107. Dedal ASTURIAS // ASTURIAS´ Thimble

Dedal vestimenta típica de Asturias - hombre.

Dedal vestimenta típica de Asturias – hombre.

En esta ocasión, me gustaría mostraros otros dos dedales que nos muestran el traje típico o tradicional de otra región de las que forman España. Esta vez, nos vamos al Principado de Asturias para poder ver su traje típico. Son dedales de una tienda llamada “El Trasgu de la Catedral“. Estos dedales me los regaló mi amiga, vecina y peluquera Rocío, aunque yo desde bien pequeñita la llamo Yiyo. Como podéis observar, el primero de los dedales es el del asturiano.

El traje tradicional del Principado de Asturias se basa en los utilizados a lo largo de los siglos XVIII y XIX por las clases acomodadas y las gentes llanas de la sociedad en las diferentes situaciones y eventos sociales, y que hoy en día se siguen vistiendo especialmente en festividades y actos folclóricos, así como por los grupos de danza tradicional. Tiene diversas similitudes con los trajes regionales de otras comunidades cercanas. Así mismo, existen diversos vestidos tradicionales en función de la zona de Asturias.

Traje masculino. En los hombres el traje está formado por el calzón o pantalón de paño o pana que llega hasta la rodilla, y pueden ser de colores variados según la zona. Solía ir abierto en el borde exterior de la pernera y se abrochaba con varios botones. En la parte superior, llevan camisa blanca cubierta por un chaleco del mismo color que el calzón o distinto, y en la cintura por encima del calzón y la camisa, la faja normalmente roja. En la cabeza, los asturianos llevan montera, una de las prendas más representativas de la indumentaria tradicional de Asturias, que es un gorro de paño que servía como protección de la lluvia. En los pies también visten madreñas (zuecos de madera) o zapatillas de suela de esparto.

  • Camisa: De cerro o de estopa, es decir, siempre en telas de lino. Ancha en el cuerpo y en las mangas, abierta hasta el pecho, abrochando con botones de hilo y con lorzas a ambos lados de la botonera. Puede llevar cuello o tira.
  • Calzoncillos: Largos, llegando hasta las rodillas. Asomaban un poco por debajo del calzón y normalmente se remetían por las medias. Se hacían siempre de lino.
  • Medias o calzas que llegaban hasta la rodilla. Eran de lana de distinto grosor, según la estación en la que se usaran. Las había de patín y de peal, se diferenciaban porque estas últimas carecían de pie e iban sujetas con una trabilla o una tira de tela. Los colores más habituales eran el natural de la lana, o el azul o negro.
  • Ligas: Tanto las medias de los hombres como las de las mujeres se sujetaban bajo la rodilla con unas ligas que daban varias vueltas a la pierna.
  • El calzón largo sería un pantalón de longitud normal, es decir que llegaría hasta los tobillos. Ambos tipos de calzón serían usados indistintamente por los vecinos como atestiguan las reproducciones artísticas que plasmaban la vida cotidiana del campesino asturiano. No tenían aberturas laterales pero si aplicaciones de telas distintas que servían a la vez de refuerzo y adorno. Estos remontes podían cubrir toda la pernera a partir de la rodilla, o disponerse sobre las costuras laterales de la prenda, a modo de tapa. En cuanto a su género y colores estos eran iguales a los de los calzones cortos.
  • El calzón corto podría asimilarse a un pantalón corto que cubriría de la cintura a las rodillas. Tenía unas aberturas a los lados de las perneras que se cerraban con botones. A veces estas aberturas se adornaban con piezas de tela de otro género a modo de pequeño volante. La trincha es la pieza que ceñía la cintura, tenía un cordón o gordón que pasaba por unos ojales que junto con los botones servía para sujetar la prenda y hacía de faja. El calzón se hacía de paño o tela y sus colores solían ser oscuros, pardos o negros, dándose también prendas en amarillo, verde o rojo.
  •  Xugón o xilecu: Prenda correspondiente al chaleco actual. Se llevaba bajo la chamarra y sobre la camisa. Cubría de los costados a la cintura muy ajustado al cuerpo. En sus bolsillos se guardaba el reloj y el dinero. La pieza de la espalda se solía hacer de una tela distinta, más vistosa, incluyéndose bordados decorativos. En cuanto al color y la tela, esta solía ser el paño o la bayeta, mientras que los colores eran diversos, según la edad del hombre. Los mayores solían llevar el chaleco entonado con la chamarra, en tonos oscuros, y los jóvenes utilizaban colores más vistosos como el rojo o verde oscuro.
  • Faja: una banda de lana o algodón que daba cuatro vueltas y media alrededor de la cintura cubriendo en parte el calzón y el chaleco. Para diario solían ser negras o moradas y en los días de fiesta se ponían azules y coloradas. Las de lana se usaban en invierno y las de algodón, más frescas, se reservaban para la época estival.
  • La chamarra o chaqueta era corta, ya que no pasaba de la cintura. Se ajustaba al cuerpo y su función era preservar del frío Tenía un cuello alto, pespunteado y bordado en su parte central. Estos adornos le daban solidez para mantenerse erguido. También llevaba bolsillos añadidos y algunos adornos que servían de refuerzos en las zonas de mayor roce aunque por lo general el atavío del varón era más austero que el de la mujer. El género de la chamarra era el paño, la bayeta o la estameña, principalmente, pudiendo encontrarse prendas con forros de otras telas en colores vivos.
  • Escarpines: son una especie de calzas interiores realizadas en tela gorda con el fin de abrigar y proteger el pie. Se utilizaban tanto para calzar madreñas como con las coricies. Se sujetaban con un botón que ceñía el tobillo. Las coricies eran el calzado de verano. Se hacían con cuero grueso al que se le daba la forma del pie. Se sujetaba con cuerdas del mismo material que se pasaban por ojales practicados en la pieza.
  • Madreñas: calzado típico de diario, de madera. Como su nombre indica, era el más apropiado para el frío y la humedad. Las madreñas tradicionales de escarpín eran más cerradas que las de hoy en día, que están adaptadas al uso de zapatillas, y cada zona tenía su tipo particular.
  • Los zapatos y las botas eran considerados un artículo de lujo que por su precio debía de conservarse largo tiempo. Es por ello que solo se usaban los domingos y en aquellos acontecimientos de especial relieve. Los zapatos que más se extendieron eran los manufacturados en la villa de Noreña, aunque también eran apreciados los zapateros de Pimiango.
  • Palo: complemento indispensable de todo mozo, llegando a ser símbolo de su dueño, y arma de uso corriente en romerías y otras fiestas. Los palos se adornaban con dibujos hechos a navaja o a fuego, y en ocasiones se reforzaban con tachuelas para hacerlos más contundentes. Las maderas más utilizadas eran el acebo, el avellano, el espino albar, la encina y el roble.
  • Montera: el tocado masculino más característico. La montera más conocida es la llamada picona que se divide en cuatro partes, el casquete, ala, reborde y forro. El casquete es la pieza que cubre la cabeza, en su lado izquierdo lleva el ala que tiene forma de triángulo equilátero y la función de abrigar la cabeza. El reborde se encuentra en el lado opuesto al ala, el forro sirve de armazón de la montera para que el sombrero tenga la consistencia necesaria y todas sus piezas se mantengan erguidas. Solía ser de bayeta o muletón.
  • Pañuelo: la prenda que en acontecimientos de gala se ponían con la montera, no estando su uso generalizado. Tapaba toda la cabeza y se ataba a un lado o hacia atrás. Había pañuelos de dos tipos: el más corriente, de cuadros blancos y azules, llamado pañuelo de yerbes, y el estampado, conocido como pañuelo pintón.
  • Polainas: sobrecalzas de paño oscuro y recio que abrigaban el pie y llegaban hasta la rodilla. Se sujetaban con una hilera de botones que estaban en la parte exterior de la pantorrilla.
  • Chamarreta: prenda de abrigo para los días de frío. Se ponía debajo del xugón y estaba hecha de bayeta o estambre, generalmente de colores vivos, como amarillo, rojo y verde. Sus cortes eran los mismos que los de la chamarra.
  • Levita: una especie de capote para ir al monte con el ganado.
  • Capa: prenda que se utilizaba en los días más señalados. Era de paño, en color negro o pardo oscuro. La capa era considerada por muchos asturianos imprescindible, y solían ahorrar para comprarla y estrenarla el día de su boda. También era costumbre llevarla en bautizos, funerales y acontecimientos de pompa. Pese a estar concebida para resguardar de las inclemencias del tiempo, su elevado costo hacía que su uso nunca fuera diario. La capa asturiana tenía mucho vuelo, llegando hasta por debajo de las rodillas. Tenía una esclavina que tenía que tapar los codos y un cuello alzado que tenía que estar bien erguido. También podía llevar los bordes listados con pasamanería en el mismo tono de la capa. Esta cenefa, generalmente lisa, también podía decorarse con dibujos geométricos.
  • Botones y relojes. Por su parte, la indumentaria masculina utilizaba como adornos los botones, a veces de gran valor, hechos de oro, plata o trabajados con filigrana, así como los relojes de bolsillo sujetos con una cadena al ojal del xilecu.

Hay una variante que es el traje de porruanu. Sobre la denominación de esta indumentaria masculina se ha dicho mucho. La creencia más común es que tal nombre proviene de una anécdota: Un vecino de Porrúa fue el último que vestido de tal manera se paseaba por sus calles y que, la gente al verlo pasar, exclamaba “mira al porruanu”. Así tal nombre pasó a definir estos ropajes. Actualmente estos trajes pueden alquilarse o comprarse, y su elaboración forma parte de la artesanía local de Llanes.

(23/03/2015)

106. Dedal MADRID // MADRID´s Thimble

Dedal porcelana azul de La Cibeles. Madrid.

Dedal porcelana azul de La Cibeles. Madrid.

En la entrada de hoy, os voy a mostrar un dedal de una nueva colección de dedales, que están a la venta en una tienda de la Plaza Mayor de Madrid. Éste, es un dedal de porcelana azul, que tiene un dibujo de un monumento de los más conocidos de la ciudad de Madrid, en este caso vemos que este dedal tiene representada La Cibeles en dorado.

Este dedal, es otro de los dedales que tengo en mi colección en estos momentos de la ciudad de Madrid, aunque no descarto conseguir alguno más que me gustaría tener. Algunas personas me dicen que mi colección de dedales es enteramente de la ciudad de Madrid, porque tengo un montón, pero yo pienso que en eso consiste una colección de dedales, tener dedales de todos los lugares posibles, sean muchos o pocos de cada sitio, eso si, siempre conseguidos por alguien cercano a tu persona o por ti mismo. Este dedal se lo debo nuevamente a mi novio que como sabía que de este tipo no tenía ninguno pues me lo regaló.

Ahora vamos a saber algo más sobre La Cibeles;

La Cibeles es en la actualidad uno de los símbolos más conocidos y fotografiados de la capital. Su céntrica ubicación y, por supuesto, las tradicionales celebraciones de los aficionados madridistas han contribuido a ensalzar este monumento, dedicado a la diosa de la Tierra, la agricultura y la fecundidad, en uno de los iconos madrileños. Pero lo cierto es que no es solo una fuente decorativa más, la Cibeles esconde entre sus 230 años de vida una historia de lo más ajetreada: ¿Sabían que es clave para la seguridad del Banco de España? ¿O que el equipo “colchonero” también celebraba allí sus trofeos? ¿Conocen el misterio de la verja que protegía a la fuente?.

  1. La diosa, guardiana del oro español. Algunas crónicas periodísticas apuntan a que en caso de que las alarmas de la Cámara de Oro del Banco de España saltasen por intento de robo, todas las habitaciones de la sala se inundarían con el agua de la fuente en cuestión de segundos. Esto es posible gracias a la canalización de las aguas que van desde el subsuelo de los leones del carro de Cibeles hasta la habitación acorazada que protege los lingotes y las monedas a 35 metros de profundidad. Este es otro de los motivos que convierten al Banco de España en uno de los más seguros del mundo.
  2. Cibeles también fue escenario “colchonero”. La tradición “merengue” de celebrar sus triunfos en la fuente de la diosa de origen frigio es más o menos reciente. Hasta el año 1985, atléticos y madridistas la compartieron como lugar de celebración. Fue a partir de la final de la Copa del Rey de 1991, que enfrentó a ambos equipos locales, cuando los aficionados rojiblancos consideraron que sus aguas estaban “infectadas” por los “vikingos” y trasladaron sus festejos a la plaza de Neptuno.
  3. La fuente y su gemela mexicana. Si viajan a Ciudad de México verán que no solo existe la plaza de Cibeles, sino que en su centro se erige una réplica exacta de la fuente madrileña. Fue donada por la comunidad de residentes españoles en México como símbolo de hermanamiento entre ambos países. El 5 de septiembre de 1980 fue inaugurada con la presencia del, por entonces alcalde de Madrid, Enrique Tierno Galván.
  4. Misteriosa desaparición de la verja. En 1895, el ayuntamiento de Madrid aprovechó el desplazamiento de la fuente desde su enclave inicial, muy cerca de la actual Casa de América, hasta el centro de la plaza para proteger a la deidad con una verja. Después de una nueva remodelación, a finales del siglo pasado, la reja desapareció sin explicación alguna por parte de la alcaldía. Finalmente, hace unos años, se dio con su paradero: la entrada del recinto de la sede de la banda de cornetas y tambores de la policía municipal, cerca del Puente de los Franceses.
  5. La pirámide de la Cibeles. Durante la Guerra Civil Española, la fuente de Cibeles fue cubierta con una estructura enladrillada al estilo piramidal rellenada con arena y sacos terreros. El 2 de abril de 1939 los propios madrileños comenzaron a descubrirla.

El paso de los años no ha hecho mella en la belleza de la deidad y hoy continúa coronando la plaza homónima, resistiendo guerras, polémicas y múltiples celebraciones. Quizá la llave que sostiene en la mano, símbolo de la vida según la mitología griega, tenga algo que ver. Toda esta información está sacada de una noticia del año 2012 del periódico ABC.

(19/03/2015)

105. Dedal CAMINO DE SANTIAGO // CAMINO DE SANTIAGO´s Thimble

Dedal del itinerario del Camino de Santiago.

Dedal del itinerario del Camino de Santiago.

En esta ocasión terminando esta semana, me gustaría mostraros un nuevo dedal. Este dedal es un dedal de porcelana del Camino de Santiago. Este dedal lo conseguí en la tienda de regalos “Breogán Souvenir“, situada en la Plaza María Pita (plaza del Ayuntamiento de La Coruña), como otros dedales que ya os mostré en entradas anteriores.

El Camino de Santiago es una ruta que recorren los peregrinos procedentes de todo el mundo para llegar a la ciudad de Santiago de Compostela, donde se veneran las reliquias del apóstol Santiago el Mayor. Durante toda la Edad Media fue muy concurrido, después fue ligeramente olvidado y en la actualidad ha vuelto a tomar un gran auge. El Camino de Santiago Francés y las rutas francesas del Camino fueron declarados por la Unesco Patrimonio de la Humanidad en 1993 y 1998 respectivamente; Itinerario Cultural Europeo por el Consejo de Europa y ha recibido el título honorífico de Calle mayor de Europa.

Son numerosas las rutas de peregrinación jacobea que a lo largo de los siglos han ido creándose en España.

El Camino genera nuevos santos y leyendas de milagros. Un ejemplo es Santo Domingo de la Calzada, que dedicó su vida a servir a los peregrinos.

El privilegio concedido, y confirmado por Alejandro III, consiste en que el año en que el 25 de julio, fiesta de Santiago el Mayor, cae en domingo se podrán ganar en la Iglesia de Compostela las mismas gracias que se ganan en Roma los años jubilares, que allí suelen coincidir cada 25 años. Se trata de la bula de concesión más antigua que conservamos, la Regis aeterni, fechada en 1179. Ella misma alude a que confirma un privilegio del Papa Calixto II (1118-1124). Este papa, hermano de Don Raimundo de Borgoña y, por lo tanto, tío del rey Alfonso VII, fue un gran benefactor de la Iglesia de Compostela.

Hace siglos que la vieira, que se encuentra típicamente en la costa del mar en Galicia, es el símbolo del Camino de Santiago, y de sus peregrinos.

Antiguamente los peregrinos, al regreso a sus países de origen, lo llevaban puesto encima de su hábito o en el sombrero, para demostrar haber llegado hasta Santiago, el objetivo del viaje.

En francés, hasta el idioma mismo lleva esta prueba, de donde la expresión francesa Coquille Saint-Jacques (concha de Santiago) que quiere decir vieira hasta nuestros días. En Francia la vieira era, desde la Edad Media, símbolo de todos los peregrinajes: la llevaban no sólo los peregrinos que volvían de Santiago de Compostela sino también los que volvían de la Tierra Santa y del Monte Saint-Michel, dado que era también uno de los símbolos de San Miguel. Los textos medievales franceses citan con frecuencia a la “concha” (de la vieira) como símbolo de peregrinaciones en general, a la vez que la vieira poco a poco se va asociando a monumentos y lugares dedicados a Santiago, sin que se especifique “de Compostela“. Habrá que esperar hasta el siglo XVI, gran época de peregrinaciones a Santiago de Compostela, para que el naturalista Guillaume Rondelet cite la “concha de Santiago” como uno de los nombres posibles de la venera. En el siglo XVIII, la edición francesa de la taxonomía de Linneo fija su nombre común asociándola definitivamente con Compostela.

(24/02/2015)

104. Dedal TOLEDO // TOLEDO´s Thimble

Dedal escudo de Toledo.

Dedal escudo de Toledo.

En esta entrada os voy a mostrar el último de los dedales que compré cuando fui a la ciudad castellano manchega de Toledo. Como podéis ver, es un dedal de porcelana que lleva impreso el escudo de la ciudad.

En la Wikipedia podemos encontrar la siguiente información sobre el escudo de esta ciudad.

El escudo de Toledo es el blasón de la ciudad imperial. Su descripción heráldica es la siguiente, según Ventura Leblic, en su obra “Los símbolos municipales de Toledo“:

Escudo cuartelado, primero y cuarto en gules, un castillo de oro mazonado de sable y aclarado de azur. Segundo y tercero de plata, un león rampante de gules coronado de oro, linguado y armado de lo mismo. Entado en punta de plata, con una granada de su color, rajada de gules, tallada y hojada con dos hojas de sinople. Rodea al escudo el collar de la Orden del Toisón de Oro compuesto de eslabones dobles, entrelazados de pedernales de azur y llamas de gules, en el cabo pendiente de él, la piel de un carnero liada por el medio, de oro.

El todo, sobre un águila bicéfala exployada, de sable, con el pico y las garras de gules. Éstas armadas de oro. Timbrado de corona imperial de oro.

A la derecha e izquierda un emperador sentado en su trono con capa de oro y corona imperial de lo mismo, que sostiene en su mano derecha una espada de plata y en la izquierda un cetro de oro. El resto de su color.

Según otras descripciones, el escudo de Toledo está formado por un águila bicéfala exployada de sable (color negro) que porta sobre su pecho un escudo cuartelado y entado en punta. En el primer y cuarto cuarteles, las armas de Castilla: sobre campo de gules (rojo), un castillo de oro almenado, mazonado de sable y aclarado de azur (azul). El segundo y tercer cuarteles, las de León: sobre campo de plata, un león rampante de gules, linguado, uñado, armado y coronado de oro.

Entado en punta, las de Granada: de plata, una granada al natural, rajada de gules, tallada y hojada de sinople o verde. Va rodeado este escudo del collar de la Orden del Toisón de Oro. Sumado todo ello de una corona imperial, cerrada, de oro forrada de gules con ínfulas del mismo metal, y flanqueado de dos figuras de reyes, sentados en el trono, con los símbolos de su autoridad: la corona real; el cetro; la espada y el manto.

En un antiguo privilegio de Pedro I de Castilla dado en las Cortes de Valladolid en 1351 (1389 de la era hispánica), se afirmaba que las armas de Toledo son las del Rey. En el reinado del Emperador Carlos V (Carlos I de España), el Ayuntamiento de la ciudad hizo suyas las armas imperiales, según algunos por concesión del propio emperador (aunque no hay documentos que lo acrediten); añadién­doles el elemento diferenciador del rey sentado, en recuerdo de las primitivas armas toledanas. Más tarde, por motivos de simetría, se colocaron dos.

El símbolo de un rey sentado en un trono con dosel de gules aparece en muchas representaciones heráldicas del Reino de Toledo. Otro emblema de la ciudad y del Reino es una corona imperial de oro, en campo de azur, quizá simplificación de símbolos anteriores. Este símbolo aparece en gran número de ilustraciones de los siglos XVI y XVII, como en el libro Wappenbuch des Heiligen Römischen Reichs de 1581, en la Genealogía de Carlos V del pergamino de la Biblioteca de los duques de Borgoña, en los mapas del cartógrafo Joan Blaeu, o en varios de los grabados conservados en el Archivo Municipal de la ciudad.

El águila bicéfala, símbolo del Imperio Romano Germánico, junto a la corona imperial y el collar del Toisón de Oro, pertenecen a las armas del emperador.

103. Dedal ARANJUEZ // ARANJUEZ´s Thimble

Dedal resina Aranjuez. Madrid.

Dedal resina Aranjuez. Madrid.

En esta entrada, me gustaría mostraros un dedal que es una de las últimas incorporaciones de mi colección. En esta ocasión, os voy a mostrar un dedal del Real Sitio y Villa de Aranjuez. Sin embargo, este dedal no lo conseguí en Aranjuez, sino que lo conseguí en una de las tiendas de la ciudad de Madrid, que se llama Cordonería Pasamanería y Artesanía, que está situada en la Calle de la Sal.

En este dedal de resina podemos observar el Palacio Real de Aranjuez en el frente del dedal y los Jardines de Aranjuez por la parte de atrás del mismo. Así que a continuación vamos a saber algo más sobre estos dos lugares emblemáticos de Aranjuez.

Aranjuez es un municipio de la Comunidad de Madrid y la última ciudad de la Comunidad de Madrid por el sur, cabecera de partido judicial, cuyo término se encuentra atravesado por los ríos Tajo y Jarama.

Es uno de los Reales Sitios de la Corona de España desde que Felipe II así lo nombrara en 1560, aunque posee además el título de villa desde 1899, razón por la cual el municipio es conocido como Real Sitio y Villa de Aranjuez.

Es famoso por su Palacio Real, sus Jardines y por el trazado cuadricular de sus calles, por sus huertas de fresas y espárragos, por haber servido de inspiración al compositor Joaquín Rodrigo para su Concierto de Aranjuez, así como por el llamado Motín de Aranjuez, que tuvo lugar en dicha localidad en 1808, y que terminó con la abdicación de Carlos IV en favor de su hijo Fernando VII. El Paisaje cultural de Aranjuez fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2001.

El Palacio Real de Aranjuez es una de las residencias de la Familia Real Española, situada en el Real Sitio y Villa de Aranjuez, que es gestionada y mantenida por Patrimonio Nacional. Está situado a orillas del río Tajo, entre la avenida del Palacio y la plaza de las Parejas por el Sur, el jardín del Parterre por el Este, la Ría por el Norte y la plaza del Raso de la Estrella por el Oeste.

Cuando el Emperador Carlos V empezó a interesarse por desarrollar Aranjuez como una villa regia con amplio coto de caza se aposentó, como en 1501 había hecho Felipe el Hermoso, en el viejo palacio de los maestres de Santiago.

Fue erigido por orden de Felipe II, quien le encomendó el proyecto al arquitecto Juan Bautista de Toledo, que murió durante su construcción, por lo que su discípulo Juan de Herrera fue el encargado de rematar la obra. Durante todo el siglo XVII se paró la obra, hasta que en tiempos de Fernando VI se acomete una importante ampliación, que continuará Carlos III dotándolo de unas alas que encierran el patio de armas, tal y como se puede contemplar hoy en día. Un palacio menor, la llamada Casa del Labrador, se sitúa fuera del recinto, formando parte del Jardín del Príncipe.

Los inmensos jardines, proyectados para ensalzar la residencia real de la árida y seca meseta del centro de España, y regados con las aguas de los ríos Tajo y Jarama, son los más importantes del periodo de los Habsburgo en España. Alcanzaron singular renombre gracias al Concierto de Aranjuez, de Joaquín Rodrigo, considerada la composición musical española más escuchada en el mundo. En 2001 este entorno fue declarado “Paisaje Cultural Patrimonio de la Humanidad” por la Unesco.

Del Palacio destacan la Sala China o Gabinete de Porcelana, así como la Sala de los Espejos.

En el plano histórico, el 25 de septiembre de 1808, en una ceremonia celebrada en la Capilla del Real Palacio de Aranjuez ante monseñor don Juan de la Vera, arzobispo de Laodicea, se constituyó oficialmente la Junta Central Suprema y Gubernativa del Reino. La Junta Central quedó formada por los diputados procedentes de las Juntas Supremas de las capitales de los antiguos reinos, tal como quedó decidido en la reunión llevada a cabo el día anterior en la posada en la que se hospedaba el conde de Floridablanca, a la postre, presidente de la tratada Junta.

Los Jardines de Aranjuez son una serie de bosques y parques ajardinados y ornamentados con numerosas fuentes y estatuas, situados junto al río Tajo y al Palacio Real de Aranjuez. Están al cuidado del Patrimonio Nacional de la monarquía española y además ostentan el título de Patrimonio de la Humanidad bajo el nombre global de Paisaje cultural de Aranjuez (que también incluye el palacio) otorgado por la Unesco en 2001.

Los Jardines son cuatro: el del Parterre, el de la Isla, el del Príncipe y el de Isabel II.

(19/03/2015)