completa al Monte del Palacio.

Al final de la Segunda Guerra Mundial las tropas alemanas dinamitaron el puente, junto con los otros cuatro de la ciudad en su retirada ante el asedio de Budapest por las tropas soviéticas. El puente reconstruido se inauguró el 21 de noviembre de 1949, festejando el primer centenario de su construcción.

Desde su construcción, este puente ha sido el símbolo más representativo de Budapest. Su foto es un elemento imprescindible en las presentaciones sobre Hungría y Budapest. Ha sido representado en muchos sellos, billetes y monedas húngaros, como por ejemplo en 2009 en que apareció en la moneda de doscientos florines.

Iglesia de San Matías.

La Iglesia de Matías u oficialmente Iglesia de Nuestra Señora (en húngaro: Mátyás templom; Nagyboldogasszony-templom) es una iglesia cristiana católica ubicada en la ciudad de Budapest, Hungría.

El Templo de Nuestra Señora (santificado en honor a la Virgen María, patrona de Hungría) – o como la mayoría de la gente lo conoce bajo el apodo de la Iglesia de Matías – se construyó durante el reinado de Béla IV, el primer rey que mandó a construir un palacio en la cima de la montaña, junto a una aldea. La tradición eclesiástica mantiene la postura de que en el lugar actual de esta iglesia el primer rey húngaro San Esteban I construyó una edificación religiosa alrededor de 1015. Todos los reyes posteriores a Béla IV le hicieron alguna modificación, agregándole una torre, una puerta y ampliando el edificio (Entre ellos Luis I de Hungría y Segismundo de Hungría, quienes llevaron a cabo modificaciones góticas, y Matías I de Hungría, quien transformó la iglesia con el estilo renacentista). De hecho, su apodo actual de “Iglesia de Matías” lo recibió por el rey húngaro Matías Corvino, quien hacia 1470 restauró y reformó la iglesia.

Después de 1541, cuando la ciudad de Buda fue invadida por los ejércitos de los turcos otomanos, la iglesia de Nuestra Señora fue transformada en mezquita, solo para recuperar su situación casi 150 años después cuando los ejércitos germánicos reocuparon el reino y expulsaron a los turcos. A partir de ese momento continuó contando con gran importancia para los cristianos en la ciudad.

Es uno de los más hermosos templos de arquitectura ecléctica de Hungría y está en la vecindad de la estatua de la Santísima Trinidad, construida para conmemorar la epidemia del año 1709.

Adquirió su forma actual durante la restauración de finales de siglo XIX. Gracias a su excelente acústica, en su interior se celebran también conciertos de órgano y de música clásica. Sus pinturas al fresco y sus vidrieras se deben a los mayores artistas de la época. (Bertalan Székely, Károly Lotz).

En 1867, el arzobispo húngaro de Estrigonia János Simor coronó a Francisco José I de Austria como rey húngaro en la Iglesia de Nuestra Señora. Décadas más tarde, tras la caída del Imperio AustroHúngaro y la muerte de Francisco José I, una vez finalizada la Primera Guerra Mundial, los húngaros escogieron como rey a otro miembro de la Casa de HabsburgoLotaringia, siendo coronado como Carlos IV de Hungría el 30 de diciembre de 1916 por el arzobispo de Estrigonia János Csernoch en la Iglesia de Matías.

Castillo de Buda.

El castillo de Buda o palacio de Buda (en húngaro: Budai Vár) es el castillo histórico de los reyes húngaros en Budapest, Hungría. En el pasado también fue llamado Palacio Real (Király-Palota) y Castillo Real (Királyi Vár).

El castillo se construyó durante el siglo XIV en el extremo sur de la colina donde se halla actualmente, cerca del Distrito del castillo (Várnegyed), que es famoso por las casas y edificios públicos medievales, barrocos y del siglo XIX. Es importante precisar, que sus rasgos arquitectónicos actuales difieren totalmente de los originales a causa de las incontables restauraciones y remodelaciones llevadas a cabo como consecuencia de numerosas batallas a lo largo de los siglos. El castillo de Buda forma parte del Patrimonio de la Humanidad de Budapest, declarado el 1987.

(13/04/2015)

Anuncios

126. Dedal ESTRIGONIA // ESZTERGOM´s Thimble

Dedal cerámica de la ciudad húngara de Estrigonia.

Dedal cerámica de la ciudad húngara de Estrigonia.

Una vez más, estoy feliz de compartir otra entrada más con todos vosotros, sobre todo porque esta entrada vuelve a ser una entrada internacional de otra bella ciudad europea. En esta ocasión, vuelvo a enseñaros otro de los bonitos dedales que me regaló mi amiga Nuria, que me lo trajo de otro de sus viajes por ciudades europeas. Este dedal, es un dedal de la ciudad húngara de Estrigonia. Es un dedal de cerámica, está pintado a mano y en él podemos observar unas bonitas flores.

Esztergom o Estrigonia (como es conocida también en castellano) (en alemán: Gran, en eslovaco: Osrihon) es una ciudad del condado de Komárom-Esztergom en Hungría. Desde la fundación del Reino de Hungría se convirtió en la residencia del arzobispo de Esztergom, el más alto jerarca de la Iglesia católica en el país. Por esto su protagonismo ha sido clave en la historia húngara. La ciudad está situada a 50 km de Budapest.

Aunque existen varias concepciones en torno al origen del nombre de Esztergom en idioma húngaro, la más aceptada según algunos historiadores proviene de los términos húngaros antiguos Iszter (gam). Iszter era el nombre que le daban los antiguos al río Danubio, junto al cual se halla la ciudad. Por otra parte, gam procede de garam, que significa montículo. De esta manera, las referencias más tempranas la denotan como Iszterogard, cuya versión latinizada pasó a ser Strigonium (de ésta deriva entonces al idioma español en Estrigonia). En el escudo actual hay un cuadro de la ciudad del siglo XII. Su bandera está partida horizontalmente por nueve franjas iguales, cinco en rojo, cuatro en plata.

Desde la prehistoria el lugar ocupado actualmente por la ciudad se encontraba habitado por asentamientos de diversos orígenes étnicos. Posteriormente durante la época del Imperio romano fue fundada una ciudad conocida como Solva, la cual para el siglo X ya estaba prácticamente en ruinas. Hacia 895, cuando los magiares arribaron a Europa desde Asia se establecieron en el territorio actual de Hungría, el cual estaba poblado por pequeños asentamientos variados. Pronto las alrededores de Esztergom se convirtieron en la zona principal del reino, donde habitaban los Príncipes Húngaros. Fue el Príncipe Géza de Hungría quien en el 960 escogió a Esztergom como ciudad principal y la acondicionó para ello. Una década después nació su hijo Vajk, quien posteriormente será bautizado y coronado como rey (San) Esteban I de Hungría en el año 1000.

Tras la muerte de San Esteban I en el 1038, la corte húngara será trasladada a la ciudad de Székesfehérvár por su sobrino y sucesor en el trono Pedro Orseolo de Hungría. Sin embargo, Esztergom permaneció como la sede del arzobispo de Esztergom y como la ciudad más importante en el aparato administrativo eclesiástico.

En el siglo XII al comienzo de la Segunda Cruzada, los ejércitos franceses y alemanes pasaron hacia Tierra Santa por el reino húngaro. Tanto el emperador germánico Conrado II como el rey Luis VII de Francia fueron recibidos por el rey Geza II de Hungría en la ciudad de Esztergom. Igualmente durante la Tercera Cruzada, el emperador germánico Federico I Barbarroja para llegar a Tierra Santa atravesó el reino húngaro y disfrutó de la hospitalidad del rey Bela III de Hungría en Estrigonia, donde el hermano del monarca húngaro, el príncipe Geza, se sumó a los ejércitos cruzados.

Igualmente el rey Bela III reconstruyó el palacio real de Esztergom y la basílica en honor a San Alberto cerca de 1190. La enorme puerta fue hecha en mármol y se veía representado en ella al rey San Esteban I de Hungría ofreciéndole a la virgen María la corona (y consigo el reino húngaro), así como en sus laterales el rey Bela III y el arzobispo Job de Estrigonia (con el pasar del tiempo la colosal puerta junto con la catedral entera se destruyeron y a principios del siglo XX arqueólogos descubrieron numerosos fragmentos de lo que fue esta “porta speciosa”, los cuales son exhibidos actualmente en el museo del castillo de Esztergom).

En 1198, el rey Emerico de Hungría donó la ciudad al arzobispo de Estrigonia, conservando solamente el palacio real sobre la colina para la figura del rey húngaro. De esta forma, el control de las diferentes dependencias, impuestos y toda clase de beneficios de la que era una de las dos ciudades más importantes del reino pasaron a manos del jerarca de la Iglesia de mayor rango en Hungría.

Durante la invasión tártara en 1241-1242, los ejércitos mongoles asediaron a Esztergom, y tras grandes matanzas avanzaron hasta el castillo, pero no pudieron tomarlo. De esta forma, los cientos de habitantes que se refugiaron en éste lograron sobrevivir el cruento ataque, sin embargo, todas las residencias que circundaban la fortaleza de la colina fueron quemadas y destruidas o bien por los propios húngaros para que nos mongoles no se beneficiasen de ellas, o por las maquinas de asedio de los invasores orientales. Tras este trágico episodio de la historia húngara, el rey Bela IV de Hungría donó la residencia real de Estrigonia al arzobispo en 1249, cediéndole al jerarca de la Iglesia el control y derechos absolutos sobre la ciudad, y el monarca húngaro movió su corte definitivamente a la ciudad de Buda en 1256, la cual rápidamente mandó a ampliar y a proteger con altas murallas (de las cuales también proveyó a Esztergom).

Tras la desaparición de la Casa de Árpad en 1301, aparecieron varios pretendientes al trono, mientras la nobleza húngara (que había conseguido gran poder e influencia) comenzó a guerrear contra y a favor de ellos según les convenía, intentando (en muchos casos exitosamente) gobernar autonómamente en sus propios territorios. En 1301, el trono de la arquidiócesis de Estrigonia estaba vacío para ese momento (solo había sido nombrado Gregorio Bicskei como procurador, no como arzobispo), así que éste llevó al joven pretendiente Carlos Roberto de Anjou-Nápoles hasta la basílica y lo coronó con una joya provisional. Ya que la ceremonia no se realizó con la corona de San Esteban, se consideró ilegítima, y al poco tiempo una parte de la nobleza encabezada por Iván Kőszegi, decidió llamar al reino al rey Wenceslao II de Bohemia para que tomase el trono vacante.

Estrigonia, como la sede del arzobispado de mayor rango en Hungría fue ocupada en 1301 por los ejércitos del noble húngaro Iván Kőszegi, al cual pronto se le unió el rey Wenceslao II y su pequeño hijo (el posterior Wenceslao III de Bohemia) a quien hizo coronar rey de Hungría por el arzobispo Juan de Kalocsa. Mientras tanto Gregorio Bicskei, gran aliado y enérgico protector del joven Carlos Roberto de Anjou-Nápoles se mantuvo fuera de Esztergom en el sur del reino junto a los ejércitos financiados por el rey de Nápoles, abuelo de pretendiente. Luego de la coronación, Wenceslao fue llevado a la corte de Buda, mientras la ciudad arzobispal continuaba ocupada por las fuerzas de Iván Kőszegi.

A Buda arribaron varios legados papales y excomulgaron a la ciudad completa por haber aceptado a Wenceslao como rey, forzándolos a que reconociesen entonces a Carlos Roberto como el heredero legítimo. Estimando que la situación se tornaba cada vez más precaria, Wenceslao II regresó al reino húngaro en 1304 y se llevó a su hijo Wenceslao de Hungría a tierras checas, dejando a Iván Kőszegi como regente en la ciudad de Esztergom. El noble húngaro saqueó el tesoro de la arquidiócesis, y mantuvo su control sobre la ciudad, así como su absoluta lealtad a Wenceslao.

Tras la muerte de Wenceslao II en 1304, el otro candidato Otón III Duque de Baviera fue coronado como rey húngaro en 1305, contando con el apoyo absoluto de Iván Kőszegi. Un nuevo arzobispo fue elegido para Esztergom en 1305, Tomás, quien se residenció en la ciudad vecina de Komarom desde donde llamo a un cónclave e intentó forzar a la nobleza húngara a aceptar a Carlos Roberto en 1307, año en el que el joven pretendiente consiguió arrebatarle a Iván Kőszegi la ciudad de Estrigonia luego de haberla asediarla. Pronto Carlos Roberto fue coronado como rey por tercera vez y una década después la nobleza se sometió a su mandato.

En 1396 una facción de la nobleza húngara no quiso aceptar el mandato del rey Segismundo de Luxemburgo, y llamó al reino al rey Ladislao I de Nápoles, pariente lejano de los fallecidos Carlos Roberto de Hungría y su hijo el posterior rey Luis I de Hungría. Ladislao de Nápoles se presentó en ese año en el sur del reino y a pesar del heroico combate de los defensores de Estrigonia, los seguidores del rey napolitano consiguieron tomar la ciudad luego de un largo asedio. Ya que no consiguió consolidar su poder, Ladislao abandonó su empresa y pronto el arzobispo de Estrigonia, Juan kanizsai recuperó la ciudad. Sin embargo, ya que el arzobispo Juan kanizsai tomó parte en una conspiración contra el rey Segismundo de Hungría en 1403, el monarca condujo personalmente sus ejércitos contra la ciudad de la arquidiócesis, la cual ocupó luego de un mes de asedio. Kanizsai continuó en su puesto hasta su muerte en 1418 y la figura del arzobispo de Esztergom continuó disfrutando de sus privilegios como lo había hecho hasta ese momento.

Entre 1450 y 1453 el arzobispo Dionisio Széchy reconstruyó la catedral, y luego su sucesor Juan Vitéz (1465-1472) comenzó la construcción del palacio arzobispal renacentista, así como la remodelación del palacio real medieval. Durante el reinado de Matías Corvino de Hungría (1453-1490) el reino húngaro se bañó con el renacimiento y el palacio de Buda fue remodelado, varias bibliotecas construidas y artistas y científicos invitados. Esta explosión renacentista y del humanismo surgió en Estrigonia con las ideas de Juan Vitéz y su sobrino Juan Pannonius, quienes educaron al rey Matías en su infancia y posteriormente planificaron las reformas del reino.

Décadas más tarde, los húngaros fueron derrotados por los turcos otomanos invasores en la batalla de Mohács en 1526, donde también murió el rey Luis II de Hungría. El trono vacío fue disputado entonces por varios pretendientes, lo que causó que el reino se dividiese en tres partes: Una occidental bajo el control de los Habsburgo, una central bajo control otomano y una oriental en la forma del Principado de Transilvania dirigido por la nobleza húngara. En este período, la ciudad de Esztergom cayó en manos turcas y comenzó una fase de decadencia.

Durante la guerra de los Quince Años, los ejércitos del comandante germánico Karl von Mansfeld y los del conde húngaro Matías Cseszneky reocuparon al ciudad que estaba en manos de los turcos otomanos, cosa que ocurrió varias veces hasta la expulsión final de los turcos de esa región en 1683, la cual fue comandada por el rey Juan III Sobieski de Polonia. Durante todas estas contiendas, la ciudad quedó casi totalmente en ruinas y despoblada. Sin embargo la figura del arzobispo de Esztergom continuó cobrando fuerza a través de las décadas, pues eventualmente se convirtió en el intermediario directo entre los húngaros y su rey, quien era el emperador germánico de la Casa de Habsburgo. El arzobispo de Esztergom, Pedro Pázmány (1616 – 1637), con sus severas reformas jesuitas recuperaron una gran parte de la población húngara que se había convertido al protestantismo en los últimos siglos.

Luego de que el rey polaco Juan III Sobieski expulsase a los turcos junto con los demás comandantes germánicos en 1699, el reino húngaro fue restablecido, hallándose bajo el completo control de los Habsburgo y así la influencia católica continuó tomando fuerza. Esto fue mal visto por la alta nobleza húngara que ya venía varios siglos luchando contra el poder germánico y otomano que deseaba apoderarse del reino expandiendo sus fronteras desde el Occidente y el Oriente, respectivamente. Fue entonces cuando movilizó sus rebeldes el conde Francisco Rákóczi II, el último noble húngaro que condujo una guerra independentista, y el 16 de septiembre de 1706 asedió y ocupó la ciudad de Esztergom personalmente. Habiendo fallado dicha empresa, la ciudad volvió a pasar a manos del rey de Hungría (el emperador Habsburgo).

En 1708 Esztergom recobró su rango de ciudad real. En 1820 regresó el arzobispo, que se hallaba refugiado en el extranjero huyendo de los turcos. En 1822 comenzó la construcción de la Basílica actual, la cual fue santificada en 1856.

Posteriormente, la nobleza húngara que seguía descontenta al sentirse oprimida por el poder de los Habsburgo, generó la guerra de independencia surgida tras la revolución húngara de 1848. Durante estos eventos, los húngaros que lideraban este movimiento, Luis Kossuth y Esteban Széchenyi, ocuparon la ciudad de Ezstergom. Fue entonces en sus proximidades que se libró exitosamente una batalla el 16 de abril de 1849 contra el ejército austríaco.

Una de las figuras más relevantes de la época moderna húngara fue el arzobispo József Mindszenty de Esztergom, quien asistió al pueblo húngaro durante la Segunda Guerra Mundial. Posteriormente fue arrestado y torturado por más de una década por el gobierno soviético, y luego de la revolución de 1956 se logró liberar y escapar a la embajada norteamericana. El resto de sus años de vida los invirtió en dar aliento al pueblo húngaro que había inmigrado a otros continentes y a denunciar las atrocidades cometidas por los comunistas, por lo cual eventualmente Moscú forzó al Vaticano a despojarlo de su dignidad arzobispal. Murió en 1975, habiendo sido un símbolo de unidad y esperanza para los húngaros de todo el mundo.

De esta ciudad cabe destacar la majestuosa basílica en honor a San Adalberto, situada a orillas del Danubio.

(13/04/2015)

114. Dedal BUDAPEST // BUDAPEST´s Thimble

Dedal de Budapest. Hungría.

Dedal de Budapest. Hungría.

En esta nueva entrada, os voy a mostrar un nuevo dedal que es otro de los dedales que me trajo mi amiga Nuria de sus viajes por Europa. Éste, es un dedal de porcelana, de la ciudad húngara de Budapest. En este dedal podemos observar, un dibujo del Parlamento de Budapest por una de sus caras y el escudo de Hungría por la otra de las caras. Es un dedal de mayor tamaño que los demás, por lo que estamos ante un dedal de tamaño XL.

Budapest es la capital y ciudad más poblada de Hungría, así como su principal centro industrial, comercial y de transportes. Es la ciudad más poblada de Europa central-oriental y la séptima de la Unión Europea. Budapest se convirtió en una única ciudad cuando ocupó las dos orillas del río Danubio, unificando las ciudades de Buda y Óbuda, en la orilla oeste, con Pest, en la orilla este, el 17 de noviembre de 1873.

La historia de Budapest comenzó con Aquincum, originalmente un asentamiento celta que se convirtió en la capital romana de Panonia Inferior. Los húngaros llegaron al territorio en el siglo IX. Su primer asentamiento fue saqueado por los mongoles en 1241-42. La ciudad restablecida se convirtió en uno de los centros de la cultura del Renacimiento humanista en el siglo XV. Después de la Batalla de Mohács y tras casi 150 años de dominio otomano, el desarrollo de la región entró en una nueva era de prosperidad en los siglos XVIII y XIX, y Budapest se convirtió en una ciudad global después de la unificación de 1873. También se convirtió en la segunda capital de AustriaHungría, una gran potencia que se disolvió en 1918. Budapest fue el punto focal de la revolución húngara de 1848, la República Soviética Húngara de 1919, la Operación Panzerfaust en 1944, la batalla de Budapest de 1945 y la Revolución de 1956.

Considerada como una de las ciudades más bellas de Europa, Budapest cuenta con varios sitios que son Patrimonio de la Humanidad, entre los que se incluyen, a orillas del Danubio, el barrio del Castillo de Buda, la avenida Andrássy, la Plaza de los Héroes y el Metropolitano del Milenio, el segundo más antiguo del mundo. Otros puntos destacados incluyen un total de 80 manantiales geotérmicos, el mayor sistema de cuevas de aguas termales del mundo, la segunda sinagoga más grande y el tercer edificio del Parlamento más grande del mundo. La ciudad atrae a alrededor de 4,3 millones de turistas al año, convirtiéndola en la 25.ª ciudad más popular del mundo, según Euromonitor.

Budapest es, también, un importante centro financiero de Europa Central. La ciudad se situó tercera (de un total de 65 ciudades) en el Índice de Mercados Emergentes elaborado por Mastercard, y clasificada como la ciudad mejor habitable de Europa Central y del Este por índice de calidad de vida según Economist Intelligence Unit. También se clasificó como el “séptimo lugar idílico de Europa para vivir” por la revista Forbes, y como la novena ciudad más bella del mundo por UCityGuides. Es, también, la mejor ciudad de Europa Central y del Este en el índice Innovation Cities’ Top 100.

El Parlamento (en húngaro: Országház) es probablemente el más conocido edificio de Budapest. Es el centro de la legislatura húngara y otras instituciones, como la biblioteca del Parlamento. Se encuentra en el distrito V de la ciudad, junto al río Danubio, situándose la entrada principal en la plaza Kossuth.

El edificio fue construido entre 1885 y 1904, siguiendo los planos de Imre Steindl. Es el mayor edificio del país, escenario de las reuniones de la Asamblea Nacional.

El interior está decorado con mármol y oro. El edificio con su estructura simétrica sirve para albergar un parlamento bicameral. El ala norte alberga la oficina del Primer Ministro, mientras el ala sur las del Presidente de la República.

En ambos lados de la escalera exterior se encuentran dos estatuas de leones Las columnas están hechas de granito bermejo de 6 metros de altura y pesan 4 toneladas cada una. En el techo se pueden observar las pinturas alegóricas de Károly Lotz como la “Apoteosis de la legislación” y la “Glorificación de Hungría“.

El edificio, con 691 dependencias, tiene una longitud de 268 m y su cúpula se eleva hasta los 96 m.

Desde el año 2000 se pueden admirar en él las joyas de coronación de Hungría (la corona, el cetro, el orbe y la espada de estilo renacentista).

En cuanto al escudo que vemos representado en este dedal, es el escudo de Hungría. El escudo de Hungría es el tradicionalmente llamado “pequeño blasón de Hungría” y, tras haber sido suprimido desde 1949, fue recuperado por el Parlamento húngaro en julio de 1990.

El escudo es partido: 1º fajado de ocho piezas de gules y plata; 2º, de gules, un monte de tres peñas de sinople moviente de la punta sumada de un coronel de oro del cual sale una cruz patriarcal de plata. Al timbre corona del rey San Esteban.

El escudo actual responde a la unión de dos escudos que caracterizaban a la Casa de Árpad y a los siguientes reyes de Hungría. El blasón izquierdo refleja el escudo de la dinastía del primer Gran Príncipe húngaro Árpád. Por otra parte, en el blasón derecho aparece la cruz doble apostólica entregada a San Esteban I de Hungría en el año 1000 por el papa Silvestre II. Esta cruz descansa sobre una corona apoyada en las tres principales montañas húngaras (Tátra, Mátra y Fátra). A través de los siglos ambos símbolos se unieron hasta formar el escudo actual, sobre el cual se encuentra la Santa Corona Húngara.

(10/04/2015)

109. Dedal TIHANY // TIHANY´s Thimble

Dedal del pueblecito húngaro de Tihany.

Dedal del pueblo húngaro de Tihany.

Después de esta parada en la actualización del blog de unos días, aquí vuelvo a mostraros un nuevo dedal. El dedal que os muestro en esta entrada, es un dedal de un pueblo húngaro llamado Tihany. Este bonito dedal es un regalo de mi amiga Nuria, que me ha traído unos cuantos dedales para que incorpore a mi colección de sus viajes por algunos lugares de Europa. Este dedal de cerámica del pueblo de Tihany es uno de ellos. Ahora vamos a recopilar información sobre este pueblo.

Tihany es un pueblo situado en la orilla norte del Lago Balatón en la Península de Tihany, en el condado de Veszprém, en Hungría. El pueblo tiene unas de las mejores vistas sobre el Lago Balatón, y se sitúa además cerca del Belső-tó o lago interior, situado a un nivel superior que el Balatón.

El centro del pueblo y del distrito es una abadía benedictina fundada en el 1055 por el rey Andrés I de Hungría, que está enterrado en la cripta. De hecho, el acta de fundación de la abadía (actualmente conservada en la Abadía de Pannonhalma) contienen las primeras palabras conservadas en idioma húngaro. La abadía fue reconstruida en estilo barroco en 1754, y hoy en día es uno de los atractivos turísticos de la zona debido a su importancia histórica y artística.

La abadía también tiene importancia en la historia de la dinastía Habsburgo, ya que el último Emperador de Austria de esta dinastía, Carlos I de Austria, fue retenido brevemente en esta abadía tras ser apresado durante su segundo intento de acceder al trono de Hungría. La abadía también es famosa por varios fenómenos de eco registrados en ella desde el siglo XVIII.

Los habitantes de Tihany tienen la renta per cápita más alta y los precios de vivienda más altos de Hungría. (Wikipedia)

Si nos ponemos a buscar por internet, descubrimos que Tihany es un pueblecito encantador, en el que abundan los campos de lavandas, así podemos ver muchas instantáneas tomadas en sus campos de lavandas y deleitarnos con su belleza. Por eso, en este dedal encontramos sobre un fondo blanco, una flor de lavanda dibujada. Este dedal está pintado a mano, tanto la lavanda como el nombre del pueblo al que pertenece.

(10/04/2015)